Grupo Facial nasales
Mandíbula Maxilar Vómer Zigomáticos Palatinos Nasales Lagrimales cornetes
Inicio
Osteopatía
Cráneo-sacral
Movimiento respiratorio primario
Diagnóstico y tratamiento cráneo-sacral
Energía, traumas y lesiones
Anatomía general
Inteligencia del cuerpo y del cerebro
Nacimientos y otros
Lesión esfenobasilar
Otras terapias
Cursos
Contacta

 

 

ANATOMIA DE LOS HUESOS NASALES

 

Los dos huesos nasales forman el puente de  la nariz, ésta se encuentra en la línea media y en la parte superior.

La mayoría de la nariz esta compuesta de cartílago. Los dos huesos nasales son los huesos exteriores de la nariz y están formados por:

  • Dos superficies, facial o externa y nasal o interna.
  • Tres bordes, el superior endentado para la sutura naso frontal. Inferior con inserción del cartílago nasal, lateral con sutura nasomaxilar y medial con la sutura internasal.

Las estructuras que forman el tabique nasal son la lamina perpendicular del etmoides, el tabique cartilaginoso, el vómer y parte de los huesos palatinos y maxilares.

 

LOS HUESOS NASALES ARTICULAN CON

  • Con el borde medio nasal.
  • Con el borde anterior de la apófisis frontal del maxilar, a través del borde posterior.
  • Con el frontal, por la parte nasal y justo debajo del seno frontal.
  • Con la lamina perpendicular del etmoides en su parte anterior a través de la cresta de la sutura internasal.
  • Con el cartílago lateral de la nariz a través del borde inferior.

 

MOVIMIENTO FISIOLOGICO DE LOS HUESOS NASALES.

Durante la flexión esfeno basilar los huesos nasales son arrastrados o empujados por los huesos maxilar y frontal principalmente. Se produce un movimiento respiratorio primario de desplazamiento anterior y luego casi al final de éste una apertura lateral de ambos nasales. O sea es un movimiento anterolateral junto con todos los demás huesos craneales.

 

 

TECNICAS PARA LA LIBERACION DE LOS HUESOS NASALES

 

Repetiremos las técnicas cráneo-sacrales en la sutura nasión o en la sutura internasal.

Gentilmente forzaremos una parada del movimiento respiratorio primario en la fase de extensión esfeno-basilar. Desenroscamos el nudo facial y después le permitimos que vuelva su movimiento respiratorio mejorado. Podemos hacerlo tanto en la parte de arriba en el nasión como en la  sutura internasal.

Otra técnica que podemos hacer es la de tracción de la sutura del nasión y mantenemos mientras se hace un desenroscamiento o unwinding en todas las direcciones, sosteniéndolo allí arriba. Este trabajo es para que la fascia retronasal empiece a estirarse y tengamos más amplitud en los cornetes nasales y tengamos más espacio de entrada de aire en los cornetes nasales.

Tenemos dos técnicas: una para disociar la glabela frontal de los huesos nasales y la segunda técnica es para disociar los huesos nasales del cartílago nasal. Los dedos hacen lo mismo lo que cambia es la altura de apoyo. Primero sentir como respira la glabela pronto nasal y la segunda es entre el hueso nasal y los cartílagos. Todo respira.

Los huesos nasales tienen un movimiento de rotación parecido al vómer, o sea tiene un eje de rotación horizontal que lo atraviesa. Notaremos como en la fase de extensión ascienden y bajan y en la fase flexión o de llenado los huesos nasales se elevan y después  descienden. Para liberar los huesos nasales del frontal mi pulgar se apoyara sobre la glabela del hueso frontal mientras que la otra en forma de pinza, pinzaré los dos huesos nasales.

Podemos observar nuestra capacidad respiratoria pulmonar antes del trabajo y después de realizar estas técnicas, tendremos mejor percepción del aire que respiramos y mayor capacidad.

En cualquier sutura o hueso podremos sentir el movimiento respiratorio primario y si no lo tiene con nuestras manos realizaremos un desenroscamiento del tejido fascial. El ojo de nuestra mente viajara por el interior del tejido, penetrando en la tensión y pidiéndole que se relaje y se desenrosque. Mientras tanto nuestras manos estarán girando y moviéndose en todas las direcciones que se requiera. Después vendrá o forzaremos una parada neurológica durante unos segundos hasta que retorne el movimiento respiratorio de la zona.

 

LOS SENOS PARANASALES

No son huesos craneales ni faciales, simplemente son cavidades que se encuentran en algunos huesos craneales cerca de la cavidad nasal. Los huesos craneales que contienen senos paranasales son el frontal, los maxilares, el etmoides y el esfenoides. Estos senos están revestidos por membranas mucosas que continúan el revestimiento de la cavidad nasal. Estos senos producen moco, reducen el peso de cada hueso y actúan como cámaras de resonancia para la voz.

 

LOS CORNETES NASALES INFERIORES

Los dos cornetes nasales inferiores son huesos en forma de rollo que forman parte de la pared lateral de la cavidad nasal. Su función es la misma que la de los cornetes superiores y medios, es decir hacer que la circulación del aire sea turbulenta para facilitar su filtración antes de que entre en los pulmones. Estos cornetes nasales son huesos individualizados.

Cornete nasal

Cornetes

Los cornetes se ubican en las partes laterales de cada cámara nasal. Su número por lo general es de tres, aunque pueden llegar a cinco.

Funciones

Humidificar el aire que llega a los pulmones

Filtrar el aire que se respira

Calentar el aire para el mejor confort.

¿Qué son?

Son estructuras formadas por hueso esponjoso y su cubierta es una delgada y delicada mucosa nasal. Su irrigación sanguínea es rica y abundante. Por cierto, similar a la inervación, haciéndolos muy sensibles a cambios de temperatura, lo que facilita su trabajo.

¿Cuál es su estructura?

Son llamados cornete inferior, medio y superior. Debajo de cada uno, como arropándolo o protegiéndolos, están los meatos del mismo nombre, que son las vías de comunicación de la nariz con sus senos paranasales. Y lo mismo sirven como puertas de salida del moco que exudan los senos como también de entrada y salida al aire. La nariz en su parte interna, tiene a su alrededor una serie de cavidades conocidas como senos que también colaboran para los efectos de su trabajo respecto al aire y al moco. VOLVER