Grupo craneal temporales
Esfenoides Occipital Frontal Zigomáticos Temporales Etmoides Tipos de articulación
Inicio
Osteopatía
Cráneo-sacral
Movimiento respiratorio primario
Diagnóstico y tratamiento cráneo-sacral
Energía, traumas y lesiones
Anatomía general
Inteligencia del cuerpo y del cerebro
Nacimientos y otros
Lesión esfenobasilar
Otras terapias
Cursos
Contacta

 

Hueso temporal

temporal0

temporal1

Cráneo Humano (lateral izquierda). El temporal, en el centro, con el orificio auditivo externo.

temporal3

temporal2

Temporal izquierdo (cara exocraneal). Esta vista no muestra el peñasco o porción petrosa, el hueso más complejo del cuerpo humano.

El hueso temporal es un hueso del cráneo, par, irregular, que comprende tres porciones: escamosa, mastoidea y petrosa (peñasco).

Se sitúa en los laterales del cráneo; se articula con el parietal por arriba, el occipital por detrás, por delante con el esfenoides y pómulo, por dentro y fuera respectivamente, y con la mandíbula, abajo.

Está formado de tres partes:

  • Parte escamosa (Porque tiene forma de escama): es una lámina delgada de gran tamaño que forma la parte anterior y superior de este hueso.
  • Parte Petrosa (peñasco): de forma triangular y que se encuentra entre el occipital y el esfenoides. Esta parte del hueso contiene el oído interno.
  • Parte mastoidea: En esta parte existen unas células mastoideas que se encuentran separadas del encéfalo por una delgada capa de tejido óseo. Esta parte se ubica por debajo y atrás del conducto auditivo externo.

Eminencias

  • Apófisis Cigomático: Se articula con el apófisis temporal del cigomático.
  • Tubérculo articular: Es redondeada, se encuentra unido a la fosa mandibular.
  • Apófisis mastoidea: Es una proyección redondeada que se sitúa detrás del conducto auditivo externo y constituye un punto de inserción de los músculos.
  • Apófisis estiloides: Es el punto de inserción de varios músculos y ligamentos de la lengua y cuello.

Depresiones

  • Conducto carótido: Pasa la arteria carótida interna.
  • Foramen yugular: Agujero por el que pasa la vena yugular.
  • Fosa mandibular: Se encuentra entre la parte escamosa y petrosa.
  • Conducto auditivo externo: Se comunica con el oído medio.
  • Conducto auditivo interno: lo atraviesan varios nervios.
  • Agujero mastoideo: lo atraviesa una vena emisaria

Función

Proteger el encéfalo y los órganos de la audición

 

ANATOMIA DE LOS HUESOS  TEMPORALES

 

Los temporales son dos huesos que se sitúan cada uno a cada lado del cráneo y en la parte baja.

Los temporales tienen su importancia ya que contienen los órganos de la audición, los órganos del equilibrio y las superficies articulares mandibulares.

Los temporales se componen de tres porciones cada uno:

  • Escama del temporal, una porción plana y fina de los huesos temporales que forma la parte antero superior de la sien.
  • Mastoidea, es la porción gruesa posterior cónica.
  • Petrosa, es una porción triangular y se localiza en la base del cráneo y alberga al oído interno y medio.

PORCION ESCAMOSA

Tiene aspecto escamoso y forma casi ángulo recto con la porción petrosa. Su superficie es lisa en la parte externa y un poco convexa en la pared interior. Es la zona con contacto con el parietal y el esfenoides.

Al lado del punto o sutura pterión.

Esta formada por:

  • La apófisis zigomática, que se articula con la apófisis temporal del hueso zigomático. Contiene tres raíces: la anterior para el tubérculo articular. Medial para la apófisis posterior glenoidea. Y la posterior que forma la cresta supramastoidea.
  • Un surco en su superficie exterior para la arteria media del temporal.
  • La fosa mandibular. Es una cavidad llamada también glenoidea que se encuentra entre las porciones escamosa y petrosa. Por delante de la fosa mandibular se encuentra el tubérculo articular, una prominencia redondeada.

En su superficie cerebral contiene unos surcos cerebrales para las arterias.

Los bordes de la escama del temporal son biselados.

 

PORCION MASTOIDEA

Se encuentra detrás y por debajo del conducto auditivo o meato auditivo externo.

El mastoides contiene tres bordes o límites: el superior, el anterior y el posterior.

El borde superior corresponde a la línea temporal y su sutura prieto-mastoidea.

El límite anterior está formado por el meato auditivo externo y la fisura tímpano-mastoidea.

El límite posterior coincide con la sutura occipito-mastoidea.

Aquí tenemos la apófisis mastoides que es una proyección redondeada del hueso temporal, situado justo detrás del conducto auditivo externo y sirve como inserción de varios músculos del cuello. Detrás de esta apófisis tenemos el agujero mastoideo. Aquí también tenemos el surco occipital, para la arteria occipital, también tenemos la escotadura mastoidea para el músculo di gástrico. También tenemos la apófisis estiloides que se proyecta hacia abajo a partir de la superficie inferior del hueso temporal y aquí se insertan ligamentos y músculos del cuello y de la lengua.

El meato auditivo externo es el agujero o canal que conduce hacia el oído medio. El meato auditivo interno se encuentra por encima del agujero yugular.

La porción mastoidea comprende:

  • La apófisis mastoidea, inclinada hacia abajo y proyectada hacia delante.
  • La fosita digástrica, o escotadura mastoidea.
  • El surco occipital.
  • El agujero mastoideo y así la vena puede dirigirse hacia el surco sigmoideo.
  • Las celdillas mastoideas y el antro mastoideo.
  • Bordes o lados. Tenemos dos bordes de especial importante para su estudio. El superior o parietal, con rugosidades para el parietal. El posterior u occipital, convexo y ligeramente biselado internamente para el occipucio.

 

PORCION PETROSA

Se encuentra ya casi en el suelo de la cavidad craneal. Esta porción es triangular y se localiza entre el hueso occipital y el esfenoides. Alberga a los órganos que interviene en la audición y en el equilibrio. También contiene el conducto carro ideo, y detrás de éste y delante del occipital se encuentra el agujero yugular.

La porción petrosa tiene la apariencia de una pirámide con una base, tres lados, tres bordes y un ápice. La base de la porción petrosa tiene la finalidad de formar la porción mastoidea, sirve de pared medial de la cavidad el oído medio y proporciona salida al conducto de Eustaquio. El ápice de esta pirámide incluye el canal carotideo y el agujero rasgado anterior.

Las superficies o lados del petroso son: posterior, anterior e inferior.

  • Superficie posterior: forma la bóveda de la fosa craneal en forma triangular, con el acueducto del vestíbulo y el orificio acústico interno, dentro del meato.
  • Superficie anterior, presenta la fosa craneal media y contiene: dos surcos que empiezan en los agujeros, uno de ellos es el hiato de Falopio. Sigilación trigeminal.
  • Superficie inferior. Contiene la fosa yugular, el canal de carótida, implantación para el músculo tensor del tímpano y fascias faríngeas, apófisis estiloides, agujero estilomastoideo y la superficie yugular  para la articulación de la apófisis yugular del occipucio.

Los bordes de la porción petrosa son:

  • el superior con cuatro partes: surco para el seno petroso superior, implantación para la tienda del cerebelo, hendidura semilunar para el nervio trigémino o V par e inserción para el ligamento petroesfenoideo, para el revestimiento del VI par y seno petroso inferior.
  • Borde posterior. Completa el agujero rasgado posterior a través de la hendidura yugular y completa la hendidura del seno petroso inferior.
  • Borde exterior. Esta fusionado lateralmente por la porción escamosa y se articula  medialmente con el borde posterior del ala mayor.

 

 

LOS TEMPORALES ARTICULAN CON

Aquí tenemos las siguientes cinco articulaciones:

  • Con el occipital, a través de la sutura occipitomastoidea, sutura petrobasilar, y vía apófisis yugular.
  • Con el parietal, a trabes de los pliegues del borde mastoideo, con el ángulo inferoposterior, vía por el bisel interno del escamoso.
  • Con el esfenoides, en el margen lateral o dorso de la silla turca., con el borde posterior del ala mayor en la zona petrosa. El ala mayor se articula con la zona escamosa en su zona externa y el ala mayor se articula con el bisel interno del borde escamoso.
  • Con el zigomático. La apófisis zigomática del temporal se articula con la apófisis temporal del zigomático en el arco zigomático.
  • Con la mandíbula, a trabes de la fosa mandibular del temporal o cavidad glenopidea. Aquí es donde la mandíbula se articula y moviliza ampliamente todo el maxilar.

 

FISIOLOGIA DEL MOVIMIENTO DEL TEMPORAL

El movimiento respiratorio primario del temporal se realiza con un eje variable que va desde la superficie yugular, hasta el ápice. Durante la flexión esfeno-basilar la porción petrosa del temporal gira alrededor del eje, con el borde superior desplazándose hacia el exterior del cráneo. A la vez se producen estos otros movimientos:

  • El borde superior de la porción escamosa oscila anterior y lateralmente.
  • La porción mastoidea se desplaza anterior y lateralmente.
  • La apófisis mastoidea se desplaza posterior y medialmente.
  • El extremo anterior de la apófisis zigomática se desplaza inferiormente.
  • El borde occipital del porcino mastoideo se desliza en el borde mastoideo de la escama occipital.
  • El ápice petroso oscila lateralmente alejándose de la apófisis del occipucio mientras la apófisis mencionada se eleva.

La articulación o sutura temporal se parece a las branquias de los peces.

El temporal tiene dos ejes oblicuos contrarios.

Su movimiento es que primero se abre el mastoides y por tanto se abre la escama inferior, se cierra la escama inferior y se abre la escama superior. Es como las branquias de los peces que tienen un eje de rotación oblicuo.

Cuando la articulación esfeno-basilar vuelve a su posición de reposo el temporal regresa a su punto neutro.

 

 

 

VAMOS A AJUSTAR Y EQUILIBRAR EL HUESO TEMPORAL

 

El diseño de los temporales y de las suturas biseladas como las agallas de un pez, le proporciono a William G. Sutherland la idea original del concepto del movimiento óseo craneal.

Entre las membranas, tanto la vertical como la horizontal y el líquido cefalorraquídeo el cerebro está en constante estado de flotación. Esto sirve para que cualquier impacto traumático pueda absorber el impacto sin dañarse el mismo cerebro, debido al estar acolchado en un medio acuático.

Todo lo que hagamos en los temporales y en el ATM va a repercutir en la membrana horizontal, en el tentórium, sobre la tienda del cerebro, donde el cerebro se asienta.

Entramos en la membrana horizontal a través del temporal.

Los temporales tienen un movimiento complejo. Tiene un movimiento de rotación antero-posterior y después un movimiento de separación, todo muy unido. Parece que los temporales se abren primero en su parte inferior, en los mastoides y luego en su parte superior. Es como un bamboleo que hará que se vaya cerrando en su parte inferior a la vez que se abre en su parte superior. Es como la abertura de las escamas de los peces pero con rotación, rotación anterior y posterior. Todo acompañado de su movimiento de expansión y contracción.

 

Colocamos al paciente en decúbito supino y nosotros detrás de su cabeza.

Para escuchar el movimiento respiratorio de los temporales colocaremos el dedo medio en el oído, el índice en la temporo-mandibular y el anular en la mastoides. La parte tenar de mis manos hace contacto con la cabeza por detrás de las orejas.

Aquí mantendremos una calma y un silencio interior para sentir y percibir durante varios ciclos el movimiento respiratorio primario de los temporales.

La escucha del movimiento respiratorio primario en cualquier parte del cuerpo, podemos usar la forma o técnica que mejor nos convenza. Ya que es algo que muy sutil y particular de cada uno.  Yo utilizo mi habilidad cinestésica para percibir el movimiento respiratorio primario como una pulsación energética que dirige mis manos, sin contacto con el cuerpo marcándome en movimiento existente en dicha zona.

Para ayudar en el movimiento respiratorio de este hueso tenemos tres técnicas: una técnica de balanceo, una de mecanismo de rotación antero-posterior y la última de descompresión del temporal o tirón de orejas.

Técnica del balanceo.

Aquí es cuando los temporales se empiezan a ajustar.

Lo hacemos a través de las apófisis mastoides.

Primero la escucha.

Segundo seguir el movimiento. Las apófisis mastoides se van a mover en una especie de ocho. Observaremos cual de ellas tiene más movimiento, para irnos a la de menos movimiento para devolverle el movimiento del bamboleo. Para ello freno el bamboleo a la que tiene más movimiento, lo freno con la intención en un lado y acelero el otro. Luego suelto de los dos y se recuperara el sólo.

Una vez tengo el movimiento de los dos por igual los freno a los dos por igual en el momento del vaciado y obtendremos la parada o Still Point. Luego vendrá un borboteo o desenroscamiento que acompañaremos dure el tiempo que dure. Después tendremos la parada neurológica, momento que el organismo usa para reorganizar su pulso. Y ya al final  reaparecerá de nuevo el ritmo de flexo-extensión, con mucha mejor calidad y ritmo.

Al abrirse la mastoides el cuarto ventrículo del cráneo se llena de líquido cefalorraquídeo.

Tercero rotación de los temporales.

El temporal hace apertura lateral y movimiento antero-posterior de flexión y extensión. Flexión, apertura de mastoides, cierre y extensión.

Para que los mastoides se puedan abrir tiene que haber un eje de rotación. Se trabaja con el dedo medio que actúa de eje de pivote de rotación dentro del oído. El índice va a la parte superior del temporal y el anular a la altura del mastoides.

Primero notamos el movimiento, luego exageramos la lesión, primero para un lado, luego para el otro, en sentido de la lesión. Luego del borboteo se frena y vuelve a funcionar en flexo-extensión. Como en casi toda la terapia es un trabajo con la intención, con nuestra energía, voluntad y amor.

Tercero el tirón de orejas.

Es la tercera técnica para ajustar los temporales.

Cogemos las orejas en horizontal muy suave y estiramos. Sentiremos que las agallas, las suturas, cederán. O muy posible es que una ceda y la otra se quede fija. Pediremos con la intención a la que se queda fija que se libere. Haremos una tracción horizontal y ligeramente oblicua hacia abajo, hacia los hombros. Aquí estiramos la tienda del cerebro.

Nuestra conciencia viajará por el interior de las suturas del temporal desenroscando el posible nudo fascial y visualizando su correcta apertura. Este tirón de orejas es para abrir la escama anterior.

Alrededor del oído externo existen muchas líneas de acupuntura o meridianos de energía. El oído es uno de los sentidos más importantes, pues en su interior está el sistema del equilibrio.

Nosotros,  podemos usar alguna otra técnica osteopática o energética para poder liberar cualquier sutura, ligamento, articulación o músculo. Nuestra práctica y corroboración de las diferentes técnicas que podamos usar, nos dirán lo efectivas y saludables que pueden ser.

El camino a la investigación esta abierto y la experiencia adquirida hasta hoy en día, así como las investigaciones científicas realizadas son escasas.