Crecimiento personal en Madrid
Terapeutas y terapias
Vibración y energía
Tu mundo de energia
Se consciente
Mejora tu nivel bioelectromagnético
Consulta craneosacral
Sesión craneosacral
¿Qué es la terapia craneosacral?
Técnicas
Tratamiento
Beneficios
Biodinámica
Videos Masaje fascial
Movimiento respiratorio primario
El esfenoides
Articulación esfenobasilar
Lesión esfenobasilar
Huesos craneales
Dura madre craneal
Sistema nervioso central
Pituitaria y pineal
La médula espinal
S.N. y craneosacral
La espalda y las emociones
Los diafragmas
El sacro y la pelvis
El pie
La mandíbula o ATM
Paladar duro y blando
Las fascias
Anatomia cuerpo humano
La cabeza humana
Los ojos
Las cadenas musculares
Dirección de las fibras
Segmento facilitado
Fulcros inerciales
Liberación somatoemocional
Procesar tus miedos
Pensamientos
El cuerpo dolor
Emociones
Autoestima
La mente humana
El Ser conciente
La consciencia corporal
El campo energético humano
Los chakras
El quiste energético
La sanación
La inteligencia del cuerpo
La escucha y percepción
La relacion entre la psicología y craneosacral
Una visión personal
La salud del terapeuta
Energía positiva
Bioenergía
Relajación
Estrés
Meditación
Respiración pulmonar
La polaridad
¿Dónde acudir?
Diagnóstico a distancia
Trabajo energético
Tu niño interior
Mensajes para el Alma
Afirmaciones Yo Soy
Embarazo y nacimiento
Evolución humana
Defectos psicológicos
La osteopatía
Reeducación postural
Vidas ejemplares
Buenos consejos
Videos cerebro
Videos craneosacral
Fotos craneosacral
Misterios
Grandes maravillas
Frases y dichos
Resumen
Cursos
Varios1
 

ENLACES

ESPECIALES

 
Tao equilibrio energético
Puntos de osteopatia
Anatomía musculoesquelética
El sexto sentido
Salud y enfermedad
Otras terapias
Las amalgamas
Las cicatrices
Las vacuna
Las vacunas 2
Las vacunas 3
Libros
Audios
Videos
Enlaces
MUNDO DE LAS TERAPIAS
 
NUEVO TAROT
 
POWERT POINT

Los chakras 2

 

 

Chacra 1 Chacra 2 Chacra 3 Chacra 4 Chacra 5 Chacra 6

MEDITACIONES CHAKRAS- MEDITACION TERCER CHAKRA-KEYLA WOOD

 

ESTUDIO DE CADA CHAKRA

Chakra número 3
Manipura  

 

Símbolo

Diez pétalos con un triángulo invertido inscrito
Diez pétalos formados por triángulos invertidos azules, con el signo de la cruz solar hindú (esvástica). En la base, un carnero que corre
Elemento: Fuego (radiante y transformador)

 

Características

Localización: Entre el ombligo y el plexo solar.
Justo por encima del ombligo.
En el diafragma, un poco por encima del estómago, ligeramente a la izquierda
Trabajo con Reiki (colocación de las manos) (4): En dicho punto. Corresponde al plexo solar (4).
Glándula: Suprarrenales/páncreas, cuya función es la transformación y digestión de los alimentos; el páncreas produce la hormona insulina, equilibradora del azúcar en la sangre, y transforma los hidratos de carbono que, además de aislar las enzimas, son importantes para la asimilación de grasas y proteínas.
Otras partes del cuerpo:
Aparato digestivo, músculos
Hígado, vesícula biliar, bazo
sistema nervioso (4)

 

Significado de este chakra

Clave: Voluntad, autoafirmación, poder personal y vitalidad.
Personalidad, mente racional. Vitalidad y voluntad de saber.
Está abierto hacia delante, y posee también un vórtice posterior. Gema lustrosa
Se asocia a: A partir de ellos emprendemos acciones, creamos el cambio, reorganizamos nuestra eficiencia y nos purificamos en la llama de la vida.
Dominios principales de nuestra existencia                               

 

Funciones

Centro del poder y la sabiduría. Vitaliza el sistema nervioso simpático. Procesos digestivos, metabolismo y emociones.

Dominios principales de nuestra existencia: Plexo solar, de la energía solar, del fuego, de la luz dorada que resplandece potente y voluntariosa.

Cualidades positivas (4):
Voluntad, poder personal, autoridad, energía, dominio del deseo, autocontrol. Resplandor, tibieza, iluminación, trasformación, humor, risa, inmortalidad.
Autoaceptación. Es el chakra del ego, y por eso absorbe mucha energía de los dos primeros.
Voluntad y poder son positivos, pero podemos llegar a menospreciar a los demás. El egoísmo obstruiría, desequilibrando o desarmonizando los chakras superiores, y, consecuentemente, echaría a perder nuestro proceso evolutivo.

Cualidades negativas (4):
Tomar mas de lo que uno puede asimilar y utilizar.
Demasiado énfasis en el poder y/o conocimiento.
Ira, cólera, miedo, odio.
Problemas digestivos.

Miedos: temor al rechazo, temor a la insatisfacción.

Síntomas de mal funcionamiento

Afecciones:
Ese chakra controla el estómago, la musculatura abdominal, el hígado, la vesícula, el bazo y el páncreas, las secreciones gástricas desordenadas y las disfunciones de las glándulas salivares.
Si el chakra estuviese falto de armonía, podrá alimentarse un sentimiento de inferioridad, y podrán disminuir las capacidades mentales tales como la lógica y la razón, aumentando, como consecuencia de ello, la confusión y el sentimiento de inseguridad, con lo que la persona puede generar patologías, tales como diabetes, desórdenes en el hígado, úlceras, diabetes, hipoglucemia, trastornos de la digestión

Síntomas y actitudes mentales:
Sentimiento de inferioridad, falta de lógica y aumento de la confusión y el sentimiento de inseguridad.
No pierda su tiempo respondiendo a quien le critica.
Los bloqueos en el plexo solar acaban frecuentemente en síntomas y actitudes mentales, como
pretensiones de poder y control («mi marido», «mi mujer», «mi hijo», «mi dinero»),
ambición («la vida no tiene valor si no logro una función más elevada», «un empleo mejor», «una amante», «si no cambio el coche todos los años»),
gasto compulsivo (« ¡necesito desesperadamente joyas o ropas nuevas! »), 
ansiedad de consideración (« ¿qué voy a hacer si mi patrón  me despide? », «si no apruebo las oposiciones», « ¡si tuviese que vender el coche nuevo! »), y de
envidia (« ¡Ese individuo tiene un BMW nuevo! »).

 

 

CAPÍTULO II

LAS ENERGÍAS

 

LA ENERGÍA PRIMARIA O ENERGÍA DE VIDA

La Divinidad emana de Sí misma diversas modalidades de energía. Quizás haya centenares de ellas completamente para nosotros desconocidas, pero se han observado
algunas que apropiadamente se manifiestan en cada uno de los niveles alcanzados por el observador, aunque de momento sólo las consideraremos tal como se manifiestan en
el mundo físico. Una de ellas es la electricidad, otra el fuego serpentino, otra la vitalidad y aún otra la energía de vida, totalmente distinta de la vitalidad según al punto
veremos.
Pacientes, largos y continuados esfuerzos necesita hacer quien se proponga descubrir el origen de estas energías y su mutua relación. Cuando coleccioné en mi obra: The Bidden Side of Things las respuestas a las preguntas formuladas durante años anteriores en las conferencias de Adyar, ya conocía la manifestación en el plano físico de la energía de vida, del fuego serpentino y de la vitalidad, pero aún ignoraba su relación con las tres oleadas o efusiones de vida, por lo que las describí como si fuesen enteramente distintas y estuviesen separadas de dichas efusiones. Ulteriores investigaciones me capacitaron para subsanar esta deficiencia y me complazco en tener ahora ocasión de corregir la inexactitud en que entonces incurrí.
Por los chakras fluyen tres principales energías que podemos considerar como representativas de los tres aspectos del Logos. La energía que penetra por la acampanada boca del chakra y que con relación a sí misma establece una energía secundaria, es una de las manifestaciones de la segunda oleada de vida, dimanante del segundo aspecto del Logos, o sea la corriente de vida que este segundo aspecto del Logos efunde en la materia ya vitalizada por la primera efusión procedente del tercer aspecto del Logos.
Esto es lo que simbolizan las enseñanzas cristianas al decir que Cristo encarnó (esto es, que tomó forma) del Espíritu Santo y de la Virgen María.
La segunda oleada se subdividió en un número casi infinito de grados y aun se diferenció de sí misma, o por lo menos así nos lo parece, acaso por la maya o ilusión
con que la vemos actuar. Se difunde por medio de innumerables millones de canales y se manifiesta en todos los planos y subplanos de nuestro sistema, aunque esencialmente es siempre la misma energía sin que se la deba confundir con la primera oleada que elaboró los elementos químicos con los cuales formó la segunda oleada sus vehículos en cada plano. Parece como si sus manifestaciones fuesen más graves o densas porque emplea materia también más grave o densa. En el plano búdico se manifiesta como el principio del Cristo que poco a poco, imperceptiblemente, se va desenvolviendo en el interior del alma humana.
Vemos que vivifica las diversas capas de materia de los cuerpos astral y mental, de modo que en la parte superior del astral se manifiesta en forma de nobles emociones
y en la parte inferior como un mero impulso de vida que anima la materia del cuerpo astral.
En Su ínfima manifestación vemos que se envuelve en un velo de materia etérea y desde el cuerpo astral se transfiere por conducto de los chakras al cuerpo físico en donde encuentra otra energía, la llamada fuego serpentino o kundalini, que misteriosamente surge del cuerpo humano.

EL FUEGO SERPENTINO

 

Esta energía es la manifestación en el plano físico de la primera oleada de vida dimanante del tercer aspecto del Logos. Existe en todos los planos que más o menos conocemos; pero nos ceñiremos a considerarla manifestada en la materia etérea. No se transmuta en la primaria energía ya mencionada ni en la vitalidad dimanante del sol, y parece que en modo alguno la afecta ninguna otra modalidad de energía física. Yo he visto cargar el cuerpo de un hombre con una corriente eléctrica de 1.250.000 voltios, de
suerte que al dirigir los brazos hacia la pared brotaban enormes llamaradas de sus dedos; y sin embargo, no experimentaba ninguna sensación extraña ni era posible que
quedara carbonizado en semejantes circunstancias mientras no tocase ningún objeto extraño; pero ni siquiera tan enorme potencial eléctrico afectaba en lo más mínimo al fuego serpentino.
Desde hace muchos años sabemos que en las entrañas de la tierra hay lo que pudiéramos llamar el laboratorio del tercer aspecto del Logos. Al investigar las condiciones del centro de la tierra encontramos allí un voluminoso globo de tan formidable energía que no pudimos acercarnos. Tan sólo nos fue posible tocar las capas externas, e inferimos que evidentemente están en simpática relación con las capas de kundalini en el cuerpo humano.
Hace muchísimos siglos que penetró en el centro de la tierra la energía del tercer aspecto del Logos, pero todavía sigue allí elaborando gradualmente nuevos elementos químicos con creciente complejidad de formas y más y más intensa vida o actividad interna.
Los estudiantes de química conocen la Tabla Periódica compuesta por el químico ruso Mendelejeff en el último tercio del siglo pasado (6) , en la que los elementos químicos conocidos están dispuestos en orden de sus pesos atómicos, empezando por el más ligero, el hidrógeno, cuyo peso atómico es I y terminando por el urano cuyo peso
atómico es 238'5 y resulta el más pesado de los elementos conocidos.
Nuestras personales investigaciones químicas nos revelaron que los pesos atómicos son casi exactamente proporcionales al número de átomos ultérrimos de cada elemento, según consta en la obra: Química oculta, donde también aparecen la forma y composición de cada elemento.
En la mayor parte de los casos en que examinamos los elementos con vista etérea, sus formas denotaban, como también denota la Tabla Periódica, que se habían ido desenvolviendo en orden cíclico, y no en línea recta, sino en ascendente espiral. Se nos ha dicho que el hidrógeno, oxígeno y nitrógeno, que constituyen aproximadamente la
mitad de la corteza terrestre y casi toda la atmósfera, pertenecen también a otro sistema solar mayor que el nuestro; pero sabemos que los demás elementos químicos han sido elaborados por el Logos de nuestro sistema, quien está prolongando la espiral más allá de urano en inimaginables condiciones de presión y temperatura. Gradualmente, según
va formando el Logos nuevos elementos químicos los impele hacia la superficie de la tierra.
La energía del kundalini o fuego serpentino de nuestro cuerpo procede del laboratorio del Espíritu Santo en las entrañas de la tierra y es parte del formidable globo ígneo
geocentrico.
Esta energía contrasta percucientemente con la vitalidad dimanante del sol que muy luego vamos a explicar y pertenece al aire, a la luz ya los vastos espacios libres,
mientras que el fuego serpentino es mucho más material, como el del hierro enrojecido o del candente metal.
Esta tremenda energía tiene el aspecto aún más terrible de producir la impresión de descender más y más hondamente en la materia con lenta pero irresistible progresión
e implacable seguridad.
El fuego serpentino no es la porción de energía del tercer aspecto del Logos con la cual está elaborando elementos cada vez más densos. La índole del fuego serpentino es más bien una ulterior modalidad de dicha energía, residente en el núcleo vital de los cuerpos radiactivos como el radio. Forma parte de la acción de la primera oleada de vida después de llegar a su ínfimo punto de involución, donde comienza a ascender a las alturas de que descendió.
Ya sabemos que la segunda oleada de vida, procedente del segundo aspecto del Logos, desciende a la materia a través de los tres reinos elementales hasta llegar al mineral, de donde asciende por los reinos vegetal y animal hasta el reino humano donde confluye con la tercera oleada de vida dimanante del primer aspecto del Logos. Así lo representa la fig. 3 en que la segunda oleada desciende por la izquierda, alcanza su ínfimo punto en el fondo del diagrama y asciende por la derecha hasta confluir en el plano mental con la tercera oleada de vida que dimanante del primer aspecto del Logos desciende a su encuentro por la derecha.

 

En cuanto a la primera oleada de vida procedente del tercer aspecto del Logos y representada por la línea vertical en el diagrama, hemos de imaginar que llegada
a su ínfimo punto en el reino mineral asciende por el mismo camino por donde descendió. Pues bien, kundalini o el fuego serpentino es esta primera oleada de vida
en su camino de ascenso, y actúa en los cuerpos de los seres evolucionantes, en íntimo contacto con la primaria energía ya mencionada, de suerte que ambas conducen
mancomunadamente al animal al punto en donde ha de recibir la efusión del primer aspecto del Logos y convertirse en ego, en hombre, en cuyos vehículos prosigue actuando.
Así absorbemos la potente energía de Dios tanto por abajo, de la tierra, como por arriba, del cielo. Somos hijos de la tierra y también del sol. La energía que de la tierra sube y la que del sol baja confluyen en nosotros y cooperan mancomunadamente a nuestra evolución. No podemos poseer una energía sin la otra y mucho riesgo hay en el excesivo predominio de una de ambas. De aquí el peligro de avivar las capas interiores del fuego serpentino antes de purificar y refinar la conducta.
Muchas cosas oímos decir acerca de este misterioso fuego y del peligro de avivarlo prematuramente, e indudablemente es verdad gran parte de lo que decir oímos.
Ciertamente hay gravísimo peligro en despertar los aspectos superiores de esta formidable energía antes de que el hombre sea capaz de dominarla y haya adquirido la
pureza de conducta y pensamiento que le permita soltar impunemente tan tremenda potencia.
El fuego serpentino desempeña en la vida cotidiana una parte mucho más importante de la que hasta ahora habíamos supuesto, pues hay de dicha energía una suave manifestación, ya despierta en todo hombre, que no sólo es inofensiva sino beneficiosa y que actúa día y noche llevando a cabo su obra, aunque estemos inconscientes de su presencia y actividad.
Por supuesto, que ya se había observado esta energía al fluir por los nervios, llamándola flúido nervioso, pero sin saber lo que en realidad es. Al estudiarla y descubrir su fuente se ha averiguado que penetra en el cuerpo humano por el chakra fundamental.
Como las demás modalidades de energía es kundalini invisible; pero en el cuerpo humano se alberga en un curioso nido de huecas esferas concéntricas de materia astral
y etérea, una dentro de otra como las bolas de un rompecabezas chino. Siete parecen ser dichas concéntricas esferas, dentro del chakra fundamental y alrededor de la última
celda o hueco del espinazo, cerca del coxis; pero sólo en la esfera externa está activa la energía en el hombre ordinario. En las demás «dormita» como dicen algunos libros orientales, y tan sólo cuando el hombre intenta actualizar la energía latente en las capas internas, se muestran los peligrosos fenómenos del fuego serpentino.
El inofensivo fuego de la externa epidermis de la esfera fluye columna vertebral arriba, simultáneamente por las tres líneas de sushumna, ida y pingala, según hasta ahora
demuestran las investigaciones.

LOS TRES CONDUCTOS ESPINALES

 

De estas corrientes que fluyen por el interior y en torno de la columna vertebral de todo ser humano dice Blavatsky en La Doctrina Secreta:

“La escuela transhimaláyica sitúa el sushumna, el principal de los tres nadis, en el conducto medular de la columna vertebral, y el ida y el pingala son sencillamente los sostenidos y bemoles del Fa de la naturaleza humana, que cuando debidamente se pulsan, despiertan a los centinelas de ambos lados, el manas espiritual y el físico kama, y subyuga la naturaleza inferior por medio de la superior .
El puro akasha pasa por el sushumna arriba y sus dos aspectos fluyen por ida y pingala. Estos son los tres aires vitales simbolizados en el cordón brahmánico, y están regidos por la voluntad. El deseo y la voluntad son el aspecto inferior y superior de una misma potencia. De aquí la importancia de la pureza de los conductos o canales. De sushumna, ida y pingala se origina una circulación que del conducto central se distribuye por todo el cuerpo.

Ida y pingala funcionan a lo largo de la curvada pared del cordón en que está sushumna. Son semimateriales, uno positivo y otro negativo, sol y luna, y ponen en acción la libre y espiritual corriente de sushumna. Tienen distintos y peculiares conductos, pues de lo contrario radiarían por todo el cuerpo”.

En La Vida oculta en la Masonería digo respecto al uso masónico de estas energías:

“Del plan de la Masonería forma parte el estímulo de la actividad de las fuerzas etéreas en el cuerpo humano, a fin de apresurar la evolución. Este estímulo se aplica en el momento en que el V. M. crea, recibe y constituye al candidato. En el primer grado afecta al ida o aspecto femenino de la energía, con lo que facilita al candidato el dominio de las pasiones y emociones.
En el segundo grado afecta al pingala o aspecto masculino y lo robustece a fin de facilitar el dominio de la mente.
En el tercer grado se despierta la energía central, el sushumna, y abre camino a la influencia superior del espíritu.
Al pasar por este canal del sushumna, deja el yogui a voluntad su cuerpo físico, de modo que puede conservar su plena conciencia en los planos superiores y recordar sus experiencias al restituirse al plano físico. Las figuras indican toscamente el modo en que las fuerzas etéreas fluyen a través del cuerpo humano. El ida sale de la base de la espina dorsal, a la izquierda del sushumna, y el pingala de la derecha (7) . En la mujer están invertidas estas posiciones. Las líneas terminan en la médula oblongada.
En la India llaman brahmadanda o bastón de Brahma a la espina dorsal, y el dibujo representado en la figura 4 d, demuestra que también es el original del caduceo de Mercurio con las dos serpientes que simbolizan el kundalini o serpiente ígnea que
se mueve a lo largo del canal medular, mientras que las alas representan el poder, por el fuego conferido, de elevarse a los planos superiores.
La figura 4 a, representa el ida estimulado después de la iniciación en el primer grado, y la línea es carmesí. Al pasar al grado segundo, se añade la línea amarilla del pingala, según representa la fig. 4 b; y cuando la exaltación al tercer grado, se completa la serie con la línea de azul intenso del sushumna representada en la figura 4 c (8).
El kundalini que fluye por estos tres canales se especializa de dos maneras durante su flujo ascendente.
Hay en kundalini una extraña mezcla de cualidades positivas y negativas que casi podrían llamarse masculinas y femeninas. En conjunto prepondera grandemente el aspecto femenino, y esta es la razón de que los tratados indos apliquen el pronombre ella a esta energía; y acaso por lo mismo se llama en La Voz del Silencio hogar de la Madre del Mundo a cierta «cámara del corazón» en donde algunas modalidades de yoga concentran el kundalini. Pero cuando el fuego serpentino surge de su foco y entrando por el chakra fundamental fluye hacia arriba por los tres canales mencionados, se observa que la energía ascendente por pingala es casi toda ella masculina, mientras que la que por ida sube es casi enteramente femenina. La corriente más caudalosa que pasa por sushumna arriba parece que conserva sus originarias proporciones.
La segunda diferenciación del kundalini o fuego serpentino durante su ascenso por la columna vertebral consiste en que se impregna intensamente de la personalidad del hombre. Entra como una energía general y al llegar a la cima se ha transmutado en el particular fluido nervioso del hombre con el sello de las especiales cualidades e idiosincrasia de cada individuo, manifestadas en las vibraciones de los ganglios espinales que pueden considerarse como las raíces de los tallos de los chakras superficiales.

MARIDAJE DE LAS ENERGÍAS

 

Aunque la acampanada boca del chakra está en la superficie del cuerpo etéreo, el tallo de esta especie de flor surge de un centro o ganglio de la columna vertebral. A estos centros, y no a la corola o boca acampanada se refieren los libros indos al            hablar delos chakras. En todos los casos, un tallo etéreo, generalmente encorvado hacia abajo, conecta la raíz situada en el centro espinal con el chakra externo. Como quiera que
los tallos de todos los chakras brotan de la columna vertebral, se comprende que el fuego serpentino fluya por dichos tallos hasta llegar a la campánula del chakra en
donde encuentra la energía divina que por la boca de la campánula influye, y la presión resultante del encuentro determina la radiación horizontal de ambas energías mezcladas por los radios del chakra.
Las superficies de las corrientes de la energía primaria y de kundalini se rozan en su encuentro y giran en opuestas direcciones a manera de los dos discos de la máquina eléctrica de Wimshurst (aunque éstos nunca se tocan) resultando de ello muy notable presión.
Este fenómeno se ha simbolizado en la expresión del «maridaje» de la energía primaria, esencialmente masculina, con el kundalini, que se considera siempre como distintivamente femenino, y la combinada energía resultante es el llamado magnetismo personal del hombre, que vivifica los ganglios o plexos inmediatos a varios chakras y fluye por los nervios y mantiene la temperatura del cuerpo. Además dicha combinada energía entraña la vitalidad absorbida y vitalizada por el chakra esplénico.
Al combinarse ambas energías como queda dicho, se entrelazan algunas de sus respectivas moléculas. La energía primaria parece capaz de ocupar diferentes clases de formas etéreas, y la que generalmente adopta es un octaedro constituido por cuatro átomos dispuestos en cuadrado y un átomo central en constante vibración hacia arriba y hacia abajo en medio del cuadrado y en ángulo recto con éste.
El fuego serpentino se aloja usualmente en un disco plano de siete átomos, mientras que el glóbulo de vitalidad, también compuesto de siete átomos, se acomoda en disposición análoga a la de la energía primaria, pero forma un hexágono en vez de un cuadrado.
La fig. 5 da idea de estas disposiciones. A y B son las formas adoptadas por la energía primaria; C es la del glóbulo de vitalidad; y D la de kundalini. E muestra el efecto de la combinación de A y D; y F el de la de B y D. En las formas A, B y C el átomo central está constantemente vibrando en ángulo recto respecto a la superficie del papel, salta desde ella hasta una altura mayor que el diámetro del disco, y después se hunde debajo del papel a igual distancia, repitiendo varias veces por segundo este movimiento de lanzadera (9).
En D el movimiento es tan sólo una constante procesión alrededor del círculo,
aunque hay enorme cantidad de energía latente que se manifestará tan pronto como se efectúen las combinaciones, según hemos procurado representar en E y F. Los
dos átomos positivos A y B prosiguen después de la combinación en su anterior violenta actividad, y su vigor se intensifica grandemente, mientras que los átomos en D, aunque todavía se mueven en sentido circular, aceleran tan enormemente su velocidad que cesan de ser visibles como átomos separados ya causa de un fenómeno de ilusión óptica aparecen como un refulgente anillo luminoso.
Las primeras cuatro moléculas antes descritas pertenecen al tipo de materia que en Química oculta denomina la doctora Besant hipermetaprotoelemental. Pero E y F son
compuestos y deben considerarse actuantes en el inmediato subplano al que la doctora Besani llama superetéreo, por lo que serían de metaprotomateria. El tipo B es mucho
más común que el A y se infiere naturalmente de ello que en el fluido nervioso, resultado final de la combinación o maridaje de ambas energías, se hallan más moléculas del tipo F que del E. Por lo tanto, el fluido nervioso es una corriente de varios elementos, que contiene moléculas de cada uno de los tipos representados en la fig. 4, es
decir, simples y compuestas, casadas y solteras, y parejas conyugales que todas fluyen conjuntamente.
El movimiento pasmosamente enérgico de lanzadera hacia arriba y hacia abajo del átomo central en las combinaciones E y F les da una desusada configuración dentro
de su campo magnético, según muestra la fig. 6.
La parte superior de esta figura me parece muy semejante al linga que suele adornar el frontis de los templos de Shiva en la India.
Se me ha dicho que el linga es un emblema del poder creador y que los induístas devotos lo consideran como si se extendiera hacia abajo del suelo tanto como hacia arriba se extiende. He cavilado sobre si los indos conocían esta molécula especialmente activa y su inmensa importancia en el sostén de la vida animal y humana, así como sobre si esculpían el símbolo en piedra cual expresión de su oculto conocimiento.

C. W. LEADBEATER

Traducción directa del inglés
por
Federico Climent Terrer

 

VOLVER