Tienda de minerales
Actividades del año 2013
Terapeutas y terapias
Ricard Montseny
Curso con Ricard M.
Vibración y energía
Tu mundo de energia
Se consciente
Mejora tu nivel bioelectromagnético
Consulta craneosacral
Sesión craneosacral
¿Qué es la terapia craneosacral?
Técnicas
Tratamiento
Beneficios
Biodinámica
Videos Masaje fascial
Movimiento respiratorio primario
El esfenoides
Articulación esfenobasilar
Lesión esfenobasilar
Huesos craneales
Dura madre craneal
Sistema nervioso central
Pituitaria y pineal
La médula espinal
S.N. y craneosacral
La espalda y las emociones
Los diafragmas
El sacro y la pelvis
El pie
La mandíbula o ATM
Paladar duro y blando
Las fascias
Anatomia cuerpo humano
La cabeza humana
Los ojos
Las cadenas musculares
Dirección de las fibras
Segmento facilitado
Fulcros inerciales
Liberación somatoemocional
Procesar tus miedos
Pensamientos
El cuerpo dolor
Emociones
Autoestima
La mente humana
El Ser conciente
La consciencia corporal
El campo energético humano
Los chakras
El quiste energético
La sanación
La inteligencia del cuerpo
La escucha y percepción
La relacion entre la psicología y craneosacral
Una visión personal
La salud del terapeuta
Energía positiva
Bioenergía
Relajación
Estrés
Meditación
Respiración pulmonar
La polaridad
¿Dónde acudir?
Diagnóstico a distancia
Trabajo energético
Tu niño interior
Mensajes para el Alma
Afirmaciones Yo Soy
Embarazo y nacimiento
Evolución humana
Defectos psicológicos
La osteopatía
Reeducación postural
Vidas ejemplares
Buenos consejos
Videos cerebro
Videos craneosacral
Fotos craneosacral
Misterios
Grandes maravillas
Frases y dichos
Resumen
Cursos
Varios1
 

ENLACES

ESPECIALES

 
Tao equilibrio energético
Puntos de osteopatia
Anatomía musculoesquelética
El sexto sentido
Salud y enfermedad
Otras terapias
Las amalgamas
Las cicatrices
Las vacuna
Las vacunas 2
Las vacunas 3
Libros
Audios
Videos
Enlaces
MUNDO DE LAS TERAPIAS
 
NUEVO TAROT
 
POWERT POINT

Ajuste de todos los huesos craneales

Cualquier consulta escribir a energiacraneosacral@gmail.com

Recursos Estar centrados Diagmóstico Protocolo CV4 y esfenobasilar Ajuste craneal

 

AJUSTE CRANEAL

A1 ajustar el cráneo, es importante que las fijaciones suturales sean liberadas, y además de esto, el que los huesos se utilicen principalmente como manos sobre la tensión de las membranas y la presión líquida que con­tienen. Hay que desarrollar una palpación sensitiva de la movilidad craneal, como principal indicador, y usar la tendencia homeostática inherente del organismo para ayudarse en la corrección.
Algunas restricciones se eliminarán espontáneamente y otras no, debido a que el organismo está utilizándolas, para bien o para mal, para sus propios propósitos de adaptación. En el transcurso de la restauración homeostática del cuerpo, se pueden encontrar configuraciones que expresen patrones de mantenimiento y ruptura de todo tipo, incluido adaptaciones al estilo de vida, fijaciones emocio­nales, lesiones antiguas, etc..., y puede que sea necesario actuar con ellos, con el fin de conseguir la reserva de adaptación. Sería beneficioso para el paciente, en este caso, que le tratase un profesional competente.
No intentamos que las indicaciones que damos sirvan como fuente primaria para la práctica de la técnica sacrocraneal. Recomendamos que busquen la ins­trucción directa de un profesional experto, aunque estas página le servirán de repaso. Recuerden que cuando apliquen las técnicas de los huesos y membranas craneales, deben utilizar una fuerza ligera.
Con las manos en el cráneo, "introdúzcanse" en la tensión de membrana subya­cente y en la presión del LCR. Desarrollen su confianza en su habilidad de palpación como indicador principal. Después, apliquen tracción a los huesos craneales, para abrir las suturas. Cuando sientan que las suturas se separan, continúen la tracción y
dejen que las membranas cambien. Extiendan continuamente su examen dentro y fuera del cuerpo, y se verán recompensados con información sobre su paciente que no obtendrían con la comunicación verbal, y que no se puede conseguir por ningún otro medio. A medida que avanzan, se puede palpar la interrelación de todas las cosas.
Si las suturas están fijas y no se liberan fácilmente, apliquen la técnica de "Direc­ción de energía" (Expansión en V) hasta que lo consigan. Normalmente funciona.
El protocolo de Upledger para el ajuste craneal está organizado de acuerdo con las uniones de las membranas subyacentes. Siéntense cómodamente en la parte de la cabeza. Ayuda recordar el consejo de Sutherland de que su tacto debe empezar "como un pájaro que se posa en una rama y luego se sujeta." A medida que desa­rrollen la función del "largo circuito," la palpación y el ajuste serán una misma cosa.

 

Relación de la superficie con los huesos
LIBERACIÓN DE LA MEMBRANA INTRACRANEAL VERTICAL: HOZ
Práctica: Levantamiento Frontal
(Tracción de la membrana craneal antero-posterior)
En el cráneo del neonato hay 2 huesos frontales separados por una sutura metópica central, que en algunos casos se funde en la infancia y está obliterada en los adultos. Debido a que el movimiento de los huesos craneales es un reflejo  del "impulso" del LCR rítmico y bilateral subyacente, el hueso frontal puede ser palpado considerando que la sutura metópica persiste.
Coloquen las manos de manera que los dedos se extiendan en el hueso fron­tal, justo por encima de las órbitas. Los dedos numero 5 deben estar justo den­tro de la articulación del parietal con el ala mayor del esfenoides. A medida que se posan en el hueso, "magneticen" mentalmente sus dedos, para maximizar su ajuste al hueso.
Empiecen a aplicar tracción directamente anterior y esperen que las suturas se suelten. Su "sugestión" del levantamiento es tan potente como la fuerza física que aplican, y el desarrollo de esta habilidad de sugestión mental les será útil siempre que trabajen con el sistema sacrocraneal.
Sigan con la tracción, sintiendo cómo se tensa la hoz del cerebro, y dejen que las membranas cambien. El peso de la cabeza realiza el ajuste. Cuando sien­tan que el tejido se suaviza, movilicen el hueso ligeramente y exploren su grado de movimiento. Dejen luego que el hueso flote hacia atrás y vuelvan a com­probar con palpación.


Práctica: Levantamiento parietal
(Tracción de la membrana craneal supra-inferior)
Los parietales están directamente relacionados con el seno Sagital, existente bajo la sutura sagital. Es aquí donde las granulaciones aracnoideas vierten el LCR a la corriente de la sangre venosa. Los parietales también pueden utilizarse para traccionar el seno recto, vía la hoz.
Empiecen con los dedos separados a lo largo de la sutura temporo-parietal, justo por encima de los temporales. Debido a que el biselado de los temporales se solapa con los parietales, ejerzan presión media sobre los parietales para desen­gancharlos de los temporales inferiores y traccionen luego hacia arriba, hasta que sientan que las suturas se relajan. Sigan traccionando la hoz desde el foramen Magnum y dejen que las membranas cambien.

A veces la relajación se produce primero en un lado y después se equilibra el otro. Se puede bombear suavemente el seno recto para facilitar la tracción, y reanudarla luego unas cuantas veces. Cuando sientan que el tejido se suaviza, movilicen los huesos hacia delante y hacia atrás un poco, para comprobar su movilidad.
En este punto, también se pueden cruzar los pulgares sobre la sutura sagital y estirarla un poco, bombeando suavemente unas cuantas veces. Cuando conside­ren que se ha conseguido la liberación, dejen que los parietales floten hacia atrás y confírmenlo con la palpación.

 

LIBERACIÓN DE LA MEMBRANA INTRACRANEAL HORIZONTAL: TIENDA DEL CEREBELO


Levantamiento del Esfenoides
(Tracción de la membrana craneal antero-posterior)
El Esfenoides tiene un papel importante en la dinámica sacrocraneal. Es la clave del sistema dinámico craneal; relaciona el neurocráneo con la cara y el pala­dar, es esencial para la visión y el olfato y, significativamente, contiene la pituita­ria, a la que acuna dentro de la silla turca, justo por encima del fulcro del movi­miento. Las apófisis clinoides del Esfenoides son las uniones anteriores de la tienda del cerebelo.

 


La unidad esfeno-basilar forma gran parte de la base craneal. Las disfunciones en esta base se tratan generalmente por medio del Esfenoides. La articulación esfe­no-basilar, una sincondrosis, posee seis grados de movimiento y seis patrones de distorsión clásicos:
1. Fijaciones flexión-extensión
2. Fijaciones de inclinación oblicua
3. Fijaciones de torsión
4. Fijaciones de tensión vertical
5. Tensión lateral
6. Compresión
En su primer volumen, Upledger habla con detalle de la base del cráneo.
Para ajustar el Esfenoides, sujeten la cabeza con las manos, con los dedos rela­jados y separados alrededor de la base del occipital. Los pulgares hacia arriba. Tomen contacto con las alas mayores, cerca de las órbitas, sin hacer presión. Es sorprendente la poca presión que deben hacer con su contacto para movilizar el Esfenoides. Puede ayudar si magnetizan sus pulgares.

Empiecen haciendo compresión con los pulgares en dirección a las manos, y presionando el Esfenoides en el occipital. Recuerden que esta articulación es anterior al foramen Magnum. Tómense su tiempo. Sientan la naturaleza de la com­presión esfeno-basilar durante un momento, empezando luego a levantar los pul­gares en dirección anterior, traccionando la articulación y la tienda del cerebelo por medio de las apófisis clinoides.
Sientan como si el occipital se hundiera en sus palmas y dejen que las mem­branas cambien. Usen una vez más el peso de la cabeza para realizar la corrección. Comprueben luego la flexión y la extensión de la articulación por medio de la pal­pación, y la inclinación, la torsión, la tensión lateral y vertical, también por medio del movimiento sutil de la palpación.
Cuando empujen el Esfenoides, en cada grado de movimiento sientan cada descarga de complacencia, de elasticidad. La movilización de esta articulación no es nada dramática. A medida que la comprueban, piensen en ella como el lugar de encuentro de dos vectores tridimensionales.
Tras haber palpado el grado de movimiento y los patrones de distorsión de Esfenoides y Occipital, dirijan su atención a la articulación esfeno-basilar, dentro de la cabeza, y comprueben cada grado de movimiento, de distorsión, para ver si existe algún movimiento inherente en ella, exactamente igual que hicieron en los diafragmas corporales. Si sienten el impulso de moverse, síganlo, volviéndose inmóviles en respuesta a cualquier retroceso. Cuando consideren que se ha producido el cambio, dejen que la articulación se relaje hacia atrás, a su normalidad, y comprueben mediante la palpación.

 

Práctica: Tirón de la oreja temporal
(Tracción de la membrana cranealtemporal transversa)
Los temporales contienen los mecanismos auditivos y del laberinto, y sirven como anclajes laterales para la tienda del cerebelo (Transversa), que recorre la cabeza en armonía tensil con el cuerpo calloso. Probablemente sea importante la influencia rítmica en el aparato vestibular. Recuerden que el sistema vestibular se comunica vía el saco endolinfático a través de una ventana de membrana con la dura craneal.
Temporales y laberintos

Coloquen las manos sobre parietales y temporales, con dos dedos a cada lado de las orejas y el quinto dedo apuntando hacia abajo, hacia el mastoides. Palpen los temporales a medida que los mecen hacia atrás y hacia delante, hacia fuera y hacia dentro. A menudo los temporales expresan la compresión de los hemisferios, y se pueden separar utilizando las orejas como asas. Sujeten los lóbulos ligeramente ente el pulgar y el índice, diagonalmente por detrás y por debajo del meato auditivo. Hagan una tracción posterior e inferior. Una vez que sientan que las suturas se relajan, continúen la tracción hacia la parte inferior del tubo audi-
tivo y alrededor del cerebro. Si sienten que es posible alguna rotación, sigan adelante. Puede ser que sientan necesaria la rotación anterior e inferior de la oreja derecha, y el tirón hacia arriba de la izquierda. Muévanse lentamente. Permanezcan inmóviles en respuesta a cualquier retroceso. Dejen que las membranas cambien y vuelvan a comprobar con la palpación.

 

MECER EL TEMPORAL
Sigan el ritmo en los temporales durante un minuto. ¿Tienen en mismo grado de movimiento y están en sincronía? Entonces, en el final de cada fase del IRSC sujeten un lado y vuélvanse inmóviles para ello, dejando que el otro lado se mueva a su ritmo natural. Dividiendo así la función temporal, entre otras cosas, estamos creando un fulcro de movimiento sagital torsional en la localización aproximada del diafragma de la silla, que contiene la pituitaria. Mecer el tempo­ral de esta manera varias veces. Se puede mantener el movimiento final durante un momento, y dejar luego que la tensión se incremente un poco, antes de rela­jar la sujección y rotar al otro lado.
Mantengan luego nuevamente un lado en una fase y dejen que el otro se empareje, volviéndolo a su movimiento fisiológico. Debido a que este ajuste es más intervencionista que otros, asegúrense de seguir el movimiento normal durante varios ciclos, asegurándose de que dejan el mecanismo ligeramente bajo, para no crear una fijación iatrógena en esta importante estructura.
Terminen el ajuste con la inducción de un punto parado en el cráneo o bien en los pies. Vuelvan a comprobar mediante la palpación.

 

 

 

 

 

 

VOLVER