Grupo craneal frontal
Esfenoides Occipital Frontal Parietales Temporales Etmoides Tipos de articulación
Inicio
Osteopatía
Cráneo-sacral
Movimiento respiratorio primario
Diagnóstico y tratamiento cráneo-sacral
Energía, traumas y lesiones
Anatomía general
Inteligencia del cuerpo y del cerebro
Nacimientos y otros
Lesión esfenobasilar
Otras terapias
Cursos
Contacta

 

Hueso frontal

frontal0

frontal1

Calavera humana (vista de frente)

frontal4

frontal2

Calavera humana (vista lateral)

El hueso frontal (os frontale PNA) es un hueso del cráneo. Es un hueso plano, impar, central y simétrico, con dos caras (endocraneal y exocraneal) y un borde circunferencial.

 

Situación

El hueso frontal se encuentra en la parte anterosuperior del cráneo por delante de los huesos parietales y un poco por arriba del esfenoides, y montado sobre el etmoides, y el macizo facial. El hueso frontal ocupa la superficie de la cara que se corresponde con la frente y la prominencia cubierta por las cejas.

Regiones

El hueso frontal presenta dos porciones:

  • una porción vertical y superior, regularmente convexa que suele recibir el nombre de escama frontal y forma parte de la bóveda craneal; y
  • una porción horizontal e inferior, que constituye parte de la base del cráneo (piso etmoido-frontal), parte del techo de las órbitas y parte de los senos etmoidofrontales (cavidades pneumáticas paranasales).

Visto en conjunto, el hueso frontal presenta dos caras y un borde. Una cara es posterior y cóncava: la cara endocraneal o cerebral; la otra cara es anterior, convexa hacia adelante: es la superficie exocraneal o cara cutánea. Ambas caras están separadas por un borde circunferencial.

Cara exocranea


La cara exocraneal del hueso frontal también se conoce como cara cutánea por ser la parte del hueso sobre la que se apoya parte de la piel facial.

  • Porción vertical o frontal, en la línea media se encuentran vestigios de la sutura metopica. Por encima de la escotadura nasal, situada en la parte inferior de la línea media se observa una eminencia llamada giba frontal media o glabela, a los lados de ésta parten dos salientes, arqueadas; los arcos superciliares. Por encima de estos dos eminencias lisas llamadas gibas frontales laterales. A los lados y partiendo de la apófisis orbitria externa; salen las crestas laterales del frontal, éstas se continúan con la línea curva temporal superior del parietal y limitan las fosas temporales, a la vez que unas superficies triangulares del hueso frontal, facetas laterales, donde se insertan haces de los músculos temporales.
  • Porción horizontal u órbitonasal:
    • escotadura etmoidal
    • superficie etmoidal
  • Cresta órbitonasal es una arista angulosa que separa las porciones vertical de horizontal, y se hallan los siguientes accidentes:
    • escotadura nasal y espina nasal, articula con los huesos propios de la nariz y con el maxilar superior (apófisis ascendente).
    • arcos orbitarios, que forman el reborde superior de la cavidad orbitaria.
    • escotadura supraorbitaria o agujero supraorbitario, para el paso de los vasos y nervios supraorbitarios
    • escotadura frontal interna, para el paso de los vasos homónimos.
    • apófisis orbitaria externa (proceso cigomático), articula con el hueso malar.

Cara endocraneal


Accidentes óseos sobre la cara endocraneal del hueso frontal:

  • Escotadura etmoidal
  • Agujero ciego
  • Cresta frontal media
  • Canal del seno longitudinal superior
  • Fositas de Pacchioni
  • Bóvedas orbitarias
  • Impresiones digitales
  • Eminencias mamilares
  • Fosas frontales

Borde circunferencial


El borde circunferencial es la línea ósea límite entre las caras exocraneal y endocraneal del frontal. Se lo puede dividir en dos segmentos:

  • segmento semicircular, superior, articulado con ambos parietales (sutura coronal) hacia arriba, y con las alas mayores del esfenoides en las porciones más inferiores.
  • segmento horizontal, se articula con las alas menores del esfenoides

Arquitectura del hueso

El hueso frontal es un hueso plano, diseñado para conformar una cavidad ósea de protección y contención: el cráneo. La parte vertical del frontal está constituida (como la de todos los huesos craneales) por una doble lámina de hueso compacto: las tablas externa e interna, que encierran una lámina media de tejido esponjoso llamado diploe. La región vertical, es más delgada y prácticamente la totalidad de su extensión carece diploe (hueso esponjoso).

Desarrollo y osificación

frontal4

frontal3

Esbozos conectivos que dan origen al hueso frontal por osificación endomembranosa.

  • centros de osificación: El hueso frontal se desarrolla a partir de 2 pares de esbozos (4 puntos de osificación), uno condral y otro membranoso. Sólo la espina del frontal se origina desde 2 puntos de osificación endocondral. El resto del hueso frontal se origina por osificación endomembranosa desde dos primordios conjuntivos, que hasta su fusión definitiva se hallan separados por la sutura mediofrontal (sutura metópica).
  • celdas pneumáticas: senos frontales y etmoidofrontales. Normalmente, en el espesor del hueso frontal, se forma una cavidad pneumática de dimensiones variables conocida como seno frontal. Esto se da a partir del "crecimiento" y desarrollo de alguna de las hemicélulas frontales anteriores de la superficie etmoidal del frontal que excavan el espesor del hueso a ambos lados. El seno frontal forma parte del conjunto de cavidades pneumáticas que rodean las fosas nasales (también conocidos como los senos paranasales). El hueso frontal también contribuye con una porción ósea (hemiceldas frontales) a la conformación de los senos etmoidales (etmoidofrontales).

Articulaciones

El hueso frontal se articula con ambos huesos parietales, etmoides, esfenoides, maxilar superior, cigomático o malar.

Inserciones musculares

  • Músculo occipitofrontal.

 

 ANATOMIA DEL HUESO FRONTAL

 

Situado en la parte anterior del cráneo y se apoya en el esqueleto del rostro. Es un hueso de gran tamaño relativo.

El hueso frontal forma la frente, los techos de las órbitas  y gran parte de la zona anterior de la base del cráneo.

Se compone de tres partes: la escama del frontal o placa vertical, la porción orbitaria y la porción nasal.

 

ESCAMA DEL FRONTAL.

Esta placa escamosa que corresponde a la frente, se inclina desde la sutura coronal hacia abajo, al principio gradualmente y después se angula bruscamente hacia abajo. Está dividida en tres porciones principales:

  • Superficie externa del frontal,  formada por:

Sutura metópica o frontal media.

Eminencia frontal.

Arco superciliar

Glabela o protuberancia frontal media.

Línea parietal.

Línea temporal.

Borde supraorbitario.

  • Superficie interna o cerebral, formada por:

Surco sagital.

Cresta frontal.

Agujero ciego.

Hendiduras para los vasos cerebrales y el cerebro.

Depresiones para las granulaciones aracnoideas de Pacchini.

  • Los márgenes formados por:

El margen parietal o posterior, es semicircular endentado y biselado.

El margen inferior es en forma de L, para la articulación con el esfenoides.

 

PORCION ORBITARIA

Por encima de las órbitas oculares el hueso frontal aumenta de espesor formando el borde supraorbitario. Desde este borde el hueso frontal se extiende hacia atrás para formar el techo de la órbita y parte del suelo de la cavidad craneal.

Se compone de dos láminas triangulares puestas en ángulo recto con la escama del frontal y colocadas en cada órbita ocular. En el borde supraorbitario existe en su parte medial el agujero supraorbitario.

 Esta formado por

  • Hendidura etmoidal o bordes:

Celdillas etmoidales.

Anteriormente con el lagrimal.

Canales y agujeros etmoideos, anteriormente y posteriormente.

Senos frontales.

  • Superficie orbitaria:

Fosa lagrimal.

Fosa o espina troclear.

  • Superficie cerebral:

Se adapta al cerebro con la calota.

 

PORCION NASAL

Esta formada por cuatro partes:

  • Proyección desde la escama anterior hacia la hendidura etmoidal.
  • Borde nasal, articulado con los huesos nasales y la apófisis nasal con el maxilar.
  • Espina frontal.
  • Dos caras nasales.

 

El hueso frontal se conecta con:

  • Se conecta en su parte posterior y superior con los parietales,  a través de su sutura coronal y teniendo una gran superficie de contacto.
  • Se conecta en su parte inferior-posterior con las alas mayores del esfenoides y con estas mismas alas en su parte orbitaria.
  • Se conecta con las alas menores del esfenoides.

 

  • Se conecta en su parte inferior  con la apófisis frontal de los maxilares mediante  un mínimo contacto, al lado de la parte nasal, en su zona posterior y lateral.
  • Se conecta y  penetra en la parte superior de la órbita ocular.
  • Se conecta con las  fosas nasales, con el hueso nasal, en su zona antero medial.
  • Se conecta con los huesos lagrimales, en los bordes de la escotadura.
  • Se conecta con los huesos zigomáticos, en la parte del frontal lateral, o sea en la apófisis frontal y en la zona exterior de la órbita ocular.
  • Se conecta con la parte antero-superior del etmoides y en su lamina cribiforme en los laterales y en la lamina orbitaria del etmoides.

 

El hueso frontal en su parte antero-inferior forman unas cavidades cerradas y huecas llamadas los senos frontales, justo delante de la apófisis crista galli del etmoides y detrás de la glabela del frontal. Estas cavidades recubiertas de mucosa actúan como cámaras de sonido que dan resonancia a la voz.

 

 

MOVIMIENTO FISIOLÓGICO DE LOS HUESOS FRONTALES

 

En el cráneo neonatal, en el bebe existen dos huesos frontales separados por la sutura metópica central, la cual en todas las personas se calcifica en la niñez o adolescencia. Aún así en terapia cráneo-sacral hablamos de dos frontales que respiran de delante hacia atrás, de manera simétrica. El punto fijo del frontal es arriba del tabique nasal en la sutura frontonasal. La sutura coronal es la que se abre hacia delante pivotando sobre el entrecejo, y casi al final del recorrido se abre hacia el exterior un poco.

A efectos de diagnostico y tratamiento el frontal consiste en dos huesos separados por su zona medial en su sutura metópica. Esta sutura aún en los adultos está funcionable en un diez por ciento.

El eje que se observa en el movimiento respiratorio primario del frontal es un eje de rotación que incide en ángulo recto  y atraviesa la eminencia frontal. El hueso frontal se desplaza de manera siguiente:

  • La glabela o protuberancia frontal media se desplaza muy ligeramente posteriormente y con una ligera inclinación ascendente.
  • El borde supraorbitario se desplaza ligeramente anterior descendente.
  • Los ángulos anteriomediales de la órbita ocular se desplazan como la glabela, ligeramente posterior y superior.
  • Los ángulos laterales de la órbita se desplazan un poco anterior y descendente.
  • La línea de la sutura coronal y en especial la zona alta se desplaza con un gran movimiento relativo hacia la zona anterior y descendentemente. Casi hacia el final de su recorrido hace una gran separación exterior, a través de su línea media o sutura metópica.
  • El área en forma de L del ala mayor del esfenoides, sigue el movimiento del ala y se desplaza en sentido anterolateral, con una ligera inclinación descendente.

Todas las partes vuelven a su posición de partida en la fase de contracción o extensión esfeno-basilar.

 

 

TECNICA PARA AJUSTAR Y EQUILIBRAR EL FRONTAL

 

Si percibo que el hueso frontal tiene un eje de rotación, entonces habrá una fijación en donde el movimiento es menor. Notaremos entonces que un lado del frontal se eleva mucho más que el otro lado. Nuestras manos irán hacia la parte que no se mueve, hacia donde parece que hay un nudo aquí la mantendremos hasta que podamos reblandecer ese nudo. Mi intención será la de liberar, por lo tanto mis censores notarán esta reacción y mis dedos tocarán y absorberán las tensiones en la sutura bloqueada.

Dicho de otra manera  y usando la técnica cráneo-sacral haremos lo siguiente:

  • Escuchar el impulso rítmico craneal y sentirlo durante varios ciclos. Sentir la tensión reciproca de la membrana dura madre en todo el cráneo.
  • Localizar el tipo de lesión craneal, comprender la tensión reciproca existente y prepararse mentalmente para hacer el tratamiento.
  • Empuja la energía hacia la lesión o lado patológico para aumentar aun más la lesión, efecto que ayudará a que de inmediato se coloque el hueso en su posición. Ahora también podemos parar el lado de más movimiento para ayudar al lado de menos movimiento y hacer que pulse, que respire.
  • Comprobar  de nuevo el movimiento respiratorio primario del frontal. Y observar su mejoría.
  • Ahora muy posiblemente encontraremos asimetría en el movimiento respiratorio primario de ambos lados del frontal.
  • Hacer una parada en el vaciado y mantener ahí el desenroscamiento.
  • Guiar las manos para desatar el nudo fascial y permitir que los tejidos internos borboteen o pulsen. Mantener ahí hasta que se termine el nuevo ajuste fibridal.
  • Ahora vendrá un silencio para que a su debido tiempo se restablezca en impulso rítmico craneal con mayor amplitud y mejor simetría.

 

En la mayoría de los casos patológicos siempre hay un lado del frontal que no se mueve, luego conseguiremos que se muevan pero estarán asimétricos y al tercer tratamiento de la técnica conseguiremos que se abran de forma simétrica y armoniosa.

 

Para mejorar y potenciar la técnica haremos lo mismo que siempre, viajaremos hacia dentro de los tejidos y visualizaremos las suturas craneales para favorecer con nuestra intención el que se abran las suturas que necesitemos en cada momento. Se trata de ver con el ojo de la mente como las suturas y las membranas hacen el ajuste como nosotros deseamos, por supuesto para la mejoría del paciente. Por eso un correcto diagnostico es de vital importancia.

Es importante la liberación de las fijaciones suturales de todo el cráneo, por tanto si notamos alguna región craneal mucho más bloqueada vamos a usar la liberación funcional que la osteopatía nos ha heredado.  Podremos hacer una ligera tracción mecánica sostenida y ayudar a que todas las suturas craneales se encuentren libres de cargas y dejar que el LCR y la tensión de las membranas internas trabajen sobre la presión hidrodinámica del cerebro y sobre las suturas.

Tras la liberación de este hueso frontal la hoz del cerebelo se verá más relajado y a su vez la gran vena que circula por su parte inferior podrá transportar mucha más cantidad de sangre y todas las áreas circundantes se beneficiarán.

 

DIBUJO   27  EL HUESO FRONTAL