Crecimiento personal en Madrid
Terapeutas y terapias
Vibración y energía
Tu mundo de energia
Se consciente
Mejora tu nivel bioelectromagnético
Consulta craneosacral
Sesión craneosacral
¿Qué es la terapia craneosacral?
Técnicas
Tratamiento
Beneficios
Biodinámica
Videos Masaje fascial
Movimiento respiratorio primario
El esfenoides
Articulación esfenobasilar
Lesión esfenobasilar
Huesos craneales
Dura madre craneal
Sistema nervioso central
Pituitaria y pineal
La médula espinal
S.N. y craneosacral
La espalda y las emociones
Los diafragmas
El sacro y la pelvis
El pie
La mandíbula o ATM
Paladar duro y blando
Las fascias
Anatomia cuerpo humano
La cabeza humana
Los ojos
Las cadenas musculares
Dirección de las fibras
Segmento facilitado
Fulcros inerciales
Liberación somatoemocional
Procesar tus miedos
Pensamientos
El cuerpo dolor
Emociones
Autoestima
La mente humana
El Ser conciente
La consciencia corporal
El campo energético humano
Los chakras
El quiste energético
La sanación
La inteligencia del cuerpo
La escucha y percepción
La relacion entre la psicología y craneosacral
Una visión personal
La salud del terapeuta
Energía positiva
Bioenergía
Relajación
Estrés
Meditación
Respiración pulmonar
La polaridad
¿Dónde acudir?
Diagnóstico a distancia
Trabajo energético
Tu niño interior
Mensajes para el Alma
Afirmaciones Yo Soy
Embarazo y nacimiento
Evolución humana
Defectos psicológicos
La osteopatía
Reeducación postural
Vidas ejemplares
Buenos consejos
Videos cerebro
Videos craneosacral
Fotos craneosacral
Misterios
Grandes maravillas
Frases y dichos
Resumen
Cursos
Varios1
 

ENLACES

ESPECIALES

 
Tao equilibrio energético
Puntos de osteopatia
Anatomía musculoesquelética
El sexto sentido
Salud y enfermedad
Otras terapias
Las amalgamas
Las cicatrices
Las vacuna
Las vacunas 2
Las vacunas 3
Libros
Audios
Videos
Enlaces
MUNDO DE LAS TERAPIAS
 
NUEVO TAROT
 
POWERT POINT

Inhalación o flexión esfenobasilar

Cualquier consulta escribir a energiacraneosacral@gmail.com

 

 

Inhalación o flexión

Durante la fase de inhalacion del movimiento respiratorio primario se produce una expansión lateral y un sutil movimiento ascendente del tubo dural y de todo el cuerpo. En el cráneo se puede percibir facilmente una expansión general de todos sus huesos. La llave maestra de esta expansion craneal es la articulación esfenobasilar, entre el esfenoides y el occipital. Durante esta fase las extremidades del cuerpo giran ligeramente hacia el interior, asi como en menor medida todo el cuerpo en general. Una palpacion en los pies, tobillos, manos y codos y observamos una rotacion interna. Una palpacion en el torax, abdomen o cuello y en menor medida notaremos una expansion rotacion exterior. Se puede explicar como todas las estructuras y organos pares hacen una rotacion externa.

El sacro en esta fase hace un movimiento de nutación, o sea el vertice del sacro, el coxis, tiene un ligero movimiento anterior y la base del sacro junto con la quinta vertebra lumbar realizan un movimiento parecido a la articulación esfenobasilar, ose, se abre su lado posterior. El movimiento de nutación y contranutación del sacro se debe al movimiento de las dura madre medular que en su inserción en el agujero magno y debido al movimiento de la articulación esfenobasilar hace un juego de poleas, palancas. En la inhalación la parte posterior del agujero magno y la dura madre espinal bajan y la parte anterior sube, es un mecanismo biomecánico.

En todo este mecanismo de flexión y extensión la hoz del cerebro, la tienda del cerebelo y la hoz del cerebelo tienen un papel importantísimo. Esta zona de membranas de la dura madre hace el papel de diafragma o corazón craneosacral.

         

EL MECANISMO ESFENO-BASILAR

La articulación del esfenoides y la porción basilar del occipital, justo antes del foramen mágnum, es el soporte funcional del movimiento óseo craneal.

Esta articulación, una sincondrosis, actúa como un sutil engranaje de bisagra, con el esfenoides flexionando hacia delante y el occipital flexionando posteriormente.

En la flexión esfeno-basilar, el esfenoides gira hacia delante, de manera que la parte del esfenoides que se articula con la porción basilar del occipital (basiesfenoides) se eleva y las apófisis pterigoides se desplazan hacia abajo. Al mismo tiempo el occipital gira hacia detrás de forma que la porción basilar se eleva y las escamas y las porciones laterales descienden.

Durante la flexión esfeno-basilar, el etmoides gira en dirección contraria al esfenoides y en la misma dirección que el occipital. En la flexión esfeno-basilar el vómer es desplazado hacia abajo, dado que la parte anterior del esfenoides se desplaza en esa dirección. Durante la extensión esfeno-basilar todos los movimientos descritos para la flexión se invierten. Los huesos pares se mueven hacia las rotaciones interna y externa, ya que acompañan los movimientos de flexión y extensión de la articulación esfeno-basilar. En la flexión esfeno-basilar se produce rotación externa de los huesos pares, y durante la extensión se produce rotación interna.

La combinación de flexión y extensión de los huesos impares centrales y las rotaciones interna y externa de los huesos pares, provoca cambios observables en el contorno del cráneo. Con la flexión el diámetro transversal del cráneo aumenta, el diámetro antero-posterior disminuye y el vértex se aplana. Con la extensión esfeno-basilar, el diámetro transverso disminuye, el antero-posterior aumenta y el vértex se hace más prominente. in1

Como ya se ha expuesto, los huesos pares, son los parietales, los temporales, el frontal, los malares, los maxilares superiores, los palatinos y los nasales. Su movilidad se describe como rotación externa e interna y normalmente se produce sincrónicamente con los movimientos de flexión y extensión esfeno-basilar. Durante la flexión esfeno-basilar se produce rotación externa de los huesos pares. Durante la extensión se produce rotación interna.

El esfenoides determina las características de movilidad de los huesos faciales pares.

La disfunción de la mitad frontal del cráneo, en especial de los huesos faciales esta relacionada con la alteración de la función del esfenoides. La disfunción de la mitad posterior del cráneo esta relacionada con la disfunción del hueso occipital.

La base del cráneo esta directamente relacionada con la columna vertebral. Embriológicamente ambas partes evolucionan a la vez a partir del cartílago derivado del notocordio. Entender y comprender esto nos ayuda a comprender la relación entre la base del cráneo y toda la columna vertebral. Por tanto es muy probable que una tensión desequilibrada en las membranas o en el occipital, puede provocar en la etapa de crecimiento de un bebe, una torsión o desviación de la columna vertebral.

MOVIMIENTO FISIOLOGICO DEL ESFENOIDES

Principalmente nos dedicaremos a los ejes de flexión y de extensión, pues es el único movimiento fisiológico que se sustenta sobre la bisagra esfeno-basilar, una sincondrosis.

Esta es la bisagra articular que funciona a través de un eje horizontal que atraviesa el occipital y el esfenoides y dentro de estos dos ejes la  bisagra se va a abrir y cerrar, gracias al sistema de llenado y vaciado del líquido cefalorraquídeo. Aunque tienen otros ejes de movimiento como contra laterales, verticales, dos ejes oblicuos y, además, un eje de rotación, pero ya son movimientos patológicos.

En una flexión el eje se traslada en dirección caudal y en la extensión se desplaza en dirección craneal. Este es el movimiento natural que podemos observar en una cabeza perfecta, aunque muy pocos de nosotros lo tengamos.

Solemos tener movimientos arbitrarios, sin sentido, se nos moverá de abajo hacia arriba, en oblicuo, un ala en flexión y otra en extensión, no pasa nada, vamos a solucionar cualquier problema del hueso esfenoides.

En la flexión esfeno-basilar observaremos los desplazamientos siguientes:

  • Las puntas del ala mayor se desplazan anterior e inferiormente.
  • La silla turca se desplaza hacia arriba y hacia delante.
  • El extremo anterior del cuerpo del esfenoides se desplaza hacia abajo.
  • El extremo posterior del cuerpo del esfenoides se desplaza hacia arriba.
  • La apófisis pterigoidea se desplaza hacia la zona posterior y el gancho pterigoides por su forma se desplaza un poco lateralmente.

El esfenoides regresa a su posición neutra en el momento de la extensión esfeno basilar.

EL MOVIMIENTO FISIOLOGICO DEL OCCIPITAL

El occipital tiene un movimiento respiratorio primario abriéndose desde la sutura lambdoidea y pivotando básicamente desde la articulación esfeno basilar. La apertura comienza desde la zona superior de la sutura lambdoidea hacia abajo y justo un poco antes de llegar al final se abre lateralmente. O sea primero desciende, luego se abre lateralmente, luego se cierra lateralmente y luego sube. Todo según un eje transversal que atraviesa la articulación esfeno basilar.

 

MOVIMIENTO FISIOLÓGICO DE LOS HUESOS FRONTALES

En el cráneo neonatal, en el bebe existen dos huesos frontales separados por la sutura metópica central, la cual en todas las personas se calcifica en la niñez o adolescencia. Aún así en terapia cráneo-sacral hablamos de dos frontales que respiran de delante hacia atrás, de manera simétrica. El punto fijo del frontal es arriba del tabique nasal en la sutura frontonasal. La sutura coronal es la que se abre hacia delante pivotando sobre el entrecejo, y casi al final del recorrido se abre hacia el exterior un poco.

A efectos de diagnostico y tratamiento el frontal consiste en dos huesos separados por su zona medial en su sutura metópica. Esta sutura aún en los adultos está funcionable en un diez por ciento.

El eje que se observa en el movimiento respiratorio primario del frontal es un eje de rotación que incide en ángulo recto  y atraviesa la eminencia frontal. El hueso frontal se desplaza de manera siguiente:

  • La glabela o protuberancia frontal media se desplaza muy ligeramente posteriormente y con una ligera inclinación ascendente.
  • El borde supraorbitario se desplaza ligeramente anterior descendente.
  • Los ángulos anteriomediales de la órbita ocular se desplazan como la glabela, ligeramente posterior y superior.
  • Los ángulos laterales de la órbita se desplazan un poco anterior y descendente.
  • La línea de la sutura coronal y en especial la zona alta se desplaza con un gran movimiento relativo hacia la zona anterior y descendentemente. Casi hacia el final de su recorrido hace una gran separación exterior, a través de su línea media o sutura metópica.
  • El área en forma de L del ala mayor del esfenoides, sigue el movimiento del ala y se desplaza en sentido anterolateral, con una ligera inclinación descendente.

Todas las partes vuelven a su posición de partida en la fase de contracción o extensión esfeno-basilar.

 in2

MOVIMIENTO FISIOLOGICO DEL PARIETAL

Cada parietal puede expresar su movimiento independiente del otro. Su correcto movimiento respiratorio primario es el que ambos suben y justo antes de llegar a su final de subida hacen una separación externa. O sea suben y se abren, y descienden y se cierran. Este es el movimiento correcto y junto con un buen ritmo y simetría nos encontraremos con un perfecto movimiento fisiológico de los parietales.

Definiremos ejes de movimiento a cada uno de los huesos parietales. El movimiento de los temporales se adapta a los restantes movimiento de los huesos esfenoides especialmente, a los temporales, al occipital y al frontal. Si algunos de estos huesos tienen un movimiento distorsionado o inexistente, puede influir al correcto movimiento de los parietales.

En muchos de nosotros podremos encontrar movimientos patológicos en los parietales, debido a traumatismos craneales como en los provocados en los nacimientos complicados y con fórceps, o en golpes debido a un accidente o simplemente por enormes bloqueos mentales repetitivos.

Una desviación en algunos de estos grandes huesos provocara en una gran tensión de la membrana meníngea craneal. La duramadre, el aracnoides y la pía madre se encuentran forzadas en una especie de arrastre fascial.

Esto es debido simplemente por tensiones mentales o problemas mentales mal asimilados que han reprimido las fascias craneales. Ya no hay una total fluidez mental, ya que los pensamientos están agarrotados, atascados, esclerotizados.

Tanto sucede en una dirección, como en otra. Un traumatismo físico provoca rigidez y problemas mentales como a la inversa, los problemas mentales mal digeridos provocan traumatismo craneal.

 

FISIOLOGIA DEL MOVIMIENTO DEL TEMPORAL

El movimiento respiratorio primario del temporal se realiza con un eje variable que va desde la superficie yugular, hasta el ápice. Durante la flexión esfeno-basilar la porción petrosa del temporal gira alrededor del eje, con el borde superior desplazándose hacia el exterior del cráneo. A la vez se producen estos otros movimientos:

  • El borde superior de la porción escamosa oscila anterior y lateralmente.
  • La porción mastoidea se desplaza anterior y lateralmente.
  • La apófisis mastoidea se desplaza posterior y medialmente.
  • El extremo anterior de la apófisis zigomática se desplaza inferiormente.
  • El borde occipital del porcino mastoideo se desliza en el borde mastoideo de la escama occipital.
  • El ápice petroso oscila lateralmente alejándose de la apófisis del occipucio mientras la apófisis mencionada se eleva.

La articulación o sutura temporal se parece a las branquias de los peces.

El temporal tiene dos ejes oblicuos contrarios.

Su movimiento es que primero se abre el mastoides y por tanto se abre la escama inferior, se cierra la escama inferior y se abre la escama superior. Es como las branquias de los peces que tienen un eje de rotación oblicuo.

Cuando la articulación esfeno-basilar vuelve a su posición de reposo el temporal regresa a su punto neutro.

 

 MOVIMIENTO FISIOLOGICO DE LOS MAXILARES

Aquí como en el hueso frontal destacamos dos maxilares, el derecho y el izquierdo, separados por la sutura intermaxilar. En el momento que el esfenoides desciende a través de un juego de palancas o de engranajes el maxilar se abre. Es como un juego de poleas, como en el mecanismo de un reloj suizo.

En la flexión esfeno-basilar el esfenoides articula con el vómer, el etmoides y los palatinos y hace que el maxilar descienda y casi al final se habrá. Este es su movimiento, desciende, se abre y luego se cierra y asciende. Este es su movimiento respiratorio primario, aunque en muchos casos notaremos como un lado del maxilar respira y el otro no.

MOVIMIENTO FISIOLOGICO DE LA MANDÍBULA

La articulación  temporo-mandibular, al igual que el frontal, hablamos de dos mandíbulas. La mandíbula derecha y la izquierda.

Depositaremos las manos suavemente en las ramas inferiores de las mandíbulas y lo que vamos a sentir es un ensanchamiento y seguido un descenso de las mandíbulas con una traslación anterior en el momento de flexión cuando la cabeza se llena del fluido cerebro espinal. Entonces la mandíbula al mismo tiempo  que realiza un movimiento de expansión baja en dirección caudal y anteriormente y al final de la flexión realiza un pequeño movimiento de elevación.

Por tanto, es bajar y al final sube un pelín de nada y regresa. Esta siguiendo su movimiento natural, el mismo ángulo inferior mandibular.

MOVIMIENTO FISIOLOGICO DEL VÓMER

En el movimiento de flexión del esfenoides tenemos un descenso posterior de vómer y un ascenso anterior del vómer y un descenso y apertura lateral de los palatinos y una apertura de la sutura sagital de los palatinos.

 

 MOVIMIENTO FISIOLOGICO DE LOS HUESOS PALATINOS

Ambos palatinos tienen un movimiento de descenso y apertura y después de cierre y ascenso. Todo en perfecto equilibrio en ritmo y simetría.

En la fase de flexión esfeno-basilar el cuerpo del esfenoides empuja a los palatinos hacia abajo, siguiendo a la apófisis pterigoide del esfenoides. Casi al final del recorrido se produce una apertura y rotación externa entre ambos palatinos. En el momento de la extensión los palatinos se cierran y ascienden.

VOLVER