Algunas enfermedades

 

 
 
Vibración y energía
 
 
 
 
Algunas enfermedades Enfermedades mentales Enfermedades varias Enfermedades reumáticas Enfermedad 6 Enfermedad 7

Suscríbete en esta web y en cursos on line, hay unos audios muy buenos de Ricard

www.concienciayespiritu.com

 

Tu mente inmortal 1 de 3

 

 

LAS ENFERMEDADES PSICOSOMÁTICAS

Se denomina así a cualquier perturbación que se manifiesta en el cuerpo y que su origen es psíquico. Hoy en día la ciencia médica sabe que más del 80% de las enfermedades tienen un origen y fundamento en el mundo psíquico. Aunque también pueden existir enfermedades somático-psíquicas, las que tendrán un origen en alguna parte física del cuerpo con repercusiones psicológicas, aunque estas son las menos corrientes.
El mundo psicológico es un camino que desde hace bien poco estamos estudiando y comprendiendo. La psicología y la psiquiatría son ramas de la medicina bastante nuevas y actuales. Anteriormente a su estudio actual la sociedad tenía otros medios y personas que podían hacer este papel. Por ejemplo para expresar los problemas o circunstancias que una persona necesitaba descargar en la antigüedad lo hacían los amigos u otros, por ejemplo en las tabernas o sitios de reunión. El que atendía la taberna era una especie de psicólogo o psiquiatra que tenia que escuchar y arreglar muchos problemas de sus clientes que hacen el papel de pacientes.
Esto nos recuerda que la salud es cosa de todos, todas las personas de todas las sociedades somos responsables de la salud global e individual.
Debemos de querer aprender de la salud cuantos más miembros de una comunidad mejor. El terapeuta o sanador se centra en el mal funcionamiento físico, psicológico y espiritual. La cura más efectiva es la que afecta a los niveles psicológicos de la personalidad.
Las emociones, los sentimientos y los pensamientos, forman las bases y fundamentos de nuestra vida y de nuestra sociedad. Al ser energías sutiles que no podemos ver y medir con exactitud, han sido pasadas por alto por la ciencia médica y por nosotros mismos.
Pero hoy en día estamos dedicando más énfasis en estudiar estas energías así como sus influencias. Por ejemplo sabemos que las emociones pueden provocar importantes manifestaciones en el sistema nervioso vegetativo. Esta reacción  la provoca el cerebro como consecuencia a un fuerte estímulo psíquico.
Existe un cuadro patológico llamado espasmofilia (tetania) en donde converge un desequilibrio del sistema vegetativo y glandular, que provoca espasmos musculares, ocasionado por un permanente y duro estrés del sistema simpático. Es como un temblor o escalofrío por el cuerpo, una rigidez que después se puede convertir en una liberación y en un mejor estado de relajación.
Nuestro trabajo consiste en liberarnos de los estados psico-emocionales ya crónicos. Existen muchas maneras para ello, aunque resaltaremos los métodos de respiración, los movimientos o danza, o conciencia corporal, o los medios psicológicos o el que más me impresiona, la terapia cráneo-sacral.

El asma se caracteriza por variaciones periódicas de la resistencia al flujo de aire en las vías aéreas intrapulmonares. Los cambios en la gravedad en la obstrucción de estas últimas pueden ser espontáneos o debidos al tratamiento. Además las personas asmáticas muestran una mayor reactividad de su árbol traqueobronquial a diversos estímulos inespecíficos. La definición de asma como enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), es funcional y clínica y no implica ningún cambio estructural, ni etiología en particular.

Clínicamente el paciente experimenta episodios intermitentes de tos, disnea y sibilancias, que pueden asociarse a exposición a sustancias sensibilizantes específicas pero, que más a menudo, son provocadas por diversos estímulos inespecíficos.
El asma es una enfermedad común con una prevalencia aproximada del 4% en la mayoría de las poblaciones.
La anormalidad básica de la persona asmática es la obstrucción de las vías aéreas, especialmente la broncoconstricción exagerada en respuesta a diversos estímulos inespecíficos, esta respuesta bronquial se llama también hiperreactividad bronquial, asimismo se ven respuestas negativas ante estímulos como el ejercicio, el aire seco o frío y contaminantes atmosféricos.
El factor neuropsíquico tiene un importante efecto en la determinación del asma y desempeña el papel de amplificador y de multiplicador de los ataques.
Los polvos de la casa son responsables de más del 50 % de las manifestaciones alérgicas ya que transportan ciertos agentes microscópicos, los acáridos, para los que los colchones representan el lugar de elección privilegiada, así también los pólenes y los pelos de animales suelen ser agentes externos de agravamiento. En tanto que los agentes ingeridos detonantes pueden ser leche, cereales, chocolates, ciertas harinas especialmente la de trigo.

Por supuesto que cada caso debe ser analizado individualmente pero pasaré a resumir las terapias naturales que actualmente se usan con buenos resultados.

La acupuntura como agente desensibilizador ha demostrado su eficacia en los hospitales chinos donde se realizan tratamientos de diez sesiones por temporada, a veces asociada a una terapia respiratoria (Qi gong). La llamada respiración de purificación (inhalar por la nariz y exhalar fuertemente por la boca) con una respiración taoísta y el Tai Chi Chuan son altamente recomendable.

Así también la fitoterapia occidental da grandes aportes a través del uso de plantas medicinales. Por ejemplo: el grosellero negro (Ribes Nigrum) que posee una acción similar a la cortisona o el plántago mayor que tiene una acción antihistamínica son ideales para el tratamiento del asma alérgico.
También es recomendable lograr un drenaje hepático a partir de plantas medicinales para reducir así las manifestaciones alérgicas y para este fin se recomienda el diente de león (Taraxacum Densdelion) la fumaria (Fumaria officinalis), la alcachofa (Cynara Scolymus) y el rábano negro (Raphanus Sativus Niger).

En complementación a la fitoterapia es frecuente utilizar oligoelementos como el Manganeso-cobre) Mn -Cu, el manganeso, el fósforo y el azufre, que completan la acción antihistamínica y antiespasmódica.

 

La enfermedad como camino
(extracto del libro del mismo nombre de Thornwald Dethlefsen)

Los hechos funcionales (como un malestar físico ó psíquico) nunca tienen significación en sí, el significado lo da la interpretación que le atribuimos. Cuando la personas dejan de interpretar los hechos que ocurren en su mundo, su existencia se disipa en la incoherencia y el absurdo. Para interpretar algo hace falta un marco de referencia que se encuentre fuera del plano en que se manifiesta lo que se ha de interpretar.

Para interpretar hace falta: seguir los senderos tortuosos y no siempre lógicos de la mente humana:

    Pensamiento ágil.
    Imaginación.
    Ironía.
    Buen oído para los trasfondos del lenguaje.
    Tolerancia a las paradojas y ambivalencias.
    No pretender alcanzar la iluminación por la eliminación de una de las opciones.

 



 

 

 

CHAKRAS que son y como funsionan

 

La enfermedad es la pérdida de la armonía del alma.

En el cuerpo solo se manifiesta dicha inarmonía. La conciencia es al cuerpo lo que un programa de radio es al receptor.

Cuando el corazón tiene un ritmo determinado la temperatura corporal se mantiene a nivel constante Las glándulas segregan hormonas el organismo se forman ATC.

Este orden tiene como punto de partida la conciencia salud (modelo armonioso).

Si una de las funciones se perturba enfermedad (pérdida de la armonía).

Es la instauración de un nuevo equilibrio pero a un costo energético mayor.

La pérdida del equilibrio se produce en la conciencia y en el cuerpo solo se muestra, por lo que el cuerpo es vehículo de la manifestación o realización de todos los procesos y cambios que se producen en la conciencia.

Cuando en el cuerpo de una persona se manifiesta un síntoma éste llama la atención, interrumpiendo con frecuencia bruscamente la continuidad de la vida diaria. Es una señal que causa interés, atrae energía, y por lo tanto interrumpe la vida diaria. Nos reclama atención lo queramos o no para eliminar la molestia. Esta lucha exige atención, dedicación, el síntoma siempre consigue que estemos pendientes de él.

Cuando sólo queremos la pastilla que nos permita seguir andando, es como cuando en el auto se prende una luz roja que indica una anomalía, que está ocurriendo en un lugar inaccesible para nosotros, y en lugar de parar y ver que pasa y arreglarlo, quisiéramos que el mecánico desconecte la lamparita que nos molesta.

Lo que hace falta es mirar hacia zonas más "profundas" a fin de averiguar que es lo que no "funciona".

La "Señal' sólo está para avisarnos y hacer que nos preguntemos que ocurre, igual que el síntoma

En síntesis la enfermedad es un estado que indica que el individuo en su
conciencia ha dejado de estar en orden o armonía, que hemos perdido el
equilibrio de las fuerzas del alma. Que algo "falta".

 

La enfermedad no tiene mas que un fin, ayudarnos a subsanar nuestras faltas y hacernos sanos, decirnos lo que en realidad nos falta, al exponernos el temor que nosotros debemos asumir concientemente, nos permite conseguir que, por medio de procesos de aprendizaje y asimilación consciente los síntomas en sí resulten superfluos.

Curación: redención, aproximación a la plenitud de la conciencia, o iluminación.

 

La sombra

Todo lo que hay en la creación existe en ti y todo lo que hay en ti también existe en la creación.

Todo lo bueno pero también todo lo malo, somos polares, tenemos todo, pero en general sólo vemos la parte de nosotros que queremos ver la que nos gusta o alimenta nuestro ego, y la otra no la reconocemos, la ponemos afuera, sólo la vemos en los otros. Cuando algo ajeno nos molesta en realidad es porque forma parte de nuestra “sombra” de la parte que no queremos ver de nosotros mismos,

P. Ej yo soy ... activa, dinámica, tolerante, trabajadora, amante de los animales ...

Esto es un proceso de "identificación" que he hecho, esto es un proceso subjetivo del YO.


 

CARACTERISTICA POLAR
IDENTIFICACION
DESCARTE
VALORACION
(lo que es considerado en la cultura)
Actividad
Activo
Pasivo
Productividad
Laboriosidad
Trabajador
Vago
Rendimiento
Tolerancia
Tolerante
Intolerante
Aceptación de diferencias
Espacio
Interior
Exterior
Ubicación
Valoración
Bueno
Malo
Subjetivo o cultural
Iluminación
Luz
Sombra (=exterior)
Claridad
Decisión
Si
No
Positivo


 

Lo que no nos gusta no desaparece, es también parte de nosotros, pero como no lo queremos, no lo deseamos pasa a formar parte de nuestro "negativo" de nuestra "sombra", de nuestro inconciente.

Las personas creen que es posible librarse de parte de la realidad por el simple hecho de no reconocerse en ella.

Aquí el "no ver" es como el "no tener".

La sombra hace que todos los propósitos y los afanes del ser humano le reporten lo contrario de lo que el perseguía. Y cree que todas las causas de sus problemas están afuera de sí, (proyección) cuando uno rechaza en su interior un principio determinado cada vez que lo encuentre en el exterior desencadenará en él una angustia y/o repudio.

El mundo exterior está formado por los mismos principios arquetípicos que el mundo interior. "nosotros solo podemos conectar con aquello con lo que estamos en resonancia" (Ley de resonancia).

Los principios rechazados nos acometen ahora desde el exterior y los combatimos con el mismo encono que antes lo hacíamos en nuestro interior con lo que "nos ocupamos con especial intensidad de la parte de nuestra realidad que rechazamos" el entorno hace las veces de espejo pero nos muestra ambos aspectos de nuestro propio yo.

El que no se reconoce en el "espejo" cree que es un espejismo, una mentira, para entender que es "su " realidad, como en el sueño para entender que es sueño hay que despertarse, (insight).

Esta "sombra" ("en algunas culturas el adversario invisible") nos hace incompletos, hasta que no la incorporemos como propia nos falta todo lo que hay en ella, y esta "falta" nos hace enfermar.

Todos los héroes míticos han tenido que luchar contra monstruos, dragones y demonios y hasta contra el mismo infierno, para ser salvos y salvadores.

La sombra produce la enfermedad y el encararse con la propia sombra cura.

Esta es la clave de la comprensión de "salud- enfermedad", "enfermedad-curación". Un síntoma es siempre una parte de la sombra que se ha introducido en la materia es lo que le "falta" asumir a la persona . Es lo que le hace experimentar aquello que no ha querido experimentar conscientemente. Es lo que reintegra la plenitud al ser humano.

El síntoma completa al hombre es el sucedáneo físico de lo que le falta en el alma. Es el principio ausente que se hace material y visible en el cuerpo.

El síntoma nos ayuda a conocernos porque pone de manifiesto, elementos reprimidos que de otra forma no veríamos, porque estan en la sombra. La persona vive de este modo engañándose, la sinceridad consigo mismo es la más dura prueba que un ser humano puede ponerse.

La enfermedad sincera a la gente, porque en la enfermedad se "es auténtico" la enfermedad “equilibra" porque ahí se deshincha el ego, se abandonan las pretensiones de poder, se destruyen muchas ilusiones, y se cuestiona la forma de vida.
Un síntoma no puede resolver el problema en el plano corporal, sino solo proporcionar el medio para realizar el aprendizaje.

Quien no se engaña no sufre desengaños.


La enfermedad como camino

El enfermo no es víctima inocente de errores de la naturaleza en el medio ambiente o de los males de la civilización.

Desde el punto de vista metafísico los síntomas se revelan como manifestaciones físicas de conflictos psíquicos y su mensaje puede descubrir el problema de cada paciente.

El significado de un hecho se nos revela por la interpretación que le atribuimos. Cuando las personas dejan de interpretar los hechos que ocurren en el mundo y en el curso de su propio destino, su existencia se disipa en la incoherencia y el absurdo.

Así como en la calidad de la tela y los colores no reside el valor de una pintura, sino que estos son transmisores de una idea, de una imagen interior del artista. El lienzo y el color permiten la visualización de lo invisible y son por lo tanto expresión de un contenido metafísico.

El marco científico se limita al plano funcional y por ello impide que se manifieste el significado de la enfermedad. La enfermedad es un desequilibrio es la pérdida de la armonía. Esta pérdida se produce en la conciencia, y en el cuerpo solo se muestra, ya que éste es el vehículo de todos los procesos y cambios que se producen en la conciencia.

Cuando en el cuerpo de una persona se manifiesta un síntoma, este llama la atención interrumpiendo a veces bruscamente la continuidad de la vida diaria, un síntoma nos reclama la atención y dedicación de esta forma logra que estemos pendientes de él, o sea de nosotros mismos, a logrado su objetivo.

La medicina académica evita cuidadosamente la interpretación de los síntomas y con esto pierde el sentido de la señal, ya que ésta es la auténtica función del síntoma. Lo que se debe eliminar en realidad es la causa que provoca la pérdida de las fuerzas del alma.

Desde este punto de vista el síntoma no es un enemigo sino que se transforma en un aliado que puede ayudarle a encontrar lo que le falta y asi curar la enfermedad.

La curación no es posible sin una expansión de la conciencia, que dé lugar a incorporar lo que falta, mi propósito no es combatir la enfermedad, sino servirnos de ella para conseguir ayudar al paciente.

Nuestra conciencia sólo puede apreciar el mundo en forma escindida, bipolar, en pares de opuestos bueno-malo, salud enfermedad, inspiración-expiración, pero la realidad es un todo y nosotros también. Lo polar no es el mundo sino el conocimiento que nuestra conciencia tiene de él.

El ritmo es el esquema básico de la vida , en la física también vemos que todos los fenómenos pueden reducirse a oscilaciones, si se destruye el ritmo se destruye la vida porque la vida es ritmo. Un polo para su existencia depende del otro polo, sin expiración no hay inhalación. Pero nosotros tenemos que dividir toda la unidad en dos polos a fin de poder contemplarlos aisladamente.

Para el observador superficial las polaridades se excluyen, si miramos con mas atención veremos que las polaridades juntas forman la unidad, que para poder existir dependen una de otra:

Supraconsciente,(limitado, subjetivo) que no tiene
acceso al resto de la conciencia
Contiene, cosas que han sido
Subconsciente olvidadas, por el supraconsciente: premoniciones,sueños,intuiciones, visiones de inconsciente
Inconsciente, ilimitado, objetivo (Jung: inconsciente colectivo)

A causa de este imperativo de dividir lo unitario en aspectos que luego hemos de contemplar sucesivamente con una conciencia bipolar la simultaneidad del ser se convierte en sucesión.

La única manera de escapar de la dicotomía, y del sufrimiento que genera es asumiéndolo, superando la polaridad al incorporar los dos polos y alcanzar la plenitud.

 

Hipertensión intracraneal

Este síndrome se define por el aumento de la presión dentro del cráneo, que sobretodo en el adulto se comporta como una cavidad inexpandible. En su interior encontramos tres elementos principales: la masa encefálica (cerebro, cerebelo y tronco del encéfalo), sangre que circula por el interior de las arterias, las venas y senos venosos, y líquido cefalorraquídeo. Este líquido se produce en los plexos coroideos, situados principalmente en los ventrículos laterales, que están en el centro del cerebro, circula por su interior hasta llegar al espacio subaracnoideo, bañando la parte externa de todas las estructuras del sistema nervioso central, incluida la médula y es reabsorbido en las meninges. El aumento de cualquiera de estos tres componentes dará lugar a un síndrome de hipertensión endocraneal (HIC) y tenderá a desplazar al resto de componentes, produciendo una severa alteración en la función cerebral.
Se considera que la presión intracraneal en el adulto oscila entre los 10 y los 20 cm de H2O, el aumento por encima de estas cifras se considera hipertensión y el descenso por debajo hipotensión, siendo la causa más frecuente de este último síndrome la pérdida de líquido cefalorraquídeo por una fístula o similar, o tras una punción lumbar.

Atendiendo a lo dicho anteriormente y calcificándolo por los tres compartimentos definidos en el siguiente esquema se exponen las causas más frecuentes.

  • Cerebro: Traumatismos, tumores, infarto cerebral, infecciones (cerebritis, meningitis, abcesos…), enfermedades que afectan a todo el encéfalo como por ejemplo la hipoxia o la hiponatremia (disminución de sodio en plasma), etc.
  • Sangre: trombosis de algún seno venoso, síndrome de la vena cava superior (que dificulta el retorno de la sangre hacia el corazón, malformaciones arterio-venosas, aneurismas arteriales, hipercarbia (aumento de la cantidad de CO2 en sangre), hipoxia (disminución de la cantidad de oxigeno en sangre), etc.
  • Líquido cefalorraquídeo: hidrocefalia (arreabsortiva: cuando se acumula líquido por déficit de reabsorción, obstructiva: cuando existe un problema en el circuito normal de drenaje), hipertensión intracraneal benigna o pseudotumor cerebri (de causa desconocida), quistes aracnoideos de gran tamaño, neoplasias de los plexos coroideos.

Las manifestaciones globales de la hipertensión intracraneal se pueden dividir en cuatro apartados que serán descritos a continuación: cefalea, vómitos, alteraciones oculares (tanto de la movilidad ocular como del fondo de ojo) y alteración de las constantes vitales.

  • Cefalea: típicamente se ha definido como un dolor holocraneal (que ocupa toda la cabeza), opresivo, que aumenta con el ejercicio o la tos o la maniobra de Valsalva (apretar con fuerza los músculos abdominales), es decir con los esfuerzos. Puede tener un componente postural empeorando con el decúbito (tumbarse) dado que en esta situación es más difícil el retorno venoso.
  • Vómitos: suelen tener un predominio matutino, y se han denominado en escopetazo porque no suelen precederse de nauseas.
  • Alteraciones Oculares: En este apartado hay que definir dos tipos de alteraciones, por un lado la del fondo de ojo que se caracteriza por la aparición de un edema de papila o hinchazón de la cabeza del nervio óptico y por otro la alteración de la movilidad conjugada de los ojos, que generará visión doble o diplopia. La causa más frecuente es por afectación del VI par craneal (que desplaza los ojos hacia fuera).
  • Alteración de las constantes vitales: sobre todo podremos observar una disminución de la frecuencia cardiaca (bradicardia) y un aumento de la presión arterial (hipertensión arterial).
Asociado a estos síntomas y signos podremos encontrar los de la causa que produce la HIC o signos de herniación cerebral. La herniación cerebral es de extraordinaria importancia porque suele ser una causa importante de riesgo vital en el síndrome de HIC.

Se produce cuando se ejerce un eje de presión sobre una de las partes del cerebro o cerebelo y este se desplaza hacia uno de los "agujeros" por los que pasan las estructuras. Por ejemplo el cerebro puede herniarse por debajo de la hoz, que es una estructura que separa los dos hemisferios cerebrales, denominándose "herniación subfacial", del mismo modo puede desplazarse a través del tentorio que es una estructura meníngea que separa el cerebelo del cerebro, denominándose "transtentorial". Al igual que el cerebro el cerebelo también puede sufrir la herniación de las amígdalas cerebelosas a través del agujero magno y en este caso se la conoce como "herniación amigdalina".

Al explicar las causas que producen este síndrome se entiende que el diagnóstico se basará en una correcta historia clínica, exploración y en el uso de las técnicas de neuroimagen que en nuestros días nos pueden dar una información bastante fiable de lo que esta ocurriendo en el interior del cráneo.
Las técnicas de neuroimagen más útiles para la mayoría de casos son el TC (Tomografía computerizada) y la resonancia magnética. El TC esta basado en la radiación y es más rápido y disponible que la resonancia por esto se convierte en la técnica de elección sobretodo en los casos de urgencias. En función del resultado de este puede realizarse una resonancia para obtener información adicional y complementaria a la previa. Esta técnica no usa radiación, se basa en el principio de físico de la imantación del átomo de hidrógeno. Es menos accesible y más lenta que el TC.
En la mayoría de casos se debe establecer una mediación directa de la presión intracraneal, esto puede hacerse de la forma menos traumática de la que disponemos que es la punción lumbar. Si ésta se realiza en decúbito la presión que obtenemos es la medición de la presión en el interior del sistema. Pero en muchas ocasiones estará contraindicada porque puede desequilibrar el sistema y favorecer la progresión o aparición de herniaciones. Cuando existe un proceso expansivo que ejerce una cuña de presión sobre una estructura cerebral entonces se contraindica de forma total y absoluta la realización de una punción lumbar. En estos casos puede optarse por colocar un sensor directamente en la cabeza, se realiza un trépano o agujero en el cráneo y se coloca un sensor en la zona de las meninges, en el interior del cerebro o en el interior de los ventrículos.

Existen varias líneas de actuación ante esta difícil situación. Éstas se dividirán en una serie de medidas generales y en unos tratamientos específicos.
Medidas generales:

  • Control de la respiración: el objetivo es evitar tanto la falta de oxigeno (hipoxia) como el exceso de CO2 (hipercapnia), ya que ambas situaciones provocan sufrimiento y tienden a provocar vasodilatación cerebral. En la mayoría de estos pacientes se utiliza la ventilación mecánica, es decir, mediante un tubo oro-traqueal se hace respirar al paciente, usando un aparato llamado respirador.
  • Control de la hemodinámica: se pretende conseguir unas tensiones arteriales que ayuden a la buena perfusión cerebral, para ello se evitará la hipertensión y la hipotensión extremas así como la alteración de la volemia o cantidad de líquido intravascular en nuestro organismo.
  • Posición de la cabeza: debe ser inclinada hacia arriba para favorecer el drenaje venoso.
  • Vigilancia de los factores que pueden agravar la HIC y que son básicamente: la sedación para que el paciente se adapte bien al respirador, la analgesia para evitar el dolor, el control estricto de la temperatura (ya que a más temperatura más HIC) y por último las crisis epilépticas, ya que éstas tanto si están asociadas a convulsiones o no pueden aumentar la presión.

Tratamiento específico:

  • Fármacos que ayuden a bajar la presión haciendo salir líquido del espacio extravascular (cerebro) hacia el intravascular para que pueda ser eliminado. Por ejemplo el manitol.
  • Hiperventilación: como se decía anteriormente se trataría de conseguir unas presiones altas de oxígeno en sangre y bajas de carbógeno o CO2.
  • Antiinflamatorios: los más potentes son los corticoesteroides, estando indicados cuando existe edema vasogénico (líquido localizado entre las células, a diferencia del citotóxicos que es cuando este acúmulo de líquido se produce dentro de la célula) como el que rodea a los tumores o los procesos infecciosos como los abcesos.
  • La inducción del coma anestésico también se ha postulado como una de las medidas especificas para el tratamiento de la HIC.
  • Derivación del liquido cefalorraquídeo: su indicación se restringe a aquellos casos en los que existe una hidrocefalia o acúmulo de líquido en el interior del cerebro.

Tratamiento quirúrgico: este tratamiento puede ser específico cuando se elimina la causa que produce el aumento de presión, como por ejemplo y como se decía anteriormente, quitando un absceso, un tumor o un hematoma. Pero también existen técnicas quirúrgicas  mas inespecíficas para descomprimir el cerebro, como lo es la terapia craneosacral o la osteopatia craneal.


Link a la enfermedade del alzheimer

Link a enfermedades cerebrales

Link a diccionario de fobias

 

Distrofia neuro muscular

Esta técnica fue desarrollada por W. Neidner D.O., un estudiante de W. G. Sutherland D.O., cuando estaba buscando técnicas para ayudar a dos niños que tenían distrofia neuro muscular.
Empezó preocupándose por la totalidad del sistema fascial del cuerpo.
Descubrió que en la persona con buena salud, cuando se mira al cuerpo humano desde arriba (encima de la cabeza), hay una rotación en el sentido de las agujas de un reloj, como un sacacorchos.

Examinando a estos dos niños, descubrió que presentaban una fuerza en sentido inverso de las agujas de un reloj.

Desarrolló la técnica siguiente para normalizar esto:
A) Paciente acostado decúbito dorsal:

1) De pie, frente a la cabeza del paciente, una mano en cada hombro, los dedos puestos en la clavícula y las costillas superiores.
Testear la facilidad de movimiento diagonal anterior e inferior del hombro derecho, y luego del hombro izquierdo.
En el esquema inverso de las agujas de un reloj, el hombro derecho se moverá con más libertad.
Aplicar un relajamiento directo fascial, es decir intentar llevar al hombro izquierdo anterior e inferior mientras se detiene el hombro derecho posteriormente.
Mantener hasta que el relajamiento llegue y que el hombro izquierdo se mueva con libertad.
Durante el relajamiento, la rotación del movimiento ántero inferior del hombro izquierdo desaparece.

2) De pie en .el lado izquierdo de la camilla para todas las etapas que siguen:
Tomar el brazo izquierdo, desviarlo hacia el hombro a 74 grados aproximadamente.
Deslizar su brazo derecho posterior (al brazo izquierdo del paciente) y poner la mano derecha sobre el antebrazo del paciente).
Empezar la rotación interna de la cintura escapular elevando el brazo levemente hacia el techo, mientras baja el antebrazo hacia el suelo.
Esperar el relajamiento y la facilidad del movimiento.

3) Poner cada mano en cada lado de la mitad más baja del tórax:
Abrir los dedos (para tener una zona más ancha).
Evaluar la facilidad de rotación (sentido inverso de las agujas de un reloj) cuando la mano derecha lleve el tórax derecho ántero inferior, más fácilmente que en el sentido izquierdo hacia la derecha donde el osteópata mueve el hemi -tórax izquierdo ántero inferior.

4) Tubérculos pubianos:
En un esquema en sentido inverso (desde la derecha hacia la izquierda), la izquierda será superior a la derecha.
Aplicar una acción de relajamiento fascial directo para mover el lado izquierdo hacia abajo.

5) Poner las manos en los ilíacos bilateralmente con los pulgares encima de los E.I.A.S.
Testear el movimiento mediano ántero inferior de cada lado.
En el sentido derecho hacia la izquierda, el lado derecho se moverá con más libertad.
Ejercer una acción de relajamiento fascial directa, llevar el lado izquierdo a un movimiento mediando ántero-inferior.

6) Extremidad izquierda la más baja:
Doblar la cadera más o menos a 45 grados y la rodilla a 80 grados.
Determinar la aducción, hacer pivotear hacia el interior y mantener el muslo hasta relajamiento fascial de la cintura pelviana en dirección izquierda hacia la derecha.
B) Paciente boca abajo, cara girada hacia la derecha:

1) Operador de pie frente a la "cabeza" de la camilla, manos en los hombros del paciente. Los dedos puestos en los omóplatos.
Si predomina un movimiento inverso a las agujas de un reloj, la mano derecha del operador llevará el hombro izquierdo posteroinferiormente y hacia el medio, más fácilmente que la mano izquierda pueda llevar el hombro derecho en el mismo sentido.
El operador aplicará entonces un relajamiento fascial directo con la mano izquierda, es decir desde el hombro derecho del paciente hacia el movimiento libre, suave, regular.

2) Operador de pie al costado izquierdo de la camilla, es decir lado derecho del paciente para todas las técnicas que siguen:
Llevar el hombro derecho del paciente a 80 grados de abeducción y de rotación externa, mano levantada hacia el techo, codo y brazo posterior y hacia el medio.

3) Girar para estar en frente de los pies del paciente:
Tomar el tórax en su parte inferior con las manos, dedos abiertos en las costillas, pulgares cerca de la C.V.
En un movimiento en sentido inverso de las agujas de un reloj (izquierda hacia derecha), la mano derecha mueve el lado izquierdo del paciente, posteriormente, hacia el medio e inferiormente mas fácilmente que desde el otro lado.
Aplicar la técnica de relajamiento directo de la fascia para movilizar el hemitórax derecho.
Mantener hasta la sedación de la resistencia y regulación del movimiento.

4) Las dos manos en las crestas ilíacas, pulgares cerca de los E.I.P.S.:
Si un movimiento desde la derecha hacia la izquierda predomina (sentido de las agujas), la mano derecha del operador llevará el ilíaco izquierdo del paciente más fácilmente hacia una dirección posterior, mediana inferior.
Técnica: relajamiento fascial directo, mano izquierda en el ilíaco derecho en la misma dirección.
Mantener hasta la sedación de rotación y regulación del movimiento.

5) Poner la mano derecha en el sacro, talón de la mano en la base, extremidad de los dedos en el coxis:
Reforzar con la mano izquierda.
Para empezar el movimiento (sentido de las agujas de un reloj):
Provocar un relajamiento fascial directo en el sacro, inferior-mente en el lado derecho del paciente, (es decir con el pulgar del operador), e inferiormente en el lado izquierdo , (es decir con el meñique del operador).
Mantener la presión hasta sentir el relajamiento.

6) Operador de pie, frente a la cabeza, a nivel del tobillo derecho.
Mano derecha abajo de la rodilla. Mano izquierda en el tobillo, llevar la cadera hasta 45 grados de flexión con rotación externa y abducción.
En el sentido de las agujas de un reloj, levantar la rodilla hacia el techo, con un movimiento postero - inferior, mientras se baja el pie hacia el suelo.
Mantener este relajamiento fascial directo hasta la regulación.
Este tratamiento es profundamente relajador. Hay que considerarlo como la conclusión de un programa de tratamiento despues de la resolucion de esquemas strains mas locales.

 

La Enfermedad como Camino Espiritual
El enfermo es su propio verdugo. A la luz metafísica de la enfermedad los síntomas se revelan como manifestaciones físicas de conflictos psíquicos.
Por definición la palabra enfermedad no debería tener plural "enfermedades" ya que es el complemento de la palabra "salud". Decir enfermedades equivale a decir saludes. No tiene sentido. Donde no hay salud hay enfermedad y vice versa. Lo que distingue a un cuerpo viviente de uno muerto, son las substancias inmateriales que el primero tiene: conciencia (alma) y vida (espíritu). La conciencia emite la información que se manifiesta en el cuerpo físico. Mantiene un ritmo cardiaco, una temperatura, mantiene a las glándulas funcionando y un sin número de funciones más. Cuando se rompe la armonía de alguna función aparece la enfermedad. La perdida de armonía ocurre en la conciencia (plano de información) y en el cuerpo solo se muestra. La tesis es que el cuerpo es la manifestación de todos los desequilibrios que ocurren en la conciencia.
Cuando se rompe el equilibrio falla la conciencia y los síntomas se ven en el cuerpo. La enfermedad afecta al ser humano y no se puede curar solo atendiendo los síntomas físicos. Hay que tomar en cuenta la parte de la conciencia -de la información, para lograr una curación de verdad. Enfermedad plano de conciencia y síntoma plano del cuerpo.
Un síntoma es una llamada de atención. Desde que aparece nos avocamos a eliminar la molestia del síntoma. Aquí se propone hacer del síntoma un aliado para descubrir lo que hace falta para restablecer el orden en la conciencia. Aquí se trata de recuperar el lenguaje para entender los síntomas y así poder recuperar la salud.
Polaridad y Unidad
El juego de la polaridad:
Interno - externo, mujer - hombre, bien - mal, verdad - mentira, enfermedad - salud.
Constantemente diferenciamos y decidimos entre opciones. Nuestro entendimiento desmenuza la realidad en pedazos cada vez más pequeños (análisis) y diferencia entre los mismos (discernir). Nos es casi imposible entender la unidad que abarca a los polos contrarios.
Todo y nada se funden en "UNO". Sin principio y sin fin. La unidad es la antitesís de la polaridad. El ritmo de los opuestos hace posible la vida. Inhalar, respirar, luz - obscuridad. La electricidad existe entre dos polos opuestos. Tenemos que dividir la unidad en polos opuestos al no poderlos concebir simultáneamente a ambos. La polaridad son dos aspectos de la misma realidad.
La polaridad es como una puerta que de un lado dice "entrada" y del otro lado dice "salida", pero siempre es la misma puerta. De la sucesión de aspectos se hace necesario el factor tiempo para poder separarlos en dos sucesos diferentes.
El cerebro esta dividido en dos mitades: derecho e izquierdo. El hemisferio izquierdo es responsable de: lo lógico, lectura, escritura, cálculo, la numeración y la noción del tiempo, análisis.
El hemisferio derecho es responsable de: la visión de un conjunto de ideas, sonidos y asociaciones, fantasías, sueños, imaginación, desconoce la visión del tiempo, olfato, intuición, simbolismo, instintos.
El camino de la curación lleva de la polaridad a la unidad. El objetivo de la vida es la curación -la unidad. Es lograr que el cuerpo calloso del cerebro que divide a los dos hemisferios sea cada día más permeable para que haga de los dos hemisferios "uno". Una simultanea disponibilidad de las facultades de ambas mitades del cerebro equivale a la iluminación. Es cuando el supraconciente subjetivo se funde con el inconsciente objetivo y se alcanza la plenitud.
La polaridad de nuestro mundo nos hace constantemente decidir entre dos posibilidades opuestas. Y como los juicios de valor son subjetivos y no hay verdad absoluta para definir lo correcto de lo incorrecto, ya que depende desde donde se emite el juicio y siempre hay alguien que piensa diferente. No hay consenso ni verdad absoluta. Lo peor es cuando se acepta un polo para atacar desde ahí al otro para polarizar, distanciar y hacer verdadero combate para aniquilar a lo opuesto negando que es parte de lo mismo.
El descubrir la razón de las cosas es tomar conciencia. El principio "complementario" mantiene el equilibrio entre los dos polos. Ley del péndulo. Con el tiempo cambian las formas pero el fondo sigue igual. La energía se transforma pero nunca es ni más ni menos.
La Sombra:
Al definir la identidad de soy ______ (adjetivos) entramos en el juego de la polaridad. Aceptamos una parte y excluimos la otra - lo opuesto. Ejemplo: "Soy activo y trabajador excluye automáticamente "soy pasivo y vago".
Junto con los adjetivos viene un juicio de valor que nos dice: " Hay que ser activo y trabajador para ser "bueno". Ser pasivo y vago es ser "malo".
Todo lo que no queremos ser, lo que no queremos admitir en nuestra identidad forma parte de nuestra "sombra". Lo negativo, lo inaceptable por nuestros cánones de valores. El repudio, el esconder la otra mitad de las "posibilidades" no las hace desaparecer. Sólo las destierra de la identificación o de la conciencia.
La definición de la "sombra" en este contexto es: Todas las facetas de la realidad que el individuo no reconoce o no quiere reconocer en sí y que, por consiguiente descarta. La sombra es la suma de todo lo que rechaza, lo que no quiere y reaparece desde el inconsciente al consciente con las "proyecciones" que desencadena dentro una reacción de angustia y repudio.
La ley de Resonancia dice que nosotros podemos conectar con aquello con lo que estamos en resonancia. Este principio hace posible la conexión entre el mundo interior y el exterior.
Proyección significa que con la mitad de todos los principios fabricamos un exterior puesto que no lo queremos en nuestro interior. La sombra es el mundo exterior.
Esto nos lleva a otra ley de la atracción de los opuestos. Lo que más ocupa al ser humano es aquello que más rechaza. El repudio a cualquier principio es la forma más segura de que el sujeto llegue a vivir ese principio. Rechazo y lucha significan entrega y obsesión. Los campos interesantes e importantes para un ser humano son aquellos que combate y repudia porque hecha de menos en su consciencia y lo hacen incompleto. A un ser humano sólo pueden molestarlo los principios del exterior que no ha asumido.
El entorno es un espejo donde nos vemos a nosotros mismos y a nuestra sombra que no podemos ver en nosotros. Lo que nos falta es la sombra. Nos falta el valor para preguntar sobre la naturaleza del "mal".
La sombra produce la enfermedad y el encararse con la sombra la cura. Nuestro cuerpo es espejo de nuestra alma, él nos muestra aquello que el alma no puede reconocer más que por su reflejo (así mismo). La negación no nos deja reconocernos en el espejo que vemos. La enfermedad es el camino para la complementariedad y obtener lo que nos hace falta. El síntoma de la enfermedad indica lo que le hace falta al Alma. La enfermedad nos hace más sinceros, nos hace cuestionarnos. La sinceridad para con uno mismo es una de las más duras exigencias que el hombre puede hacerse. El conocimiento de sí mismo es la tarea más importante y más difícil para el que busca la verdad. La enfermedad deshincha al "ego", se abandonan las pretensiones de poder y se cuestionan las formas de vida.
En resumen, el ser humano es el microcosmos y replica del universo y contiene latente todos los principios del ser. La trayectoria del individuo a través de la polaridad exige realizar con actos estos principios que existen en él. Cada vez tiene que tomar una decisión que divide la polaridad en parte aceptada y parte rechazada. La parte aceptada se traduce en la conducta y es asumida conscientemente. La parte rechazada pasa a la "sombra" y reclama nuestra atención vía la enfermedad y se manifiesta como síntoma. El síntoma nos obliga a asumir conscientemente el principio rechazado y con ello devolver el equilibrio al ser humano. El síntoma al hacer aflorar elementos reprimidos hace sinceros a los seres humanos.
Bien y Mal
En el Edén hay dos árboles: el de la vida y el de la ciencia del Bien y del Mal. Ahí vive Adán como un andrógeno, fuera del juego de la polaridad -no existe la mujer todavía. De un costado (la sombra) Dios hace a la mujer. La serpiente (símbolo de sabiduría) dice a la mujer (parte receptiva del ser humano) que si come el fruto del árbol de la ciencia adquirirá la facultad de distinguir entre el Bien y el Mal (polaridad), es decir, que tendrá "discernimiento". Al comer el fruto y tener discernimiento tienen que abandonar el paraíso - jardín de la Unidad y precipitarse hacia el mundo de las formas materiales y de la polaridad. El pecado original consiste en su separación de la Unidad. En sus raíces griegas pecado significa no acertar en el punto - la Unidad. El pecado es la polaridad en sí. La culpa original del ser humano es el tener que vivir en un mundo de polaridad. El aceptar la culpa libera del temor a la culpabilidad. El miedo es encogimiento y represión, actitud que impide la expansión. La duda que divide las polaridades en elementos opuestos es el Mal, pero es necesario pasar por ella para llegar a la convicción.
Para ejercitar nuestro discernimiento necesitamos siempre dos polos. Debemos utilizar la tensión entre estos polos como impulso y energía en nuestra búsqueda de la Unidad. Veamos la polaridad en todo sin miedo. Cuestionemos una y otra vez nuestros sistemas de valoración (creencias). El secreto del Mal reside en que en realidad no existe. Para reconocer a la luz se requiere de la presencia de la obscuridad. La luz convierte a la obscuridad en luz. La obscuridad es la sombra que esta ahí, pero hay que descubrirla porque no se puede ver. La facultad de la contemplación es el supremo objetivo del hombre. Sin hacer juicios de valor que rechacen o aprueben algo. El recorrido debe ser sin temor y conscientemente. La polaridad del Bien y el Mal no se unifican por sí solos, para dominarlos hay que asumirlos activamente y conscientemente. Una vez imbuido ambos polos, podemos encontrar el punto intermedio y desde ahí empezar la labor de unificación de los opuestos. Solo la consciencia que nos permite observarnos en todos nuestro actos puede impedir que nos extraviemos en la acción.
Lo importante no es el qué hace una persona, sino el cómo lo hace. ¿Actúa conscientemente? ¿Involucra su Ego?
Las respuestas a estas preguntas indican si una persona se ata y se siente victima o libera con sus actos y se siente victorioso.
La Ley más intima de todo ser es la obligación de encontrar su centro - unificarse con todo lo que es. El instrumento de unificación de opuestos se llama "Amor". El principio del amor es abrirse y recibir algo que estaba afuera. El amor busca unir no separar. El amor transforma.
El Ser Humano es un Enfermo
El ser humano es un enfermo porque le falta la Unidad. La enfermedad es algo más que un defecto funcional de la naturaleza. Es parte de un sistema de regulación muy amplio que esta al servicio de la evolución. La salud necesita a la enfermedad como contrapartida o polo opuesto. La enfermedad es la replica del pecado original a escala microcósmica. Al participar en la polaridad también se participa la culpa, en la enfermedad, y en la muerte. Los juicios de valor son los que dan el rango de terribles enemigos.
Un adulto promedio de 25 años de vida padece una enfermedad muy grave, 20 graves y unas 200 menos graves. La tesis de que la enfermedad es evitable y de que el ser humano es intrínsecamente "sano" es una ilusión. La destrucción de las ilusiones nunca es fácil o agradable, pero siempre proporciona nuevos espacios en que moverse con libertad.
Vale la pena hacer de la enfermedad un amigo que nos ayude a descubrir los engaños del ego y nos haga volver la mirada hacia nuestra sombra. Basta un dolor de muelas, una ciática, una diarrea para convertir a un arrogante vencedor en un infeliz gusano. Desafortunadamente la franqueza con la que nos enfrenta la enfermedad nos hace catalogarla como de enemigo.
La Búsqueda de las Causas
Tendemos a buscar las más diversas causas para las más diversas manifestaciones con el objeto de entender o poder modificar el proceso causal. Aristóteles dividía el concepto de la causa en cuatro categorías.
Causa efficiens o causa del impulso (energía); causa materialis la que reside en la materia; causa formalis, de la forma (planeación); y causa finalis, la que deriva de la fijación del objeto (el propósito).
También entra el factor tiempo. La causa esta en el pasado (impulso) o la causa esta en el futuro (propósito). La evolución es causa del pasado, pero que hay del futuro donde esta su propósito. La causalidad requiere de un antes y un después con respecto a un efecto. El tiempo es un fenómeno de nuestra consciencia para existir en un mundo polar (dividido) y concebimos al tiempo siempre lineal y en una dirección. En el plano cósmico, la curvatura esférica del espacio hace que todo línea recta si la prolongamos hasta el infinito acabará por cerrarse en un círculo (Riemann).
La causa primitiva, origen de todas las causas no puede ser hallada.
El otro polo de la causalidad lineal es lo análogo basada en siempre - cuando- entonces, (hemisferio derecho del cerebro).
La analogía complementa la visión causal, y nos sirve para la manifestación de las relaciones esenciales. Nos sirve para concebir la figura total, la unidad y captar el sentido. El sentido esta fuera del fin y de la lógica.

Fuente: http://www.geocities.com/rauldelcueto

El Método de la Interrogación Profunda
El objetivo es aprender a manejar analogías y símbolos para usarlos en la interrogación profunda. Es la herramienta que, con un poco de práctica, permitirá al interesado interrogar con profundidad los síntomas de modo coherente.
La Causalidad en la Medicina:
La ciencia en la medicina se va a buscar las causas. Así unos indagan en los agentes patógenos, la contaminación ambiental, condiciones del lugar de trabajo, traumas de la infancia, etc. Nada ni nadie se salva de ser utilizado como causa de la enfermedad. Esto es un callejón sin salida. Por ejemplo: la causa de la infección se haya en la presencia de determinados gérmenes; y por qué estos gérmenes son la causa de la infección? La causa puede hallarse en la disminución de defensas del organismo. ¿y por qué bajan las defensas del organismo?; y así indefinidamente, hasta llegar a la causa de la causa o la causa original. Para detener la causalidad se dice: factor hereditario, debilidad congénita, etc.
Más acertado sería trabajar con el concepto causal bipolar. Es decir, una enfermedad estaría determinada desde dos direcciones: desde el pasado y también desde el futuro. De esta forma se incluye el factor causal del propósito. Este libro trata sobre las causas finales de la enfermedad y pretende completar la óptica unilateral aportando el polo que le falta - el para qué.
Si dividimos la enfermedad en sus múltiples formas de expresión sintomática, se puede interrogar con profundidad cada síntoma para averiguar cuál es su propósito y que información posee, y saber qué paso es el que procede dar en cada momento.
Para poder entender el significado de un síntoma hay que conectarse con la sombra. Entrar en la analogía que esta fuera del concepto lineal del tiempo causa - efecto.
Primera regla: en la interpretación de los síntomas, renunciar a las aparentes relaciones causales en el plano funcional. Estas siempre se encuentran y su existencia no se discute. Sin embargo, no son aptas para la interpretación de un síntoma. Nosotros interpretamos el síntoma únicamente un su manifestación cualitativa y subjetiva. Lo importante es reconocer cada síntoma y saber en detalle cómo es. Escucharlo muy detenidamente. El momento exacto en el que aparece un síntoma puede aportar información transcendental sobre la índole de los problemas que se manifiestan en el síntoma. Todos los sucesos que discurren sincrónicamente a la aparición del síntoma forman un cuadro y deben ser considerados en su conjunto.
Por ello, no sólo hay que contemplar hechos externos, sino también y ante todo examinar los procesos "internos".
¿Qué pensamientos, temas, fantasías ocupaban al individuo cuando se presentó el síntoma? ¿Cuál era su ánimo? ¿Se había producido noticias o cambios en su vida?
Con frecuencia, precisamente los hechos calificados de triviales e insignificantes resultan importantes. Puesto que con el síntoma se manifiesta una zona reprimida, todos los hechos relacionados con él, también son reprimidos, desechados y minusvalorados. En general, no se trata de las grandes cosas de la vida de las que se ocupa el individuo conscientemente. Las cosas cotidianas, pequeñas e insignificantes suelen revelar las zonas conflictivas reprimidas. Síntomas como el resfriado, mareo, diarrea, ardor de estómago, dolor de cabeza, heridas y similares, son muy sensibles al factor tiempo. Merece la pena tratar de recordar lo que uno hacía, pensaba o imaginaba en aquel momento. Cuando uno se hace la pregunta, bueno será que considere la primer idea, imagen que le venga a la cabeza y no se precipite en desecharla por incongruente. Ello requiere práctica y mucha sinceridad consigo mismo.
Segunda Regla: Analizar el momento de la aparición del síntoma. Indagar en la situación personal, pensamiento, memoria, recuerdos que sitúan el síntoma en el tiempo.
Analogía y simbolismo del síntoma
La palabra es un medio para descubrir temas profundos e invisibles. La palabra pasee su propia sabiduría que sólo comunica a quién sabe escuchar. Hay que recuperar la facultad de percibir la palabra en todos los planos al mismo tiempo.
El pensamiento analógico exige la facultad de abstracción. Las toxinas acumuladas en el cuerpo son indicio de conflictos en la mente. Esta analogía no significa que los conflictos produzcan toxinas ni tampoco que las toxinas producen conflictos. Unas y otros son manifestaciones análogas en planos diferentes.
Todos los elementos contenidos en la mente tienen su contrapartida en el cuerpo y viceversa. En este sentido todo síntoma. A fin de cuentas, son el repudio y la resistencia los que convierten un síntoma cualquiera en síntoma de enfermedad. La resistencia nos revela también que un determinado síntoma es expresión de una zona de la sombra.
La vieja pregunta acerca del límite entre sano y enfermo, normal y anormal, sólo puede contestarse desde la valoración subjetiva y por lo que no hay una contestación absoluta.
Son facultades del hemisferio derecho del cerebro las más aptas para descubrir el significado de los cuadros de la enfermedad.
Tercera Regla: Hacer abstracción del síntoma (dolor, miedo, angustia) convirtiéndolo en principio (creencia) y trasladarlo al plano psíquico. Escuchar con atención las expresiones del lenguage que pueden servirnos de clave, ya que nuestro lenguaje es psicosomático.
Las Consecuencias Obligadas:
Casi todos los síntomas nos obligan a cambios de conducta. Los síntomas por un lado nos impiden hacer las cosas que nos gustaría hacer y por el otro lado , nos obligan a hacer lo que no queremos hacer. Una gripa, por ejemplo, nos impide aceptar una invitación y nos obliga a quedarnos en cama.
Si atribuimos a la enfermedad propósito y sentido, precisamente los cambios impuestos en la conducta nos permiten sacar buenas conclusiones acerca del propósito del síntoma.
Consideremos importante dejarse trastornar por el síntoma. Un síntoma no hace sino corregir desequilibrios: el hiperactivo es obligado a descansar, el superdinámico es inmovilizado, el comunicativo es silenciado. El síntoma activa el polo rechazado. La enfermedad siempre es una crisis y toda crisis exige una evolución. Hay que darle sentido a la crisis.
Cuarta Regla: Las dos preguntas obligadas: ¿Qué me impide este síntoma? Y ¿Qué me impone este síntoma? La respuesta suele revelar rápidamente el tema central de la enfermedad.
Equivalencia de Síntomas Contradictorios
Un tema o un problema puede manifestarse a través de diversos órganos y sistemas. No hay ley que obligue a un tema a elegir un síntoma determinado. En ocasiones aparece por los contrarios o opuestos. También se puede prevenir un síntoma por medios funcionales. Entonces el problema elegirá otra forma de manifestación que se llama el desplazamiento del síntoma.
Etapas de Escalada
El hombre sólo puede aprender, madurar, sentir y experimentar con la consciencia. Por ello el síntoma corporal es un proceso necesario pero nunca la solución. Hablando gráficamente, el cuerpo es un lugar en el que el proceso que viene de arriba (mente) llega a su punto más bajo y da la vuelta para volver a subir. Analógicamente, cada síntoma es un llamamiento a ver y comprender el problema de fondo. Si esto no se consigue porque uno no ve lo que hay más allá de la proyección y considera el síntoma como un trastorno fortuito de carácter funcional, las llamadas a la comprensión no sólo continuarán sino que se harán más perentorias. Esta progresión que va desde la suave sugerencia hasta la más severa presión las llamamos fases de escalada.
A cada fase, aumenta la intensidad con la que el destino incita al ser humano a cuestionarse su habitual visión y asumir conscientemente algo que hasta ahora mantenía reprimido. Cuanto mayor es la propia resistencia, mayor será la presión del síntoma.
Escalada:
Presión psíquica (pensamientos, deseos, fantasías)
Trastornos funcionales
Trastornos físicos agudos (inflamaciones, heridas, pequeños accidentes)
Afecciones crónicas
Procesos incurables, alteraciones orgánicas
Muerte (por enfermedad o accidente)
Defectos o trastornos congénitos (karma)
Antes de que un problema se manifieste en el cuerpo como síntoma, se anuncia en la mente como tema, idea, deseo, o fantasía. Cuanto más abierto y receptivo sea un individuo a los impulsos del inconsciente y cuanto más dispuesto esté a dar expansión a estos impulsos tanto más dinámica y heterodoxa (que rompe con las reglas de la sociedad) será la trayectoria vital del individuo.
Ahora bien, el que se atiene a unas ideas y normas bien definidas no puede permitirse ceder a impulsos del inconsciente que ponen en entredicho el pasado y sugieren nuevas prioridades. Por lo tanto, este individuo enterrará la fuente de donde brotan los impulsos y vivirá convencido de que "eso no va con él".
Este empeño de insensibilizarse en lo psíquico provoca la primera fase de la escalada. Uno empieza a tener un síntoma pequeño, inofensivo pero persistente. El impulso no fue admitido voluntariamente, pero volverá a nosotros como síntoma y aparentemente desde "afuera".
Después de los trastornos funcionales tras la resistencia inicial, vienen los síntomas de inflamación aguda que vienen con el sufijo de "itis": colitis, gastritis, etc.
Toda enfermedad inflamatoria es una clara incitación a comprender algo y pretende hacer visible un conflicto ignorado. Si no lo consigue la infección aguda adquiere el carácter de crónico (osis). El que no escucha la incitación a cambiar, se carga con un acompañante inoportuno decidido a no abandonarle en mucho tiempo. Los procesos crónicos suelen acarrear alteraciones irreversibles calificadas como incurables y finalmente llega la muerte.
La ceguera para consigo mismo
Cada persona tiene que preocuparse de sus propios problemas. Las interpretaciones correctas empiezan a generar una especie de malestar, una sensación de miedo, y por consiguiente de rechazo.
Resumen de la Teoría
La consciencia humana es polar. Por un lado nos da discernimiento y por el otro nos hace incompletos e imperfectos.
El ser humano está enfermo. La enfermedad es expresión de su imperfección y en la polaridad es inevitable.
La enfermedad del ser humano se manifiesta por síntomas. Los síntomas son parte de la sombra de la consciencia que se precipita en la materia.
El ser humano es un microcosmos que lleva latentes en su consciencia todos los principios del macrocosmos. Dado que el hombre, a causa de su facultad de decisión, sólo se identifica con la mitad de los principios, la otra mitad pasa a la sombra que pasa a formar el subconsciente del hombre.
Un principio no vivido conscientemente se asimila corporalmente a través del síntoma. En el síntoma el ser humano tiene que vivir y realizar aquello que en la realidad no quería vivir. Así los síntomas compensan todas las unilateralidades.
El síntoma hace sincero al ser humano
En el síntoma el ser humano tiene aquello que le falta en la consciencia.
La curación sólo es posible cuando el ser humano asume la parte de la sombra que el síntoma encierra. Cuando el ser humano ha encontrado lo que le faltaba, desaparecen los síntomas.
El hombre está curado cuando encuentra su verdadero ser y se unifica con todo lo que es.
La enfermedad obliga al ser humano a no abandonar el camino de la unidad, por ello la enfermedad es el camino de la perfección.
Infecciones
Toda infección es un conflicto materializado . Una guerra entre el virus, las bacterias, en contra de los anticuerpos del organismo. Se produce una inflamación que representa el conflicto - la guerra.
Estímulo: Penetran los agentes, bacilos, virus, venenos (toxinas). Dependiendo de la predisposición del cuerpo a admitirlas. La solución no esta en que el individuo viva en un mundo estéril, libre de gérmenes, es decir, de problemas y conflictos, sino de que sea capaz de convivir con ellos. La inmunidad esta condicionada por la mente. Es decir, el que no quiera abrir la mente a un conflicto que le perturba, tendrá que abrir el cuerpo a los agentes infecciosos. La explicación de la medicina académica es que la causa es congénita y por eso la infección se da a un individuo y no al otro. Se han encontrado que cada parte y cada órgano del cuerpo es como un mapa con correspondencia al plano psiquíco, una emoción, y una problemática determinada. El carácter es aportación de la consciencia. Carácter + tiempo = destino
Fase de exudación: El enemigo está dentro del cuerpo. Se han traspasado las fronteras y es el inicio de la guerra.
Reacción defensiva: El organismo fabrica anticuerpos para atacar a los intrusos.
Fiebre: La guerra esta en apogeo, todo el cuerpo (país) esta en guerra. Al destruir al enemigo este libera las toxinas y aparece la fiebre. Por cada grado de fiebre se duplica el índice de actividad del metabolismo. Se intensifican los procesos defensivos. El conflicto absorbe toda nuestra atención y toda nuestra energía.
Lisis (resolución): Los anticuerpos devoran al enemigo. Estas bajas constituyen el pus. Ahora se conoce al enemigo. Se sale fortalecido con inmunidad específica.
Muerte: Si ganan los invasores se produce la muerte del individuo.
El conflicto crónico: Un empate. El germen no logra vencer totalmente, y el cuerpo no logra vencer totalmente. El conflicto/enfermedad te hace crecer. La guerra genera tensión entre los dos polos, genera energía vital asegurando el progreso y el desarrollo. La sinceridad suele ser tan incomoda para la consciencia, como la infección lo es para el cuerpo. El cuerpo como superficie de proyección, puede representar un excelente auxiliar para un mejor discernimiento. El cuerpo No es el lugar donde puede resolverse el problema. Es sólo una pantalla - es el espejo de la sombra.
El Sistema de Defensa
Defender equivale a rechazar. El polo opuesto de rechazar es amar. Amar es dar acogida, abrir barreras y dejar entrar algo que estaba afuera. En realidad no hay más enemigo que aquel al que nosotros declaramos como tal.
La alergia es expresión de una actitud defensiva y agresiva que ha sido reprimida y obligada a pasar al cuerpo. El alérgico tiene problemas de agresividad que en la mayoría de los casos no reconoce y por lo tanto, no puede asumir.
En el alérgico, la agresividad es trasladada de la consciencia al cuerpo y aquí se extiende a placer con ataques, defensas, forcejeos y victorias. La lista de enemigos no tiene fin. Se declara la guerra a las cosas más inofensivas como el polen de las flores, el pelo de los gatos, etc.
Es sabido que la agresividad casi siempre va ligado al miedo. Sólo se combate lo que se teme. El alérgico combate a lo que teme en el símbolo. El pelo de gato suele asociarse con caricias, tiene connotación sexual y es "animal".
El polen es símbolo de fertilidad y procreación. Los temas de amor, sexualidad, líbido, y fertilidad suscitan ansiedad y son rechazados, no admitidos. Miedo a la suciedad, la impureza y el deseo de llevar una vida limpia.
Para reflexión:
¿Qué aspectos de mi vida me infunden tanto miedo que trato de evitarlos por todos los medios?
¿Qué hay de mi capacidad de amar, de mi receptividad?

La Respiración
La respiración es el mejor símbolo de equilibrio entre dar y recibir. El aliento no nos pertenece y es el medio que nos une con todo lo demás. El mismo aire que respiramos lo respiran nuestros enemigos, los animales y las plantas.
La respiración non une constantemente a Todo. El contacto que establecemos mediante los pulmones es indirecto pero obligatorio.
La Respiración = Asimilación de la Vida
Simboliza los siguientes temas en el sentido de aceptar tanto lo uno como lo otro:
Contracción - relajación
Tomar - dar
Contacto - repudio
Libertad - agobio
¿Qué me impide respirar?
¿Qué es lo que no quiero admitir?
¿Qué es lo que no quiero expulsar?
¿Con qué no quiero entrar en contacto?
¿Tengo miedo de dar un paso en una nueva libertad?
Mayores informes:

El médico ingles Ronald Gibson, comenzó una conferencia sobre
conflictos generacionales, citando cuatro frases:

1). 'Nuestra juventud gusta del lujo y es mal educada, no hace caso a
las autoridades y no tiene el menor respeto por los de mayor edad.
Nuestros hijos hoy son unos verdaderos tiranos. Ellos no se ponen de
pie cuando una persona anciana entra. Responden a sus padres y son
simplemente malos'.

2). 'Ya no tengo ninguna esperanza en el futuro de nuestro país si la
juventud de hoy toma mañana el poder, porque esa juventud es
insoportable, desenfrenada, simplemente horrible.'

3). 'Nuestro mundo llegó a su punto crítico. Los hijos ya no escuchan
a sus padres. El fin del mundo no puede estar muy lejos'

4). 'Esta juventud esta malograda hasta el fondo del corazón. Los
jóvenes son malhechores y ociosos. Ellos jamás serán como la juventud
de antes. La juventud de hoy no será capaz de mantener nuestra
cultura'

Después de éstas cuatro citas, quedó muy satisfecho con la aprobación,
que los asistentes a la conferencia, daban a cada una de las frases
dichas.

Recién entonces reveló el origen de las frases mencionadas:

La primera es de Sócrates (470- 399 a .C .)
La segunda es de Hesíodo ( 720 a .C.)
La tercera es de un sacerdote del año 2.000 a .C.
La cuarta estaba escrita en un vaso de arcilla descubierto en las
ruinas de Babilonia (Actual Bagdad) y con más de 4.000 años de
existencia.

Padres y Madres de familia:
RELÁJENSE PUES SIEMPRE FUE ASÍ...GRACIAS A DIOS . 
 

 

VOLVER