Vibración y energía
Tu mundo de energia
Se consciente
Mejora tu nivel bioelectromagnético
Consulta craneosacral
Sesión craneosacral
¿Qué es la terapia craneosacral?
 
Posición y planos del movimiento
El esqueleto
Músculos
Articulaciones
Columna vertebral
Columna lumbar
Columna dorsal
Columna cervical
Músculos del tronco
Músculos del cuello
Músculos de las lumbares
Músculo el diafragma
Músculos abdominales
Músculos brazo mano
Músculos cabeza
Músculos cadera
Músculos cuello
Músculos lumbares
Músculos perineo
Músculos pierna muslo
Músculos tronco
Pared posterior abdominal
Sistema nervioso central
La homeostasis
Posición planos y movimiento
 
Vibración y energía
Salud y enfermedad
Puntos de osteopatia
Anatomía musculoesquelética
Tao equilibrio energético
Otras terapias
 
 
Resumen
 
MUNDO DE LAS TERAPIAS
 
NUEVO TAROT
 
POWERT POINT

Músculos de la cadera

 

 

Anatomía Básica de la Cadera

Región Pélvica

La región pélvica es la parte del tronco que se encuentra en la región posterior e inferior al abdomen y
se considera el lugar de transición del tronco y las extremidades(1). Está compuesta de huesos,
ligamentos y músculos(1). Los huesos que componen la región pélvica se conocen como cintura
pélvica(1), pelviana o cadera(2).

El perineo es la zona del tronco comprendida entre los muslos y las nalgas, que se extiende desde el
cóccix hasta el pubis(1). En los hombres esta área contiene el pene, el escroto y el ano, mientras que en
las mujeres contiene los genitales externos y el ano(1).

Huesos de la Cintura Pélvica

La cintura pélvica consta de dos huesos coxales que se unen por delante a través de la sínfisis del pubis
y por detrás mediante la articulación sacroiliaca(2). El anillo completo que se forma provee un soporte
sólido y estable a la columna vertebral y a los órganos de la pelvis(2), tales como la vejiga urinaria, las
porciones terminales de los uréteres, los órganos genitales y el recto(1).

Figura 1: Huesos de la Pelvis Masculina

Cada uno de los huesos coxales está formado por tres huesos separados por cartílago llamados ilion,
isquion y pubis(1)(2). El ilion se encuentra en la región superior, el pubis en la región inferior y anterior,
finalmente el isquion está en la región inferior y posterior(2). La figura 1 muestra un diagrama con estos
huesos, incluyendo el fémur (hueso del muslo) y la cresta iliaca (región superior del ilion). Aunque estos
tres huesos se fusionan alrededor de los 23 años, generalmente se estudian por separado(2). En la figura
2 se observa el acetábulo, la cavidad donde se articula la cabeza del fémur(2).

 

La estructura general de la pelvis masculina y femenina tiene algunas diferencias muy evidentes(1)(2),
debido principalmente a las adaptaciones relacionadas con el embarazo y el parto. Algunas de las
diferencias se resumen en la siguiente tabla:

Característica

Pelvis Femenina

Pelvis Masculina

Estructura general

Liviana y delgada

Dura y pesada

Anillo Pelviano

Grande y ovalado

Pequeño y con forma de corazón

Acetábulo

Pequeño y mira hacia
adelante

Grande y mira hacia lateral

Arco del Púbis

Angulo mayor de 90º

Angulo menor de 90º

Tabla 3.1: Algunas diferencias entre la cintura pélvica masculina y femenina

La pelvis ósea se divide en una porción superior y una inferior a través del límite marcado por la línea
terminal que se muestra en la figura 3. La parte superior se conoce como pelvis mayor o pelvis falsa,
mientras que la inferior se conoce como pelvis menor o pelvis verdadera(2).

Figura 3: Línea Terminal

El Fémur

El fémur, el hueso del muslo, es el más largo, más pesado y más resistente de todos los huesos del
cuerpo(1)(2). Tal y como se mencionó anteriormente, su extremo proximal se articula con el acetábulo y
su extremo distal se articula con la tibia y la rótula o patela(2). El cuerpo o diáfisis del fémur se
encuentra inclinado hacia medial y esta característica es más prominente en las mujeres dado que tienen la región pélvica más ancha(2).

La figura 4 muestra las principales partes del Fémur. En el extremo proximal está la cabeza, el cuello, el trocánter mayor y menor(2). Estos dos son proyecciones surgidas de la zona de unión del cuello con el cuerpo y actúan como sitio de inserción para diferentes tendones de los músculos del muslo y de la región glútea, en medio de ellos se encuentra la línea intertrocantérica, que es importante de mencionar pues es un sitio común donde se observan fracturas de cadera. El trocánter mayor puede palparse y verse por delante de la depresión en los costados de la cadera(2).

En el extremo inferior del fémur se ubican el cóndilo medial y el cóndilo lateral, los cuales articulan con la tibia y es el lugar donde se insertan los ligamentos de la rodilla(2).

Articulación de la Cadera

La articulación de la cadera, llamada también articulación coxofemoral, está formada por la cabeza del fémur y el acetábulo del hueso coxal(2). Está formada por una cápsula articular muy densa y fuerte, además de un grupo de ligamentos que permiten movimientos de flexión, extensión, abducción, aducción, circunducción y rotación medial y lateral del muslo. Algunos de estos componentes se ilustran en la figura 5.

Figura 5: Articulación de la Cadera

Músculos de la Pelvis

La mayoría de los músculos que mueven el fémur se originan en la cintura pelviana y se insertan en el fémur. A nivel de la articulación coxofemoral se encuentran los siguientes músculos y sus respectivas
funciones (2):

.
El iliopsoas flexiona el muslo e interviene en la rotación lateral y flexión del tronco.
El iliaco y el músculo glúteo mayor extienden y rotan lateralmente el muslo.
El glúteo medio y menor abducen el muslo y rotan en dirección medial.
El tensor de la fascia lata está localizado en la superficie lateral y su función es flexionar y
abducir el muslo.
El piriforme, obturador interno y externo, gemelo superior e inferior y el cuadrado femoral rotan lateralmente el muslo.
El aductor largo, corto y mayor aducen, flexionan y rotan medialmente el muslo.
El pectíneo flexiona y aduce el muslo.

Nervios de la Región Pélvica

El plexo sacro es un conjunto de axones que nacen de las raíces anteriores de los nervios espinales L4-L5 y S1-S4(2). Se disponen a lo largo de la cara anterior del hueso sacro e inervan glúteos, el periné y los miembros inferiores. El nervio ciático, considerado el más largo del cuerpo, tiene su origen en este plexo(2).

Algunos de los nervios más importantes de este plexo y su respectiva distribución se muestran en la figura 7 y se mencionan a continuación(2):

.
El Glúteo Superior inerva los músculos glúteo menor, mediano y tensor de la fascia lata.
El Glúteo Inferior, Piriforme, Cuadrado Femoral, Gemelo Inferior y el Obturador Interno
inervan los músculos que llevan el mismo nombre.
El Obturador Interno inerva los músculos obturador interno y gemelo superior
El Ciático, formado por en el tibial común y el peroneo común que inervan varios músculos de la pierna.

 

Plexo Lumbosacro.jpg

El Pudendo que inerva los músculos del periné, piel del pene y del escroto del hombre, del
clítoris, labios mayores, labios menores y la vagina en la mujer.

El plexo coccígeo es una pequeña red de fibras nerviosas formadas por los ramos anteriores de S4 y S5 y
por los nervios coccígeos(1) y a pesar de que nace en la región pélvica, no tiene relación directa con músculos de la cadera.

 

Figura 7: Plexo Lumbosacro

Irrigación de la Región Pélvica

Las arterias que entran en la pelvis provienen de la arteria iliaca común que a su vez es una rama de la aorta descendente(1). Entre las principales se encuentran:
Las arterias iliacas internas, consideradas las arterias de la pelvis, emiten ramas a las nalgas,
región medial del muslo y el perineo(1).
La arteria sacra media, que irriga las últimas vertebras lumbares, sacro y cóccix(1).

La arteria rectal superior, que irriga la porción superior del recto y se une con las arterias rectales media e inferior, quienes son ramas de la iliaca interna(1).

La arteria iliaca externa se prolonga hacia el muslo y se convierte en la arteria femoral(1). Aunque no es
considerada una arteria de la cadera, es importante de mencionar pues su recorrido se encuentra relativamente cerca de la articulación coxofemoral.

La sangre que proviene de las vísceras pélvicas retorna al corazón vía la vena cava inferior(2). La principal de ellas es la vena iliaca interna, que drena no solo los órganos de internos de la pelvis sino también el muslo, los glúteos y los genitales externos(2).

Figura 8: Arterias y Venas de la Pelvis