Crecimiento personal en Madrid
Terapeutas y terapias
Vibración y energía
Tu mundo de energia
Se consciente
Mejora tu nivel bioelectromagnético
Consulta craneosacral
Sesión craneosacral
¿Qué es la terapia craneosacral?
Técnicas
Tratamiento
Beneficios
Biodinámica
Videos Masaje fascial
Movimiento respiratorio primario
El esfenoides
Articulación esfenobasilar
Lesión esfenobasilar
Huesos craneales
Dura madre craneal
Sistema nervioso central
Pituitaria y pineal
La médula espinal
S.N. y craneosacral
La espalda y las emociones
Los diafragmas
El sacro y la pelvis
El pie
La mandíbula o ATM
Paladar duro y blando
Las fascias
Anatomia cuerpo humano
La cabeza humana
Los ojos
Las cadenas musculares
Dirección de las fibras
Segmento facilitado
Fulcros inerciales
Liberación somatoemocional
Procesar tus miedos
Pensamientos
El cuerpo dolor
Emociones
Autoestima
La mente humana
El Ser conciente
La consciencia corporal
El campo energético humano
Los chakras
El quiste energético
La sanación
La inteligencia del cuerpo
La escucha y percepción
La relacion entre la psicología y craneosacral
Una visión personal
La salud del terapeuta
Energía positiva
Bioenergía
Relajación
Estrés
Meditación
Respiración pulmonar
La polaridad
¿Dónde acudir?
Diagnóstico a distancia
Trabajo energético
Tu niño interior
Mensajes para el Alma
Afirmaciones Yo Soy
Embarazo y nacimiento
Evolución humana
Defectos psicológicos
La osteopatía
Reeducación postural
Vidas ejemplares
Buenos consejos
Videos cerebro
Videos craneosacral
Fotos craneosacral
Misterios
Grandes maravillas
Frases y dichos
Resumen
Cursos
Varios1
 

ENLACES

ESPECIALES

 
Tao equilibrio energético
Puntos de osteopatia
Anatomía musculoesquelética
El sexto sentido
Salud y enfermedad
Otras terapias
Las amalgamas
Las cicatrices
Las vacuna
Las vacunas 2
Las vacunas 3
Libros
Audios
Videos
Enlaces
MUNDO DE LAS TERAPIAS
 
NUEVO TAROT
 
POWERT POINT

El embarazo y el nacimiento

 

 

 

LOS NACIMIENTOS

El nacimiento en muchos de los casos puede provocar traumatismos craneales que si se tratan en la infancia, es más fácil y de mayor satisfacción para el niño y el terapeuta. Normalizar las estructuras del cráneo del recién nacido es una de las practicas más importantes y valederas de la medicina preventiva actual. Sus posibilidades de logro en los primeros tiempos de vida sobrepasan en mucho a lo que se pueda hacer más tarde.

Un tratamiento terapéutico precoz puede mejorar o impedir las deformaciones de la columna vertebral, los problemas de expresión y escucha, las alergias y otras patologías, el retraso mental y casi cualquier cosa que pueda pasar a una persona. El poder energético y homeostático de un niño que realice un parto correcto y una infancia feliz es muy, pero que muy importante. Si no ha sido así el tratamiento cráneo-sacral es de vital importancia en los niños.

Lo correcto es salir por el útero de la madre y que el niño pase por la experiencia de la compresión parietal, esfeno-temporal y así provocar que las fontanelas se amontonen una encima de la otra y así comprimir los ventrículos para que estos empiecen a funcionar correctamente. Al mismo tiempo estamos permitiendo a las suturas aportar más elasticidad de crecimiento posterior al nacimiento.

La manera como se realizan los nacimientos trae enormes traumas y problemas en el ser humano. Los nacimientos de cesárea, al no encogerse el cráneo en el momento de salir del útero materno, pueden hacer que el cráneo se suelde antes y acarrear problemas en las mandíbulas o incluso de conducta.

Los huesos del cráneo del niño reciben muchísima irritación, pues la corteza cerebral no esta encontrando dilatación de los huesos craneales, el cerebro se encuentra metido en una caja estrecha. El cerebro crece más rápido que los huesos del cráneo.

Los nacimientos con fórceps o ventosas producen traumas que pueden durar toda la vida. Estos niños reciben la información que les entra por el cerebro un poco distorsionada. El niño no será tranquilo y puede tener problemas de aprendizaje.

En el recién nacido las fontanelas son de cartílago, muy maleables que se solidifican a los dos años. Los bordes dentados y biselados de las suturas de un adulto en el bebe no se forman hasta la edad de 7 años, cuando el niño empieza a razonar.

A las madres y a los niños es muy recomendable hacerles la terapia cráneo sacral. El feto absorberá el ajuste cráneo-sacral que le hagamos a la madre. Si en el embarazo hubiera un enroscamiento del cordón umbilical, con la terapia del Unwinding o desenroscamiento se podría intentar desatar el enroscamiento del cordón umbilical. Al desenroscar el tubo dural de la madre. Esta mandará información para desenroscar el cordón umbilical del feto.

También es muy importante el estado de la pelvis de la madre, durante el parto y a posteriori. Por ello la madre debería de someterse durante el embarazo a varias sesiones de terapia cráneo-sacral, actitud que puede evitar problemas mayores. Aquí se ajusta y equilibra todo su sistema craneal y de membranas por toda la columna vertebral y por el sacro, el cóccix, las caderas y todo el organismo. Para permitir el paso del bebe la pelvis debe abrirse y los ligamentos distenderse para amplificar los diámetros. El sacro tiene que realizar un movimiento de nutación a fin de empujar hacia atrás el cóccix y aumentar el espacio entre el sacro y el pubis.

Por tanto después del parto la madre debe someterse a unas sesiones de cráneo-sacral en la pelvis y en el diafragma pélvico. Después del parto la pelvis ha tenido que hacer una enorme eversión y puede que no vuelva a su posición normal, quedándose atrapados en la eversión y el sacro se queda encastrado entre los dos iliacos. Tendremos que liberar la pelvis y el sacro con técnica osteopatía o cráneo-sacral. Devolveremos el movimiento respiratorio de flexión y extensión al sacro que hará nutación y contranutación y a la pelvis que hará eversión e inversión, o sea apertura y cierre.

Si los iliacos no son capaces de producir el movimiento de eversión e inverso, tendremos que hacer todo el proceso de llevar aún más hacia la lesión, desenroscar y acompañar hacia su correcto sitio haciendo la parada neurológica. Esto ayudara a liberar el sacro.

Liberaremos la tensión en el suelo de la pelvis y así habremos hecho un excelente tratamiento a la mujer para evitar molestias como lumbalgias, ciatálgias o lumbo-ciatálgias

Después del parto muchas madres tienen esa zona como un bloque no hay movilidad, ni respiración en la sínfisis púbica, en el sacro, en los iliacos, no hay elasticidad de contención en el diafragma pélvico, y trataremos de llevar movilidad a todas estas zonas.

Existen muchos casos de patologías psicológicas o de carácter que tendrían una fácil solución con un tratamiento preventivo en la infancia. Porque suele suceder que los problemas salgan a posteriori de tener la lesión craneal, a los meses o años. De repente sobreviene fallos de visión, dolores de cabeza, perturbaciones del equilibrio, vértigo sinusitis, nerviosismo, apatía, agresividad, problemas en los ritmos del sueño, estados depresivos y un largo etc.

La prevención debería de ser nuestro mayor afán en los tratamientos en la infancia de los partos difíciles o traumáticos, por el motivo que sea. El parto tiene que ser lo más natural posible. La ciencia tiene que estar al servicio de la naturaleza y ayudarla sólo en los casos más necesarios.

En muchas ocasiones el estrés y la necesidad de acabar las cosa pronto, sin esperar su debido tiempo, acarrean partos violentos o por cesárea, que sin darnos cuenta afectan negativamente a la salud de esos bebes. Lo que pasa es que no hacemos caso y no nos damos cuenta las cosas que hacen daño a medio o largo tiempo

Se debería de hacer mayor colaboración entre las comadronas, los médicos y pediatras con los terapeutas u osteópatas craneales. Trabajar en equipo para beneficiarse de la información que disponen los terapeutas craneales sobre lesiones en el parto. Si se tratan al principio la curación es inmediata y evitaremos la aparición de problemas a posteriori.

El primer grito en el recién nacido también es importante pues en él le viene la primera inspiración. Con ello el desarrollo de los pulmones y ayuda a recolocar los huesos del cráneo en una posición más adecuada. Ahora el oxígeno cambia de venir de la sangre  materna a venir a través de la respiración pulmonar. Estos primeros minutos son importantes para el cerebro del niño. Las células nerviosas necesitan de todo el oxígeno posible.

En los bebes podemos utilizar todas las frecuencias del tratamiento. Aprovechar el momento cuando esta dormido, tomando el pecho o el biberón.

Una de las funciones de las fascias en también la de acumular memoria. La terapia cráneo-sacral. Tiene también la función de despertar la memoria que también puede estar dañada por aspectos emocionales.

Esto puede llamarse un quiste emocional (habla del ejemplo de la chica del masaje torácico que sintió el recuerdo del dolor de una parálisis facial).

Todas las crisis convulsivas que se despiertan en estos trabajos son crisis de sanación.

En la historia más reciente, el parto se transformó en un hecho institucionalizado, y hasta se lo piensa como un riesgo para la mujer y su bebé. Dejó de ser una situación natural para ser visto como una enfermedad.
En las charlas y en los cursos, hablamos del porqué y cómo se puede volver a un parto más individual y libre.
Hablamos de la importancia de la autonomía de la embarazada y su pareja, de darle el rol que se merece, que éste sea el rol principal y que recupere la confianza en su propio cuerpo.
Mostramos la necesidad de esperar y de no interferir, la necesidad de la parturienta de moverse como quiera en vez de estar boca arriba en la cama, lo importante de la actitud de los demás y del medio ambiente, y cómo recibir al recién nacido con el respeto que corresponde.
Maggie Hoffer, obstétrica suiza, trabajó durante 6 años en un hospital público de Zurich, donde era lo normal preguntarle a la embarazada qué quería ella para su parto, y realizar partos verticales y en el agua. Una consecuencia de éste estilo de trabajo, es que las cesáreas se reducen a un 10% y las epistomías a un 20% del total de los partos.
Además las mujeres recuperan la confianza en sí mismas y el contacto inmediato facilita el vínculo madre-bebé y la lactancia.
El trabajo corporal durante el embarazo colabora en la posibilidad de una experiencia "natural" e integrada a la vida.
El cuerpo cambia mucho durante el embarazo, y se va preparando de distintas maneras para el parto. Cuanto más conozca la mujer su propio cuerpo y acepte sus sensaciones corporales, más fácil le será saber qué necesita (posturas, modos de respirar, ayuda, ambiente, etc) en el parto y en el contacto con su bebé.
El autocontacto (contacto con uno mismo), es facilitador de un buen contacto con los otros, y en esto el trabajo con el cuerpo es de gran ayuda.

El parto y los nacimiento

Si durante el parto  ha habido una compresión de la base del craneo o con los forceps que ha comprimido el esfenoides, es muy probable que la fuerza hidraulica interna sea incapaz de corregir esa malformación.
Tambien puede ser por una inflamación viral de las membranas y su incapacidad para acomodarse al crecimiento oseo o puede ser por un impacto en el sacro o en el coxis o lumbosacro, o la compresión o agarrotamiento de los condilos del occipital entre las carillas articulares del atlas o un trauma emocional

 

Un poco más sobre tu bebé

Tu bebé es un ser único,  diferente de cualquier otro, la forma que ha tenido de experimentar su nacimiento es personal, y distinta de todos los demás.
Tu bebé es un ser conciente, y lo ha sido desde el momento de la concepción. Por esta razón, cualquier evento traumático que ocurra durante el nacimiento tendrá un impacto sobre él, porque aunque su cerebro no está plenamente desarrollado en el momento de nacer, todos los recién nacidos ya responden y son concientes de lo que está ocurriendo en su vida.
El recién nacido es un ser sensible que ha estado desarrollando sus sentidos durante su vida en el útero. Como el doctor David Chamberlain explora en su libro,  (The mind of Your Newborn Baby), el bebé desarrolla el sentido del gusto a las 14 semanas; los datos obtenidos por ultrasonidos demuestran que reacciona a la luz dirigida sobre el vientre de su madre a las 24 semanas, se sorprende de los sonidos fuertes a las 25 semanas del embarazo, y a las 32 semanas ya tiene el tacto plenamente desarrollado. A demás, tiene el sentido del olfato plenamente desarrollado desde el nacimiento. El recién nacido es plenamente capaz de sentir dolor por haber desarrollado las vías y mecanismos cerebrales y espinales correspondientes durante la gestación. Por esta razón es muy importante minimizar los procedimientos médicos postnatales, o ser muy conciente de la sensibilidad del bebé cuando estos procedimientos son absolutamente imprescindibles. Cuando los procedimientos médicos son necesarios, se debe explicar al bebé lo que está a punto de ocurrir. Y el personal médico debe tener en cuenta la capacidad del bebé de integrar la experiencia  para que el mismo sistema del bebé reconozca  lo que está sucediendo e integre esa ayuda, para así el personal obtener los mejores resultados.
El bebé es capaz de comunicar significativamente durante, antes y después del nacimiento. Muchos investigadores y psicólogos consideran que el pensamiento, el aprendizaje y el registro de recuerdos son cualidades innatas en el ser humano. La forma en que el recién nacido piensa y registra sus recuerdos es diferente de la tuya porque su cerebro está en otra etapa de desarrollo, y sin embargo tu bebé es capaz de realizar todas estas funciones.
Tu bebé tiene sentimientos y emociones en el momento de nacer e incluso antes (por ejemplo, se ha registrado llanto audible en casos de aborto terapéutico a las 21 semanas de gestación). Es importante honrar dichos sentimientos y concederles el tiempo y el espacio necesarios para que el bebé pueda expresar todo el espectro de sus emociones. Cuando tu hijo esté expresando sus emociones, es esencial que estés presente, que te mantengas conectado con él, y que expreses impatía y compasión. Esto le ayudará a sentirse validado, a construir la integridad de su ser y a experimentar la conexión consigo mismo y contigo. A veces a los padres les resulta muy difícil mantenerse presentes y conectados cuando el bebé expresa sentimientos duros; sé consciente de que en esos momentos podrías necesitar ayuda y que será muy valiosa recibirla.
Durante los primeros 18 meses de vida de tu hijo, él está desarrollando principalmente su cerebro derecho, conectando con su memoria implícita, que incluye, emociones, conductas, sensaciones, percepciones y probablemente recuerdos corporales. Daniel Siegel define la memoria implícita como: “Una forma de memoria no verbal temprana que está presente en el nacimiento y continua a lo largo de la vida “. Lo significativo es que tu bebé, durante este período esta tomando información a un nivel que no es conciente, esto significa que la información no quedará registrada en su mente conciente, sino como recuerdo experimental no verbal e implícito. Históricamente cuando los psicólogos hablaban del primer año y medio de la vida del bebé, hablaban de la “amnesia infantil “. Lo que debes saber es que tu bebé no recuerda ese tiempo de su vida de manera racional, pero sin embargo registra lo que está ocurriendo en sus tejidos, células y sistema nervioso como memoria implícita, y por esta razón registra sus experiencias mediante sensaciones corporales, conductas, interpretaciones preceptúales y emociones. Posteriormente, conforme vaya creciendo, la persona repetirá las mismas emociones y conductas, y re-experimentará las mismas sensaciones corporales e interpretaciones preceptúales sin recordar que éstas quedaron configuradas anteriormente, cuando era un bebé.
Algunos psicólogos dicen que el primer año de la vida de tu hijo es el período más importante de su vida, y que conformara profundamente el adulto en que más adelante se convertirá. Otros psicólogos e investigadores que han estudiado el desarrollo del cerebro y del sistema nervioso amplían el período desde la concepción hasta el tercer año del niño. En cualquier caso esos años formativos son esenciales y determinarán enormemente algunos aspectos de su personalidad y estructura de su carácter, tales como su manera de estar en relación, sus habilidades mentales, sus reacciones emocionales, su coordinación física o su capacidad de cooperación y de comunicación a lo largo de toda su vida, En resumen, la salud mental, emocional y física de tu hijo estarán fuertemente influidas  por su desarrollo a lo largo de los primeros 3 años de su vida.

VOLVER