Tienda de minerales
Actividades del año 2013
Terapeutas y terapias
Ricard Montseny
Curso con Ricard M.
Vibración y energía
Tu mundo de energia
Se consciente
Mejora tu nivel bioelectromagnético
Consulta craneosacral
Sesión craneosacral
¿Qué es la terapia craneosacral?
Técnicas
Tratamiento
Beneficios
Biodinámica
Videos Masaje fascial
Movimiento respiratorio primario
El esfenoides
Articulación esfenobasilar
Lesión esfenobasilar
Huesos craneales
Dura madre craneal
Sistema nervioso central
Pituitaria y pineal
La médula espinal
S.N. y craneosacral
La espalda y las emociones
Los diafragmas
El sacro y la pelvis
El pie
La mandíbula o ATM
Paladar duro y blando
Las fascias
Anatomia cuerpo humano
La cabeza humana
Los ojos
Las cadenas musculares
Dirección de las fibras
Segmento facilitado
Fulcros inerciales
Liberación somatoemocional
Procesar tus miedos
Pensamientos
El cuerpo dolor
Emociones
Autoestima
La mente humana
El Ser conciente
La consciencia corporal
El campo energético humano
Los chakras
El quiste energético
La sanación
La inteligencia del cuerpo
La escucha y percepción
La relacion entre la psicología y craneosacral
Una visión personal
La salud del terapeuta
Energía positiva
Bioenergía
Relajación
Estrés
Meditación
Respiración pulmonar
La polaridad
¿Dónde acudir?
Diagnóstico a distancia
Trabajo energético
Tu niño interior
Mensajes para el Alma
Afirmaciones Yo Soy
Embarazo y nacimiento
Evolución humana
Defectos psicológicos
La osteopatía
Reeducación postural
Vidas ejemplares
Buenos consejos
Videos cerebro
Videos craneosacral
Fotos craneosacral
Misterios
Grandes maravillas
Frases y dichos
Resumen
Cursos
Varios1
 

ENLACES

ESPECIALES

 
Tao equilibrio energético
Puntos de osteopatia
Anatomía musculoesquelética
El sexto sentido
Salud y enfermedad
Otras terapias
Las amalgamas
Las cicatrices
Las vacuna
Las vacunas 2
Las vacunas 3
Libros
Audios
Videos
Enlaces
MUNDO DE LAS TERAPIAS
 
NUEVO TAROT
 
POWERT POINT

11. Los segmentos de la armadura muscular

Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3 Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7 Capítulo 8 Capítulo 9

11.
Los segmentos de la armadura muscular

Examinemos ahora el acorazamiento que caracteriza a cada segmento, su forma, origen, y maneras de relajarlo y de prevenirlo.

 

a) Bloqueos por represión y bloqueos por insatisfacción

Esta diferenciación entre tipos de bloqueos y entre segmentos bloquea­dos y libres de bloqueos, es característica de todos los segmentos de nues­tro cuerpo. Sin embargo, en ninguno se manifiesta tan claramente en apa­riencia y funcionamiento como en boca y labios.

La situación más saludable es aquélla en la que todos los segmentos ex­presan libremente las distintas emociones que experimentamos. Siempre que la expresión quede "congelada" y no cambie con el estado emocional general, se habrá creado una armadura emocional y un espasmo muscular crónico. La índole particular de la armadura dependerá del estado energéti­co de la zona.
Los dos tipos de armadura clasificados por Reich se entienden mejor si analizamos la expresión de los labios. El bloqueo por represión se caracte­riza por la falta de energía en la zona bloqueada, es decir, la persona habrá reprimido su necesidad de satisfacción en boca y labios y la energía habrá desapa­recido de ellos: son finos, contraídos y pálidos, o con las comisuras hacia abajo. La persona perteneciente a este grupo no buscará, ni encontrará, placer en hablar, comer o besar.
El bloqueo por insatisfacción, puede estar causado por una interrupción repentina­
 
I1.a.1. Músculos tensos e hinchados causantes de la migraña
y forzosa del satisfactorio y placentero acto de mamar. Las persona con este tipo de bloqueo buscará, durante toda su vida, la satisfacción oral comiendo, hablando, besando, etc. Sus labios tienen una expresión de constante búsqueda de placer, son sensuales y sonrosados. Sin embargo, nunca estarán satisfechos porque hay una presión constante de exceso ener­gético en los labios que éstos no pueden descargar.
b) El segmento ocular
Según Reich y Leboyer, el segmento ocular es el primero en sufrir una experiencia traumática y es el primero a tratar. Reich incluye dentro de este segmento toda la zona del cráneo, los ojos, la nariz y el cerebro. Todo el segmento puede contraerse en conjunto separadamente.
En un parto regular normal, el recién nacido emerge de la oscuridad a los focos del quirófano y queda cegado durante unas horas, e incluso días. Sabemos que los bebés pueden ver en el útero, ya que responden a un rayo de luz proyectado sobre el vientre materno. El shock traumático que sufren al nacer entre focos parece provocarles alguna clase de contracción cróni­ca, que más tarde se expresa en el "no querer ver", en una pérdida de visión binocular, miopía grave, estrabismo o pérdida de la expresividad natural de los ojos.
No entendí la descripción reichiana de los ojos no bloqueados hasta que vi bebés nacidos por el "método de nacimiento no violento" de Leboyer. Estos niños miraban con ojos abiertos, serios, curiosos y comprensivos, que me hicieron sentirme realmente desconcertado. Me sentí emocional­mente desnudo y profundamente impresionado.
El segmento oral comprende los sentidos de la vista, el olfato, el oído, y el cerebro. Cuantas más placer experimenten estos sentidos, más abierto quedará el cerebro a futuras experiencias. Por eso es importante no aislar al bebé en un cuarto tranquilo y estéril, donde no ve más que el techo, o una sábana, si está acostado boca abajo. En lugar de eso lo tomaremos en brazos lo más posible, lo llevaremos a todos sitios, para que oiga voces distintas, escuche música, y huela los diferentes olores del mundo y de nuestros cuerpos.

Reich insistía en que el segmento ocular debe desbloquearse antes si se quiere relajar con éxito cualquiera de los otros. Sólo cuando fluye libre­mente a través de los ojos, puede la energía liberarse de su armadura y repartirse por los demás segmentos.

Los ojos contactan con el mundo que nos rodea de forma rápida y profunda. Pueen ahondar en el contacto, o evitarlo con el simple ges­to de cerrar los párpados. La forma de mirar puede variar el tipo de contacto. Pueden "mirar hacia afuera" y tomar contacto con objetos defini­dos o dejar que el mundo "entre en ellos" y les impre­sione.

Reich afirma que los esquizofrénicos y los epilépticos pueden sufrir un ataque con sólo alzar la vista. Yo he visto a un epiléptico, sentado en el suelo en la calle, alzar la vista para mirar a una persona que lo llamaba desde un segundo piso, y entrar en un trance epiléptico. Podemos "irnos" con los ojos, como Reich afirma, hasta el punto de perder el conocimiento. Podría comprobarse en el sillón de un dentista. Mientras estamos allí sentimos mucho dolor y mucho miedo. Frente al sillón hay a veces una ventana a través de la cual nuestros ojos pueden vagar en el espacio. Si lo hiciéramos podríamos desmayarnos fácilmente (y escapar al dolor). Como aparentemente la energía fluye del cuerpo hacia fuera a través de los ojos, el cuerpo pierde toda sensación. Si alguna vez sentimos que nos vamos a desmayar, podemos fomentarlo "fi­jando la mirada en el aire", o evitarlo moviéndo los ojos de un objeto a otro, enfocando y "viéndolos", sin que queden fijos en un punto. Este movimiento nos ayudará a detener el mareo o "atontamiento" de cabeza. Cuando movemos los ojos, y enfocamos con ellos, mantenemos contacto con la realidad externa. Mareo, "atontamiento de cabeza" y pérdida de control son sensaciones intensamente placenteras. No podemos sentir un
 

ojos: corriente hacia dentro
Il.  Bloqueo por represión en segmentos oral y ocular

Placer intenso sin cierta pérdida de control; algo que, a muchos, les causa un gran miedo. En las fobias, la sensación de pánico está provocada por esa pérdida de control: el flujo de energía corporal "toma el poder" y fluye salvajemente. Contempla, si no, a los niños gritando de miedo y placer en los toboganes de los parques de atracciones. Si contuvieran la excitación quedarían paralizados por el pánico.

Es muy importante para estas personas ejercitarse en la pérdida de con­trol, mientras, al mismo tiempo, aprender a distinguir entre reacciones de placer y de miedo, intensificando ambas en su imaginación. Pueden decirse a sí mismos "quiero sentir más miedo y más placer", como los niños en el columpio.

Para ejercitar la pérdida de control: Pídele a tu compañero que se acues­te de espaldas. Toma su cabeza entre tus manos y sujétasela mientras se relaja. Primero bájasela lentamente y luego hazla girar a un lado y otro, mientras cuidas de que su respiración sea fluida. Por lo general es una sensación placentera y puedes acelerar el movimiento. Sin embargo, para las personas que no están preparadas para perder el control, puede conver­tirse en un espanto. Si es así, gírala sólo una o dos veces. Esto le dará la oportunidad de acostumbrarse a las sensaciones de mareo y de miedo, y al placer de perder el control. Si procedes lenta y suavemente, cada vez será capaz de tolerar más sensaciones y más movimientos mientras expresa miedo y placer.

1. COMO DESBLOQUEARLO

Podemos utilizar diferentes técnicas para desbloquear cada segmento. Utilizaremos el movimiento expresivo, la expresión de emociones, ejerci­cios y gestos, la emisión de ruidos y sonidos, diferentes tipos de trabajos con el campo energético y diversos tipos de masajes y toques. Es importan­te recordar que una sola técnica no nos servirá para todos los bloqueos ni para todas las personas, y que debemos experimentar siempre, cambiar e inventar nuevos métodos para romper la armadura. Mientras una forma de masaje obra maravillas en una persona, en otra puede hacerle esconderse más tras sus defensas.

Una técnica que Reich utilizaba para desbloquear este segmento es el movimiento intensivo de los globos oculares. Puede hacerse tumbado en una colchoneta, siguiendo con los ojos el movimiento oscilante de una lámpara colgada del techo, sin mover la cabeza y sin dejar de respirar. (También puede hacerse mientras alguien sostiene y mueve una pequeña linterna; esta técnica fue ideada por Barbara Goldenberg partiendo del trabajo de Reich). Se ha de expresar cualquier emoción que pueda surgir mientras se sigue el rastro de la luz.

Reich también utilizaba la expresión de emociones con los ojos, que libres de bloqueos abarcan una entera gama de emociones. Precisamente una característica del bloqueo ocular es una expresión fija y permanente, independientemente de la situación general o el estado de ánimo. Trata de comprobarlo en los ojos de la gente que te rodea y prueba a expresar diferentes emociones con los tuyos.

Siéntate frente a tu compañero/a. Tápale la boca con una mano, para verle sólo los ojos (la boca tiene, con frecuencia, una expresión totalmente distinta). A continuación pídele que exprese rabia. Estate atento a su expre­sión porque a veces se mezcla con tristeza o miedo. Si, por ejemplo, obser­vas tristeza, pídele que la exprese y sólo después, que exprese rabia de nuevo. Sigue cambiando de una a otra, hasta que estén claramente diferen­ciadas. Repetidlo con las emociones básicas: rabia, miedo, tristeza y amor. Ejercita tú mismo las diferentes emociones hasta que puedas expresarlas bien y repítelas siempre que tengas oportunidad.

También podemos utilizar un masaje relajante y muy placentero. Es un masaje de toque suave, derivado del drenaje profundo de Gerda Boyesen. Desliza tus dedos alrededor de los ojos con un movimiento lento y suave, no sólo sobre la piel, sino también sintiendo los músculos, tejidos y huesos.

Haz que tu compañero se tumbe sobre la espalda y siéntate detrás de su cabeza. Pon los dedos ligeramente doblados y separados bajo su cuello y con toque suave haz unos cuantos movimientos rotatorios muy, muy lenta­mente, tan amplios como la piel te permita, sin deslizarlos sobre ella. Comienza de nuevo medio centímetro más arriba, en dirección a la cabeza. Avanza lentamente de la base del cráneo hasta cubrir completamente el segmento: cabeza, frente, ojos, nariz y oídos. Quédate más tiempo donde él/ella sienta placer o dolor, puntos en los que sentirás que la corriente energética es más fuerte.

Terminaremos cada masaje, ya sea de toque suave o profundo, "quita­ndo" el exceso de energía de la superficie de la piel, con un drenaje. En este caso, al terminar apoyaremos suavemente las palmas de las manos sobre los ojos durante unos minutos, para relajarlos profundamente.

Los oídos pueden estar también tensos y contraídos. Leboyer opina que esta contracción es debida al alto nivel de ruidos que hay en la típica sala de partos, por lo que el bebé trata de cerrar sus oídos. Las personas con problemas de audición, o muy sensibles a los ruidos, (normalmente ambos casos), tienen normalmente un anillo de músculos contraídos alrededor de los oídos. Un masaje de toque suave en esta zona les liberará fuertes co­rrientes energéticas en el cuerpo, proporcionándoles gran placer y relax. Para desbloquear los músculos interiores del oído, tirar de la oreja suave­mente y hacer movimientos rotatorios muy despacio, parando el movimien­to en los puntos que sientas corrientes energéticas fuertes. Luego haz un drenaje en esa zona, con movimientos lentos.

La nariz también puede masajearse con toque suave y manipularse con cuidado para liberar la energía bloqueada.

Finaliza siempre el masaje absorbiendo la energía de los puntos blo­queados con la mano no dominante, e intenta seguir las líneas energéticas. Al terminar quédate al lado de tu compañero/a formando un circuito de relajación. Si está en una relajación muy profunda puede sentirse abando­nado si te alejas enseguida.
c) El segmento oral

Incluye los labios, las mandíbulas y la lengua. El bloqueo por represión, en este segmento, está causado por el retraso sufrido por el recién nacido en mamar del pecho materno durante 12 o incluso 24 horas después del nacimiento, práctica muy común en los hospitales. Para entonces el bebé ya ha reprimido su impulso original, hasta el punto de rechazar el pecho, con lo que habrá que enseñarle a mamar. Normalmente aprenderá con rapi­dez y el bloqueo será superado, recobrando el impulso oral mientras mama. El bloqueo se reforzará probablemente más tarde, cuando se le alimente dentro de un horario determinado, y no de acuerdo a sus necesidades e impulsos; o cuando más tarde se le fuerce a comer sin ganas. No he traba­jado con personas con este tipo de bloqueo oral. No hay muchos, o no buscan ayuda fácilmente.
El acto de mamar no es simplemente la mejor for­ma de alimentarlo. Hay que tener en cuenta que el bebé obtiene un placer completo al mamar, tra­gar, tocar el pecho y estar en contacto corporal con su madre. Cuando experi­menta este placer entera­mente, se convierte en un orgasmo oral, lo que in­crementa su placer hasta la satisfacción máxima posible.

Si, por el contrario, se le aparta del pecho repen­tinamente, el niño forma­rá un bloqueo por insatis­facción.

Il. Bloqueo por insatisfacción en segmentos oral y ocular

Un bebe puede sentir un orgasmo oral mientras mama, esta relativamente libre de armaduras. Será propenso a destetarse el solo a su ritmo natural. Sus labios serán vivaces y sensuales. Su expresión cambiara en armonía con sus emociones. El impulso constante de de búsqueda de satisfacción mediante la comida, la charla o os besos se vera recompensado mediante el placer y la descarga energética. Cuando se satisfaga el impulso estará latente hasta que su energía vuelva a desarrollarse de nuevo.

La constante presión energética producida en el "bloqueo por insatisfacción" se manifiesta de diferentes formas: en labios llenos, sensuales, labios que "buscan"; en una cara de "bulldog" que parece querer morder, en una mandíbula inferior sobresaliente. La rabia bloqueada en el segmento oral está contenida en los músculos de las mandíbulas, y en el "rechinar de dientes". El bloqueo del miedo y de las emociones se expresa a veces con la tartamudez; este bloqueo está en los músculos de la base de la lengua. Puede aliviarse temporalmente presionando estos músculos desde detrás de la barbilla mientras se habla. Con frecuencia la persona tartamuda tiene
 
Bloqueados el pecho y el diafragma, y su cuerpo presenta tensión al tacto por todas partes.

         

 


VOLVER