Tienda de minerales
Actividades del año 2013
Terapeutas y terapias
Ricard Montseny
Curso con Ricard M.
Vibración y energía
Tu mundo de energia
Se consciente
Mejora tu nivel bioelectromagnético
Consulta craneosacral
Sesión craneosacral
¿Qué es la terapia craneosacral?
Técnicas
Tratamiento
Beneficios
Biodinámica
Videos Masaje fascial
Movimiento respiratorio primario
El esfenoides
Articulación esfenobasilar
Lesión esfenobasilar
Huesos craneales
Dura madre craneal
Sistema nervioso central
Pituitaria y pineal
La médula espinal
S.N. y craneosacral
La espalda y las emociones
Los diafragmas
El sacro y la pelvis
El pie
La mandíbula o ATM
Paladar duro y blando
Las fascias
Anatomia cuerpo humano
La cabeza humana
Los ojos
Las cadenas musculares
Dirección de las fibras
Segmento facilitado
Fulcros inerciales
Liberación somatoemocional
Procesar tus miedos
Pensamientos
El cuerpo dolor
Emociones
Autoestima
La mente humana
El Ser conciente
La consciencia corporal
El campo energético humano
Los chakras
El quiste energético
La sanación
La inteligencia del cuerpo
La escucha y percepción
La relacion entre la psicología y craneosacral
Una visión personal
La salud del terapeuta
Energía positiva
Bioenergía
Relajación
Estrés
Meditación
Respiración pulmonar
La polaridad
¿Dónde acudir?
Diagnóstico a distancia
Trabajo energético
Tu niño interior
Mensajes para el Alma
Afirmaciones Yo Soy
Embarazo y nacimiento
Evolución humana
Defectos psicológicos
La osteopatía
Reeducación postural
Vidas ejemplares
Buenos consejos
Videos cerebro
Videos craneosacral
Fotos craneosacral
Misterios
Grandes maravillas
Frases y dichos
Resumen
Cursos
Varios1
 

ENLACES

ESPECIALES

 
Tao equilibrio energético
Puntos de osteopatia
Anatomía musculoesquelética
El sexto sentido
Salud y enfermedad
Otras terapias
Las amalgamas
Las cicatrices
Las vacuna
Las vacunas 2
Las vacunas 3
Libros
Audios
Videos
Enlaces
MUNDO DE LAS TERAPIAS
 
NUEVO TAROT
 
POWERT POINT

La cabeza humana

 

 

 

 

EL CRANEO COMO CONJUNTO DE ARTICULACIONES.

En nuestras cabezas existen 29 huesos unidos a través de las suturas craneales, que hacen de articulación y por tanto tienen un ligero micro-movimiento.

         Haz clic en la foto para ver en grande

Cada 5 ó 12 segundos se produce un movimiento de expansión y contracción en nuestra cabeza y en todo el organismo.  Esta pulsación nos mantiene nuestro campo áurico en perfecto estado de salud y vida, protección y fuerza.

En este trabajo liberaremos todos los huesos del cráneo y permitiremos que tengan su libre movimiento de flexo-extensión. Las tensiones internas del cráneo se disolverán, la circulación sanguínea encefálica mejorará, y todo el sistema nervioso central  se oxigenará, creando una mayor capacidad de auto curación de cualquier malestar físico o psíquico.

Actuamos como facilitadores para que el propio organismo se reordene y equilibre.

Con varias sesiones mejoraremos la presión hidrodinámica del líquido cefalorraquídeo en el cráneo, en todo el cuerpo, mejorando así nuestro poder homeostático y nuestra calidad de vida. De esta manera el cuerpo tendrá plena capacidad de auto- curación y regeneración.

Por tanto la pulsación del líquido cefalorraquídeo, llamada también impulso rítmico craneal,  sucede en cada hueso y articulación del cráneo, del sacro, de la pelvis y en todas partes del cuerpo humano. Escuchar o sintonizar su ritmo, su simetría y su fuerza y así devolver la correcta pulsación allí donde sea necesario, es el fundamento de esta terapia.

HUESOS DE LA CABEZA.

Se consideran los huesos de la cabeza  como la reunion de varias vétebras profundamente modificadas. Comprende los 8 huesos del craneo y los 14 de la cara.
El craneo es una caja osea que encierra el encéfalo.
La cara ofrece numerosas cavidades en los que aloja los organos de los sentidos.

  1. LOS  8 HUESOS DEL CRANEO  son :

1 fontal, que forma la frente;
2 temporales, uno de cada lado y lateralmente;
2 parietales, uno de cada lado y arriba;
1 occipital, en la parte posterior e inferior;
1 etmoides, entre el frontal y el esfenoides.
1 esfeonides, en la base del craneo;

1.. - FRONTAL.- Es un hueso impar, situado en la paster anterior del craneo.
La cara anterior, convexa y lisa, está recubierta por la piel. En ella se distinguen 3 eminencias: la glabela*, situada encima de la raíz de la nariz, las protuberancias frontales laterals, situadas a ambos lados de la glabela y los arcos superciliares* que corresponden a las cejas y situado debajo de las protuberancias frontales.
La cara posterior, concave aloja los lóbulos frontales del cerebro.
La cara inferior forma la pared superior de la órbita y presenta una escotadura etmoidal, en la que se aloja la parte superior del etmoides. A ambos lados de dicha escotadura, hay dos cavidades: los senos frontales; y lateralmente, dos superficies concavas, las fosas orbitarias que constituyen gran parte del techo de las   órbitas oculares.

2.- TEMPORAL.- Es un hueso par situado entre el occipital, el parietal y el esfenoides, encierra los órganos esenciales de la audición. Comprende 3 regiones :
La Porción Escamosa;
La Porción Petrosa ó Penasco; y
La Porción Mastoidea

3.- PARIETAL.- Es un hueso par, situado entre el frontal y el occipital y encima del temporal. Tiene la forma de un cuadrilátero y ofrece 2 caras y 4 bordes.
La cara externa ( exocraneal) es converxa y presenta en el centro de la emisena parietal.
La cara interna (endocraneal) es cóncava y su centro presenta una depression: la fosa parietal, que corresponde a la emisena del mismo nombre; además, esta surcada por canales ramificados como las nervaduras de una hoja de higuera; en estos canales se alojan vasos.
El borde superior (1) grueso y dentado se articula con el parietal opuesto.
El inferior ( 2 )  Delgado y cortante se articula con la porción escamosa del temporal;
El anterior ( 3 ) se articula con el frontal;
Y el posterior (  4 ) con el occipital.

4.- OCCIPITAL .- Es un hueso impar, medio y simétrico, situado en la region ínfero posterior del cráneo.
Presenta 2 caras, la exocraneal y la endocraneal.
La cara exocraneal (pósteroinferior) es convexa y en ella se encuentra el agujero occipital que da paso a la medula espinal. Detrás de dicho agujero hay una eminencia rugosa, la protuberancia occipital externa, que presta inserción a numerosos músculos y a ambos lados del mismo se hallan los cóndilos occipitales que se articualan con las cavidades glenoides del atlas .
La cara endocraneana  (ánterosuperior) es cóncava y se halla en 4 fases :
Las dos superiores se llaman fosas cerebrales, y
Las dos inferiores se llaman fosas cerebelosas.
Esta cara presenta, además, la protuberancia occipital interna.
Por delante del agujero occipital hay una apófisis gruesa y truncada, la apófisis basilar que dirigiéndose hacia adelante y arriba, se suelda con el cuerpo del esfenoides.

5.- ETMOIDES ,- Es un hueso impar  y medio situado entre el frontal y el esfenoides, en el cual se distinguen 3 partes:
Una lámina vertical;
Una lamina horizontal, agujerada;
Dos masas laterales.

6.- ESFENOIDES .- Es un hueso impar situado a manera de cuña, entre los demás huesos del cráneo, con todos los cuales se articula.
Por su forma, este hueso ha sido comparado con un “ murciélago”.
Presenta 4 regiones :
Un cuerpo de forma cúbica;
Dos alas menores;
Dos alas mayors;
Dos apófisis pterigoides.

7.- LOS HUESOS DE LA CARA :
2 maxilares superior, en el centro de la cara;
2 palatinos, por detrás de los precedentes;
2 malares ,o huesos de la mejillas;
2 nasales,que forman el dorso de la nariz;
2 lagrimales en la parte interna de la órbita;
2 cornetes inferiors, dentro de la fosas nasales;
1 vómer, que forma parte de tabique de las fosas nasales;
1 maxilar inferior, en la parte inferior de la cara.

Maxilar superior.- Es un hueso par que forma la mandíbula superior.
Cada maxilar presenta. La apófisis ascendente que forma parte del borde interno de la órbita ,la espina nasal;la apófisis palatina ,que forma en parte el paladar, y en el borde inferior , los alveólos ,o cavidades en las cuales se insertan los dientes.

8.- MALAR O POMULO.-Es un hueso par colocado entre el maxilar superior, el frontal,el ala mayor del esfenoides y el temporal,
su forma es cuadrilátera siendo su cara intrena cóncava y su cara extrena  convexa y muy prominente. Su borde superior forma parte del reborde de la órbita con su apófisis orbitaria.
Su articulación con la apófisis zigomática del temporal forma la arcada zigomática. (“asa” de la calavera).

 

 

 

9.- NASAL.- Los nasales ó  huesos propios de la nariz, son dos huesillos cuadrilateros, situados entre las apófisis ascendentes de los máxilares superiores, a ambos lados de la linea media; forman gran parte del esqueleto de la nariz,
Además de articularse entre si y con los maxilares, se unen hacia arriba con el frontal  y hacia abajo con el cartilago de la nariz.

10.- LAGRIMAL O  UNGUIS.- Es un huesillo par, situado en la parte anterior de la cara interna de la orbita.
Su cara externa presenta el canal lagrimal.
Sus bordes son delgados e irregulares  y se articulan con el frontal, con el etmoides ( es decir.. con la cara externa de las masas  laterales) y con la apofisis ascendente del maxilar superior.

11.- PALATINO.- Es un hueso par situado por detrás del maxilar superior. Se distinguen en el dos porciones :
La lamina horizontal y
La lamina vertical.

 

12.- CORNETE INFERIOR.- Es un hueso par que en forma de lamina arrollada sobre si misma se desprende de la pared externa de las fosas nasales (por debajo de los cornetes superiores y  medio).
Su cara interna, convexa, mira hacia el tabique de las fosas nasales; la externa cóncava, mira a la pared externa de las fosas nasales.

13.- VOMER.- Es un hueso impar, medio y delgado que constituye la parte posterior del tabique medio de las fosas nasales. Presenta la forma de una reja de arado; de sus cuatro bordes:
El superior (1) se articula con el esfenoides;
El anterior (2) se une a la lamina perpendicular del etmoides y con el cartilago del tabique nasal;
El inferior (3) se encaja en la hendidura que al unirse dejan entre si los maxilares superiores y las laminas horizontales de los palatinos;
El posterior (4) es libre y separa los orificios  posteriores de las fosas nasales.

 

MAXILAR INFERIOR .- Es un hueso impar, medios y simétrico que constituye por si sola la mandíbula inferior: es el único hueso movible de la cabeza.

14.- HUESO  HIOIDES.- Es un hueso impar, medio y simétrico que sirve de base a la lengua. Está situado en la parte anteposterior del cuello, por encima de la laringe.
Ofrece el aspecto de una herradura de concavidad posterior. Presenta un cuerpo, dos astas mayores y dos astas menores.
El hioides es el único hueso del esqueleto que está aislado de los demás. En él se insertan numerosos músculos que lo mantienen en su posición.

           

 

Ahora podemos ajustar en todo nuestro cuerpo este movimiento respiratorio primario, su ritmo y simetría, a través de la terapia cráneo-sacral. Sus beneficios son excelentes para todos los problemas de salud o personales. En especial todo lo relacionado con la cabeza, el rostro, el campo áurico y por supuesto todo lo relacionado con la psicología.

 

LA MOVILIDAD DEL CRÁNEO

Hay dos tipos de movimiento básicos, el de flexión y el de extensión, que no son términos precisos. Describimos estos movimientos de esta manera:
Flexión: Se produce un llenado y un ensanchamiento lateral del cráneo. El cuerpo a través de la comunicación fibridal, entra en rotación externa.
Extensión: Se produce un vaciado y un acortamiento lateral del cráneo, así como un alargamiento en la parte anterior y posterior del cráneo, produciendo una rotación interna.
El vaciado y el llenado están sometidos a un ritmo de entre 6 y 12 movimientos por minuto.
Los que están muy por encima de esto, 15-17 ondulaciones, están en un estado simpático tónico (aceleración del sistema simpático, funciones aceleradas, reacciones de estrés que desequilibran el sistema simpático y parasimpático, acidez aumentada, tensión arterial más alta, etc.) y continúan produciendo espasmos musculares.
En los niños, esto daría un niño hiperquinético.
Si los ciclos están por debajo de entre 6-8 ritmos por minuto, tendremos todo lo contrario. Estado parasimpático tónico o lo que es lo mismo  un estado de languidez, hipotenso por naturaleza, le hace falta más tiempo para recuperarse, las digestiones lentísimas, le cuesta más reaccionar, las facultades mentales más bajas. En general están sometidos a procesos depresivos, tienen una actitud de tristeza.
Luego están los que oscilan de muy bajo a muy alto, entonces se dice que tiene picos de euforia y depresión. No tiene estabilidad en sus ritmos.
La terapia cráneo sacral esta muy indicada en estos individuos.
Hay que saber escuchar bien ese fuelle.
Muchos pacientes tienen una amplitud en donde predomina la flexión:

                                    

Tiene una fijación  cráneo sacral en flexión  y la extensión no se realiza porque la flexión no lo permite.
En otros casos  predomina la extensión y la flexión casi no se nota. La cabeza se encoge y el ritmo del vaciado es más predominante que el de llenado. Existe una lesión en extensión.
Hay que buscar el mismo recorrido en la flexión como en la extensión.
Por trastornos anímicos, o situaciones emocionales, el ritmo cráneo sacral y su calidad pueden variar.
La movilidad de los huesos del cráneo que se encuentran en la línea media es fundamentalmente la flexión y la extensión, con un momento de giro a través de un eje transversal. El movimiento de flexo-extensión gracias a la articulación esfeno-basilar, una sincondrosis. En este movimiento el esfenoides y el occipital giran en direcciones opuestas.

 

EJERCICIO DE PALPACION DE LAS SUTURAS

Podemos observar que todos los huesos del cráneo se mueven, los parietales se elevan y se separan, los temporales rotan y se separan, el occipital sube y baja bajo su eje esfeno-basilar, el frontal se eleva y desciende, el vómer baja, los palatinos se abren, el esfenoides baja y sube, etc.

Vamos a hacer un recorrido con nuestras manos por las suturas craneales, además podemos hacer un poco de presión y mediante nuestra atención y concentración podemos enviar energía a nuestros dedos y a las suturas.

Como puntos más importantes por la congruencia de suturas nombraremos a la zona Bregma, al punto Pterión y a la zona Lambda. Estos puntos son de especial atención y cuidado por nuestra parte, tendremos que masajear y liberar las suturas de estas zonas.

 

    Haz clicen la foto para ver en grande

Empecemos por el nasión.

Palpamos la depresión existente en la base de la nariz y entre las órbitas oculares. Es la unión de los dos huesos nasales con el hueso frontal  y  se denomina nasión.

Avanzamos lateralmente sobre el borde superior de la órbita, yendo hacia fuera y hacia abajo, hasta la porción superior externa. Aquí percibimos la sutura zigomático-frontal.

Continuamos hacia abajo a lo largo de la cara lateral de la órbita y al comenzar a desplazarse hacia dentro, sentiremos la sutura zigomático-maxilar.

Seguimos hacia dentro, a lo largo de la cara inferior de la órbita y hacia arriba por su cara interna. Palpamos la sutura nasomaxilar y prontomaxilar.

Volvemos al nasión y nos movemos hacia arriba entre las dos escotaduras supraorbitarias del hueso frontal, cuya línea media es un punto llamado glabela. Desde aquí seguimos hacia arriba a lo largo de la línea media y palpamos los restos de la sutura metópica, la cual se puede apreciar como una depresión o como una cresta.

Subiendo hacia el vértex por la línea media nos encontramos en una depresión que representa la unión de las suturas coronarias y la sutura sagital. Este punto se llama bregma o fontanela bregmática. Desde aquí y hacia la derecha y la izquierda esta la sutura coronaria.

Desde bregma, nos desplazamos hacia detrás por la línea media y palpamos la sutura sagital. Moviendo los dedos de un lado a otro podemos palpar el contorno dentado de la sutura.

Comenzando de nuevo en el bregma, palpamos bilateralmente a lo largo de la sutura coronaria, sintiendo la unión del frontal y del parietal en ambos lados. En el extremo inferior de la sutura coronaria, encontramos la unión del esfenoides, del frontal, del parietal y del temporal. Esta zona de unión se llama pterión. La cara inferior de esta unión es la punta palpable del ala mayor del esfenoides, de gran utilidad para el tratamiento cráneo-sacro.

Desde el pterión seguimos la línea de la sutura hacia detrás a lo largo de la unión del parietal con la escama del temporal. Esta sutura discurre circularmente por encima del oído y termina justo detrás de este.

Desde esta sutura nos vamos recto hacia detrás, justo al final existe una pequeña sutura entre la unión del parietal, la porción mastoides del temporal y el occipital. A este punto se le llama asterión.

Desde el asterión nos vamos hacia abajo, a lo largo de la cara posterior de la apófisis mastoides, siguiendo la sutura Occipito-mastoidea. La parte inferior de esta sutura se pierde bajo las partes blandas correspondientes a las inserciones de la musculatura cervical.

Desde el asterión y a cada lado, sobre todo hacia arriba, yendo a la parte media del cráneo nos encontramos con la sutura lambdoidea. Esta sutura separa ambos huesos parietales del occipital. En el punto medio donde la sutura lambdoidea se encuentra con la sutura sagital, aparece el punto llamado lambda.

El osteópata craneal a través de su fuerza y mecanismos de palanca moviliza estas suturas para restablecer el equilibrio. Por el contrario el terapeuta cráneo sacral lleva,  mediante su intención, lleva y transporta el líquido cefalorraquídeo, a distintas partes del cuerpo. Mediante esta técnica sutil  se restablecerá el equilibrio de las membranas y moverá las suturas, restableciendo la presión hidrodinámica.

Video sobre un tac del cerebro hecho por un profesional

 

 

LAS ORBITAS OCULARES

Las órbitas oculares son de vital importancia para la vista, para el sistema cráneo-sacral, para la vida en general, pues si nuestros ojos no ven bien nos veremos muy influenciados por esta circunstancia.
Cada órbita esta formada en menor o mayor grado por siete huesos, incluyendo los de la zona media, en total doce articulaciones óseas para formar las dos órbitas oculares. Esta estructura orbital con tantas articulaciones nos da la idea de un mayor mecanismo de bombeo a todo el sistema orbital. Con ello se beneficia el ojo humano, que decimos que son las ventanas del alma humana.


Tenemos dos huesos que se reparten en ambas órbitas, que son el frontal y las alas mayores y menores del esfenoides.
Cada órbita ocular contiene los huesos: pómulo, zigomático, palatino, etmoides y lagrimal. El encaje o ajuste de las órbitas se consigue con la movilización de sus componentes. El esfenoides, el etmoides y el palatino no son accesibles en el sitio y se deben actuar sobre ellos a distancia, mediante mecanismos de palanca.

 

    Haz clic en la foto para ver en grande

SISTEMA MEMBRANOSO INTRACRANEAL

En Terapia Cráneo-Sacral, nos referimos a la duramadre, la membrana más externa que alberga a todo el SN, dentro del cerebro dividiéndolo y sujetándolo, y a toda la médula espinal dentro del canal vertebral.

En ocasiones y por diferentes motivos se producen tensiones en la duramadre craneal, lo que puede originar mareos, dolores de cabeza, cansancio, aturdimiento etc. Por lo que se le trabaja dependiendo de la patología con las técnicas diseñadas para ello.


MEMBRANAS DURALES ESPINALES Ó SISTEMA MEMBRANOSO EXTRACRANEAL

Los cambios mecánicos, cambios posturales, accidentes, analgesias: epidurales, peridurales, cambios de volumen, etc. hacen que la duramadre espinal pueda sufrir tensiones ó restricciones a su movimiento fisiológico, provocando dolores de espalda a cualquier nivel, y por la conexión existente en todo el organismo, en cualquier otro lugar de él.

Estos dolores de espalda ceden casi inmediatamente al trabajar el tubo dural con las técnicas específicas.

La Terapia Cráneo-Sacral permite al Terapeuta trabajar sobre todas las estructuras del cuerpo: SNC, membranas durales, huesos, líquidos, músculos, fascias, órganos, etc. De manera que en cada caso se usan unas técnicas diferentes según lo que se vaya a tratar.

La TCS es una técnica manual sutil, y para aplicarla no hay que hacer una presión fuerte sino todo lo contrario, se usa un tacto sutil y no invasivo ni intrusivo, esperando que nos de la información a la que el organismo responde dando paso a sus propias fuerzas de recuperación.

Link a anatomia huesos craneales

Podeis ir a los links que hay arriba para buscar cursos, escuelas y talleres terapéuticos, asi como todo tipo de profesionales en el ámbito de la medicina alternativa y natural. También podeis encontrar empresas en pleno auge sobre, energía renovables y ecológicas.

Así también colaborais en el mantenimiento de esta web, gracias.

 

Link al sistema nervioso central   




BREVE INTRODUCCIÓN A LA OSTEOPATÍA:

Fue en 1.874 cuando aparecieron públicamente los fundamentos filosóficos y prácticos de la Osteopatía, desarrollada por Andrew Taylor Still a partir del enfrentamiento con las excesivas prescripciones por parte de los médicos, de medicamentos, sangrías y demás métodos médicos. Este sistema médico desarrollado por Still nuevo y que integra a todo el cuerpo con la mente y las emociones, lo denominó OSTEOPATÍA.

En 1.917 la introduce en Europa J.M. Littlejohn fundándose en Inglaterra la primera escuela de osteopatía, después en 1.957 Paul Geny funda la Escuela Francesa de Osteopatía, que más adelante traslada a Inglaterra por motivos políticos, dando lugar a la European School of Osteopathy.

El método de tratamiento CRÁNEO-SACRO fue desarrollado más adelante a principios de los años 30 por W.G. Sutherland, (cuya mayor aportación junto a la aplicación consecuente de los principios de la Osteopatía sobre el cráneo, fue el descubrimiento de un sistema de regulación para el organismo, que se manifiesta con un movimiento rítmico y lento del cráneo) quien al examinar un cráneo fresco diseccionado observó:

· Que las superficies de unión de los huesos parietales con los temporales presentaban aristas como las agallas de un pez, esto era el reflejo de la movilidad articulada de un mecanismo respiratorio, y le llevó a investigar la movilidad de los huesos del cráneo, aunque los libros de Anatomía decían lo contrario. (es decir que se sueldan y no se mueven.). Estos estudios le llevaron a la conclusión de que las superficies articulares de los huesos del cráneo daban lugar a una estructura hecha para el movimiento, y a este movimiento le llamó MOVIMIENTO RESPIRATORIO PRIMARIO. MRP Pues empieza en el estado embrionario y acaba unos minutos después del fallecimiento. Entendiéndose respiratorio en el sentido de la respiración de los tejidos que hace que cada célula drene rítmicamente gracias a los sutiles movimientos de este sistema.

· Que bajo la superficie interna de los huesos del cráneo estaban las membranas intracraneales que coordinaban ese movimiento.

· Que el sacro está igualmente unido al cráneo por estas membranas que bajan por el canal medular hasta el segundo segmento del sacro, donde se adhieren. (es una unidad funcional de ahí el nombre de Sistema Craneo-Sacro).

· Que el sacro también tiene un movimiento involuntario inherente entre las dos palas ilíacas. El movimiento que tienen los huesos del cráneo, y que a través del canal medular se transmite hasta el sacro está producido por el Ritmo Cráneo-Sacral.


Movimiento del cráneo y el sacro

Este Ritmo Cráneo-Sacral es el resultado de la producción de Líquido Cefalorraquídeo dentro del cráneo, su distribución a lo largo de todo el canal medular, y la reabsorción de nuevo dentro del cráneo.

Todo este mecanismo está dirigido por el movimiento de la sínfisis esfeno-basilar que abre y cierra el ángulo articular, flexionándolo y extendiéndolo. De ahí que el movimiento que realizan los huesos del cráneo cuando se produce el LCR (líquido cefalorraquíde) en los ventrículos III y IV, y que a través del sistema Fascial por sus microtúbulos es transmitido a todo el cuerpo, se le denomine movimiento de FLEXIÓN haciendo todo el cuerpo un movimiento de rotación externa, Y EXTENSIÓN, haciendo todo el cuerpo un movimiento de rotación interna, dándonos como resultado el RITMO CRÁNEO-SACRO, independiente de otros ritmos corporales, que influye sobre el metabolismo del cuerpo y sobre cada una de sus células. Hace que los huesos del cráneo, como los del resto del organismo efectúen una rotación interna y externa, con una frecuencia de entre 6 a 12 ciclos/ min, (siendo 3 segundos la fase de llenado y 3 segundos la de vaciado) de una forma suave y casi imperceptible.

Más adelante y en diferentes Escuelas, siguiendo todas los trabajos e investigaciones de Sutherland, el estudio de la Osteopatía Cráneo-Sacral se ha realizado utilizando los más novedosos sistemas de medición para comprobar el movimiento de los huesos y su rango. Así por ejemplo la Dra. Viola Fryman, Harold I. Magoun etc. y posteriormente el equipo del Dr. Leopold Busquet, asistidos por láseres conectados a ordenadores obtuvieron una imagen holográfica tridimensional con precisión micrométrica del movimiento descrito anteriormente, dando como resultado la existencia de un movimiento cíclico cuya amplitud es de 15 a 25 mm.(RCS) (RITMO CRÁNEO-SACRAL)

Posteriormente el Dr. John Upledger dirigió en los 70 un equipo multidisciplinar formado por médicos, bioquímicos, físicos, fisioterapeutas, osteópatas, ingenieros electrónicos, etc, que estudiaron durante 5 años con simios y cráneos frescos, ayudados por sofisticados equipos que incluían antenas emisoras y radares, confirmando los descubrimientos anteriores.

Sutherland no olvidó la intuición y el sexto sentido a la hora de protocolizar y aplicar la Osteopatía Craneal, lo que nos lleva directamente a la visión holística (del griego HOLOS: totalidad) de la persona, entendiéndola como un todo: cuerpo, mente, emociones y espíritu, relacionándose con su entorno de manera respetuosa y consciente.

Por esto, hay que añadir algo del campo de la Psicología y la Conciencia Humana: “Que el pensamiento es una fuerza mental que puede ser emitida, dirigida y percibida”. El Osteópata no puede ni debe limitar esta dimensión ENERGÉTICA.


Por este mecanismo, el cráneo tiene su movimiento que transmite por el canal medular hasta el sacro, y a través del sistema Fascial llega a todo el organismo, de tal manera que aunque estemos en absoluto reposo, todo nuestro cuerpo está en un movimiento fisiológico continuo. Por lo que el principio de la Osteopatía es: “Donde hay movimiento hay vida” el movimiento por tanto es el principio de la vida, y en la Terapia Cráneo-Sacral, de lo que se trata es de devolver, restaurar mediante un estímulo, (una información, una invitación que damos al sistema que estamos trabajando) la movilidad y función normal, es decir el terapeuta da una información no directriz, ante la que el cuerpo del paciente se pone en marcha hacia su normalización.

Esto nos lleva a ver otra cosa: EL CUERPO SIEMPRE TIENDE A SANAR, POSEE MUCHOS MECANISMOS DE AUTOREGULACIÓN, lo que el terapeuta hace es “enseñarle, abrirle la puerta para que vaya hacia su bienestar”, pero SANA EL SOLO, ante lo que debemos ser humildes y no pensar que nosotros “curamos”.

La Terapia Cráneo-Sacral trabaja sobre todas las estructuras del cuerpo: SNC, membranas durales, huesos, líquidos, músculos, fascias, órganos, etc. De manera que en cada caso se usan unas técnicas diferentes según lo que se vaya a tratar.


SISTEMA FASCIAL

Aunque no es parte integrante del Sistema Cráneo-Sacral, es de suma importancia para él, por lo que requiere un capítulo aparte.

El Sistema Fascial se orienta siempre en sentido longitudinal salvo en los diafragmas. La fascia une, conecta, divide, soporta, protege, etc a todas nuestras estructuras y es de suma importancia en TCS, lo vamos a trabajar en toda su extensión, sobre todo los diafragmas: pélvico, respiratorio, entrada torácica y base del cráneo, por la implicación que tienen con el Sistema Cráneo-Sacral.

· Diafragma Pélvico, pues es en la excavación pélvica donde está todo el aparato genitourinario, excretor, reproductor, por él pasan las AA (ARTERIAS) que irrigan los MMII, (MIEMBROS INFERIORES) las VV (VENAS) que los drenan, y el sistema linfático correspondiente.

· Diafragma Respiratorio, por la mecánica respiratoria en sí y por que por su estructura y funciones es partícipe en ocasiones de patologías diversas relacionadas con las estructuras adyacentes que son casi todos los órganos internos. Los dolores lumbares en ocasiones son producidos por la mala respiración, en ese caso los pilares del diafragma, que se asientan en la 2ª y 3ª lumbares, tiran de estas vértebras ocasionándolos.

· El Diafragma de Entrada Torácica igualmente por su enclave y las estructuras que por él pasan, es necesario trabajarlo para que facilite el buen funcionamiento del Sistema Craneo-Sacro.

· El Diafragma de la Base del Cráneo por su enclave y las estructuras que por el pasan, y que por diversas circunstancias como por ejemplo: NACER y los mecanismos que se usan a veces para sacar al niño, accidentes, ó un estado de estrés mantenido, hacen que la persona pueda tener problemas desde leves a muy graves, merece un capítulo aparte, pues origina gran cantidad de problemas que en ocasiones empiezan en el nacimiento y pueden durar toda la vida



SISTEMA MEMBRANOSO INTRACRANEAL

En Terapia Cráneo-Sacral, nos referimos a la duramadre, la membrana más externa que alberga a todo el SN, dentro del cerebro dividiéndolo y sujetándolo, y a toda la médula espinal dentro del canal vertebral.

En ocasiones y por diferentes motivos se producen tensiones en la duramadre craneal, lo que puede originar mareos, dolores de cabeza, cansancio, aturdimiento etc. Por lo que se le trabaja dependiendo de la patología con las técnicas diseñadas para ello.



MEMBRANAS DURALES ESPINALES Ó SISTEMA MEMBRANOSO EXTRACRANEAL

Los cambios mecánicos, cambios posturales, accidentes, analgesias: epidurales, peridurales, cambios de volumen, etc. hacen que la duramadre espinal pueda sufrir tensiones ó restricciones a su movimiento fisiológico, provocando dolores de espalda a cualquier nivel, y por la conexión existente en todo el organismo, en cualquier otro lugar de él.

Estos dolores de espalda ceden casi inmediatamente al trabajar el tubo dural con las técnicas específicas.

La Terapia Cráneo-Sacral permite al Terapeuta trabajar sobre todas las estructuras del cuerpo: SNC, membranas durales, huesos, líquidos, músculos, fascias, órganos, etc. De manera que en cada caso se usan unas técnicas diferentes según lo que se vaya a tratar.

La TCS es una técnica manual sutil, y para aplicarla no hay que hacer una presión fuerte sino todo lo contrario, se usa un tacto sutil y no invasivo ni intrusivo, esperando que nos de la información a la que el organismo responde dando paso a sus propias fuerzas de recuperación.



QUÉ PUEDE SER TRATADO CON TCS?

Por la implicación del Sistema Cráneo-Sacral con el resto del organismo, son muchas las enfermedades ó disfunciones susceptibles de ser tratadas con TCS, especialmente cuando entre sus causas se encuentra la restricción del libre movimiento del sistema cráneo-sacro.

Concretamente:

· ORL (otorrinolaringología) problemas cómo vértigos, mareos, Menière, sinusitis, acúfenos, tinnitus.
· Problemas de la vista: estrabismo sobre todo en niños.
· Dolor de cabeza, migrañas, hemicranealgias.
· Problemas cervicales: latigazo, contracturas, pinzamientos, adormecimiento de MM (miembros).
· Dolor de espalda a cualquier nivel. Ciáticas.
· En el Aparato Digestivo, patologías derivadas de una compresión del Vago.
· En el Aparato Cardio Respiratorio: problemas originados por el Parasimpático: tráquea, bronquios, corazón y vasos coronarios.
· Genitourinario: cistitis, retención etc.
· Reproductor: dismenorrea, amenorrea, menopausia, embarazo, parto, puerperio, etc.
· Aparato Locomotor: problemas derivados de traumatismos, fracturas ó adaptaciones posturales, incluyendo escoliosis, tendinitis, etc.
· Problemas neurológicos y emocionales: depresión endógena, depresión post parto…

 

 

 

VOLVER