Grupo craneal parietal
Esfenoides Occipital Frontal Parietales Temporales Etmoides Tipos de articulación
Inicio
Osteopatía
Cráneo-sacral
Movimiento respiratorio primario
Diagnóstico y tratamiento cráneo-sacral
Energía, traumas y lesiones
Anatomía general
Inteligencia del cuerpo y del cerebro
Nacimientos y otros
Lesión esfenobasilar
Otras terapias
Cursos
Contacta

 

Hueso parietal

parietal0

parietal1

Cabeza ósea humana (vista de frente)

parietal3

parietal2

Cabeza ósea humana (vista lateral)

El hueso parietal es un hueso del cráneo, plano, par, de forma cuadrilátera, con dos caras, interna (endocraneal) y externa (exocraneal), y cuatro bordes con sus respectivos ángulos.

Se encuentra cubriendo la porción superior y lateral del cráneo, por detrás del frontal, por delante del occipital y montado sobre el temporal y el esfenoides. Ambos huesos parietales se articulan, a través de una línea media: la sutura sagital.

El término parietal significa de la pared.

Descripción anatómica

Para el estudio del hueso parietal, se le reconocen dos caras, cuatro bordes y sus respectivos ángulos. Se detallan para cada parte, los accidentes óseos con más importancia.

Cara exocraneal

  • línea curva temporal superior: para la inserción de la aponeurosis temporal.
  • línea curva temporal inferior: donde se inserta el músculo temporal.
  • giba parietal (eminencia parietal), un abultamiento curvado del hueso.
  • agujero parietal: abre paso hacia el interior de la cavidad craneal para una vena emisaria.

Cara endocraneal

  • fosa parietal, recorrida por surcos vasculares ramificados, producto de la impresión sobre el hueso de las ramas de la arteria meníngea media y sus venas satélites.
  • hemicanal del seno longitudinal frontal
  • fositas de Paccioni como las del hueso frontal.
  • cresta silviana, excrecencia ósea amoldada por la correspondiente cisura lateral del hemisferio cerebral.

Bordes

Se describen 4 bordes:

  • la articulación del borde superior de ambos parietales da origen a la sutura sagital (articulación interparietal o parietoparietal).
  • el obelión es un punto craneométrico situado sobre la línea de la sutura sagital un poco por delante de los agujeros parietales.
  • el borde inferior se articula con la escama del temporal.
  • el borde anterior se articula con el frontal formando la sutura frontoparietal o coronal.
  • el borde posterior se une a la escama del occipital formando la sutura parietooccipital o lambdoidea (porque tiene forma como la letra griega lambda)

Ángulos

Se describen 4 ángulos:

  • el ángulo anterosuperior o frontal indica la unión de las suturas sagital y coronal. Bregma es el nombre del punto craneométrico situado sobre este ángulo.
  • el ángulo posterosuperior u occipital indica la unión de las suturas sagital y lambdoidea. Sobre este ángulo se halla el punto craneométrico lambda.
  • el ángulo anteroinferior o esfenoidal. Punto craneométrico pterión.
  • el ángulo posteroinferior o mastoideo. Punto craneométrico asterión.

Arquitectura ósea

Es un hueso plano y comparte la estructura de los huesos de la bóveda craneal. Dos tablas de tejido óseo compacto que cubren una región media de tejido esponjoso.

Articulaciones

El hueso parietal se articula mediante sinfibrosis con otros huesos craneales:

  • el hueso parietal contralateral: sutura sagital;
  • el hueso frontal: sutura coronal;
  • el hueso temporal
  • el esfenoides;
  • el occipital: sutura lamdoidea.

 

ANATOMIA DEL HUESO PARIETAL

 

Hay dos huesos parietales situados entre el frontal y el occipital, que forman los lados de la bóveda craneal. La superficie interna de estos dos grandes huesos craneales esta formada por ligeras depresiones por donde se acomodan los vasos sanguíneos que irrigan la meninge o fascia más externa del encéfalo llamada duramadre.

El hueso parietal es como una placa cuadrada que se acopla en los laterales del cráneo de gran tamaño y peso, casi tanto como el frontal.

El parietal se divide en dos superficies, cuatro bordes y cuatro ángulos.

 

 SUPERCICIES:

 Externa. Esta formada por:

  • Agujero parietal.
  • Eminencia parietal.
  • Líneas temporales, superior e inferior.

Interna. Esta formada por:

  • Concavidad para las granulaciones meníngeas, como son los cuerpos o eminencias de Pacchioni.
  • Cavidad para el cerebro, para las venas meníngeas y para el seno sagital superior.
  • Uniones para la hoz del cerebro.

 

BORDES:

Aquí tenemos cuatro bordes o lados por cada parietal bien formado y definido.

  • Lado sagital o medial. Aquí tenemos la sutura sagital. Con indentaciones profundas. Anchas en el lado posterior y estrecho en el lado anterior.
  • Lado frontal o anterior. Aquí esta la sutura coronal, con indentaciones profundas y biseladas. En la zona externa las indentaciones están medialmente y en la zona interna están lateralmente.
  • Lado occipital o posterior. Aquí tenemos a la sutura lambdoidea. Con indentaciones profundas y biseladas. En el lado externo medialmente y en el lado interno lateralmente.
  • Escamosas o laterales. Aquí podemos distinguir a tres lados:

                                            Anterior: delgado y biselado exteriormente para él

                                            Ala del esfenoides.

                                             Medio. Delgado, incurvado y biselado

                                             Externamente para el seno del temporal.

                                             Posterior, grueso e endentado con pliegues

                                             Para el temporal mastoideo.

 

ANGULOS

Aquí  tenemos cuatro ángulos de gran importancia para el sistema cráneo-sacral debido a la congruencia de suturas craneales.

  • Angulo frontal. Localizado en su arte antero superior. Fontanela anterior.
  • Angulo esfenoidal. Localizado en su parte antero inferior. Aquí están los surcos interiores para las venas meníngeas. Se le llama fontanela esfenoidal.
  • Angulo occipital. Localizado en la zona postero superior. Se le llama la fontanela posterior.
  • Angulo mastoides, en el lado postero inferior. Aquí tenemos el surco transverso para el seno transverso de la duramadre. Fontanela mastoidea.

 

En el hueso parietal tenemos que distinguir la fosa temporal, la línea temporal superior y la línea temporal inferior. En la parte superior y un poco posterior tenemos un agujero en cada temporal para la vena emisaria. Se llama agujero parietal. En la parte interior de los parietales tenemos varias fositas o pequeñas depresiones para las granulaciones aracnoideas, así como surcos para los vasos meníngeos medios.

El punto bregma y el punto lambda, son dos zonas de especial interés por la congruencia de suturas, formando tres ángulos suturales.

Aquí la tensión mental, produce tensión en la hoz del cerebro y esto provoca que se bloquee alguna o varias de las tres suturas, la coronal, la sagital, o la lambdoidea. El punto bregma y lambda se verán seriamente afectados. Tenemos que ayudar a que respiren lo mejor posible estos tres puntos.

Enviando atención y energía a esta zona podemos hacer que se liberen de posibles tensiones. Casi siempre es posible liberar y mejorar el movimiento respiratorio primario de cualquier articulación. Si queremos podremos hacer presión con nuestros dedos en las suturas y visualizar que se abren y que el líquido cefalorraquídeo se mete y circula por las suturas.

 

Inserciones

  • Músculo temporal.

 

LAS ARTICULACIONES DEL PARIETAL.

 

Definimos cinco articulaciones en cada parietal. Es importante fijarse en el solapamiento de los biseles.

  • Articula con el occipital en su sutura lambdoidea. En la zona lateral el parietal recubre al occipital y en su zona medial es al revés.
  • Articula con el frontal por su sutura coronal. Lateralmente el parietal recubre al frontal y medialmente es al revés.
  • Articula con el esfenoides por su ángulo postero inferior. La punta del ala mayor esta biselada.
  • Articula con el temporal. Por el borde inferior de la escama, biselada.
  • Articula con el hueso parietal contrario, por la sutura sagital, con diferentes pliegues.

 

 

 

MOVIMIENTO FISIOLOGICO DEL PARIETAL

 

Cada parietal puede expresar su movimiento independiente del otro. Su correcto movimiento respiratorio primario es el que ambos suben y justo antes de llegar a su final de subida hacen una separación externa. O sea suben y se abren, y descienden y se cierran. Este es el movimiento correcto y junto con un buen ritmo y simetría nos encontraremos con un perfecto movimiento fisiológico de los parietales.

Definiremos ejes de movimiento a cada uno de los huesos parietales. El movimiento de los temporales se adapta a los restantes movimiento de los huesos esfenoides especialmente, a los temporales, al occipital y al frontal. Si algunos de estos huesos tienen un movimiento distorsionado o inexistente, puede influir al correcto movimiento de los parietales.

En muchos de nosotros podremos encontrar movimientos patológicos en los parietales, debido a traumatismos craneales como en los provocados en los nacimientos complicados y con fórceps, o en golpes debido a un accidente o simplemente por enormes bloqueos mentales repetitivos.

Una desviación en algunos de estos grandes huesos provocara en una gran tensión de la membrana meníngea craneal. La duramadre, el aracnoides y la pía madre se encuentran forzadas en una especie de arrastre fascial.

Esto es debido simplemente por tensiones mentales o problemas mentales mal asimilados que han reprimido las fascias craneales. Ya no hay una total fluidez mental, ya que los pensamientos están agarrotados, atascados, esclerotizados.

Tanto sucede en una dirección, como en otra. Un traumatismo físico provoca rigidez y problemas mentales como a la inversa, los problemas mentales mal digeridos provocan traumatismo craneal.

 

 

 

LA TECNICA PARA DESBLOQUEAR EL HUESO PARIETAL

 

Sabemos que el levantamiento del frontal, del parietal y la compresión y descompresión del esfenoides actúan sobre la membrana vertical, o sea, la hoz del cerebro y la hoz del cerebelo. A través del levantamiento del frontal estamos levantando la hoz del cerebro frontalmente o en su zona anterior. Levantando los parietales levantamos la hoz en sentido ascendente. O al hacer el CV4 también afectamos a esta membrana sagital.

Los parietales tienen dos tiempos en su movimiento: primero elevación y después separación.

Colocamos los tres dedos, el índice, medio y anular en las prominencias de los parietales. Los pulgares cruzados colocados a ambos lados de la sutura sagital. El movimiento es: sube, luego sé abre la sutura sagital, luego cierra la sutura sagital y luego baja. Este es su ritmo funcional, dos ritmos subir y abrir y cerrar y bajar.

Nuestro trabajo será el de igualar simetrías entre ambos parietales, tanto en el ritmo, como en la intensidad y en la apertura.

Puede ser que nos cuesten varios intentos, varios Still Point y unwinding, pero estaremos ahí hasta que lo consigamos.

De nuevo tendremos que realizar los ocho pasos que anteriormente hemos descrito en el ajuste del parietal.

 

El contacto es suave y tenemos que notar la sensación de que el hueso se imanta y se pega a los dedos en la parte más prominente del parietal. Siguiendo la línea central de la nariz estaremos en la sutura sagital, y nunca taparemos con los dedos esta sutura, para permitir su apertura y cierre.

De nuevo también podemos aplicar una ligera fuerza física de separación de los parietales sobre su sutura sagital si la lesión es muy fuerte y persistente. En cualquier caso en que usemos el trabajo osteopático sobre una sutura lo haremos suave, progresivo y mantenido por unos minutos. Mas vale poca fuerza pero mantenida cinco minutos que mucha fuerza en pocos segundos. También pondremos la intención para que  el líquido cefalorraquídeo vaya hacia la sutura que estamos separando con un tacto suave pero efectivo.  Este trabajo es seguro y efectivo. Se trata de enviar con la voluntad al líquido cefalorraquídeo para que vaya hacia el lado de la sutura que estamos abriendo ligeramente con nuestras manos. Al hacerlo así evitamos que se pueda lastimar la fascia que se encuentre en el interior de las suturas. Es una fina membrana de fascia, por donde circula el líquido cefalorraquídeo.

 

DIBUJO   28  Y  29    EL HUESO PARIETAL