TAO inicio

Tao historia
Tao hombre y naturaleza

Tao beneficios

Mantak Chia
El árbol y el sanador
Energía original
Prepararse a la energía sanadora
Canalizar la energía con las manos
Recibir las fuerzas del universo
Observar el cuerpo
Seis sonidos curativos
Tao energía órganos
Chi Nei Tsang
Tao principios
Expulsar los vientos
Sonrisa interior
Órbita microcósmica
Canales circula energía
Los cinco elementos
El músculo Psoas
Riñones y Psoas
Diafragma y Psoas
Los tendones
La piel y el abdomen
Desintoxicar la piel y los intestinos
Tonificar los órganos
Centro umbilical
Desintoxicación de los órganos.
Desintoxicar el sistema linfático
Centrar, equilibrar y limpiar
 
 
 

Craneosacral

Vibración y energía
Tu mundo de energia
Se consciente
Mejora tu nivel bioelectromagnético
Consulta craneosacral
Sesión craneosacral
¿Qué es la terapia craneosacral?
 

Enlaces

Especiales

Salud y enfermedad
Puntos de osteopatia
Anatomía musculoesquelética
Tao equilibrio energético
Otras terapias
El sexto sentido
 
 
POWERT POINT
NUEVO TAROT
MUNDO DE LAS TERAPIAS
 
 
 
 
 
 
 

Los beneficios del Tao y el Psoas

Todo lo escrito aquí sobre el Tao está extraído de los libros de Mantak Chia y Maneewan Chia

Los ejercicios del Tao Yin activan el flujo del chi en los meridianos, abriéndolos y fortale­ciéndolos. De este modo, el flujo del chi del tan tien (la zona central de almacenamiento de chi, situada en el bajo vientre) vincula los meridianos yin y yang del cuerpo antes de que retornen a su punto de partida. (Los meridianos yin son más profundos e internos, mientras que los meridianos yang están cerca de las superfi­cies externas del cuerpo y las extremidades.)
Dentro de la literatura médica tradicional china, el Tao Yin es una de las prácticas caracterizadas por «nutrir el principio vital». Los médicos chinos prescriben ciertos ejercicios Tao Yin para curar y prevenir problemas de salud agudos o crónicos.

¿Por qué es beneficioso estirar el cuerpo tal como lo hacemos en los ejercicios Tao Yin? Los estiramientos sacan la energía del interior del cuerpo hacia el exterior, alargando los meridianos y llevando el chi a la superficie. Esto permite que la enegía fluya fácilmente adonde necesite, equilibrando el chi y devolviendo la salud al organismo. Cuando se trabajan progresivamente los ejercicios Tao Yin y se activan la mayoría de los meridianos, los beneficios se multiplican por todo el cuerpo.
Los meridianos pueden bloquearse por las toxinas y tensiones físicas, emocio­nales o mentales. Tal como un pantano detiene el flujo de un río, el bloqueo detiene el flujo de la energía de vida y genera estancamiento. Mientras que una gran cantidad de agua se acumula por encima del muro de contención, después de la presa el lecho del río está prácticamente seco. Este desequilibrio produce enfermedad y mala salud. Al aflojar y estirar los meridianos, la energía fluye libremente, y puede interpenetrar la totalidad del cuerpo.

En los ejercicios meditativos del Tao Universal, Tai Chi, Chi Kung Camisa de Hierro y Tao Yin, el movimiento se origina en el tan tien inferior. Se trata del centro ventral del cuerpo, al que se considera un asiento de la conciencia y el hogar del segundo cerebro. Con las prácticas del Tao Universal uno entrena la conciencia del tan tien inferior coordinando todos los movimientos desde el segundo cerebro. El movimiento se extiende desde el tan tien hacia la periferia del cuerpo, hacia los brazos y piernas, llegando hasta las puntas de los dedos de las manos y de los pies.
Aunque pensemos que nos movemos así, resulta difícil moverse realmente desde el centro de manera consistente. Los ejercicios Tao Yin están diseñados para ayudarnos a encontrar nuestro centro de gravedad y para entrenarnos a movernos desde el segundo cerebro. Fortalecen los músculos involucrados en el movimiento desde el tan tien inferior y nos permiten movernos realmente desde ese centro hacia todas las posibilidades de los múltiples planos.
Muchas de las personas que viven en las culturas occidentales han perdido la flexibilidad natural de sus cuerpos. La gente se sienta en sillas la mayor parte del día; se trasladan en coches (y por tanto sentados) en lugar de caminar. Como cultura, hemos perdido nuestra conciencia del centro del cuerpo y la importancia de iniciar el movimiento desde ahí; cuando tomamos conciencia de la parte inferior de la espalda suele ser por el dolor producido por la falta de uso o la mala utilización. Si tomamos conciencia de nuestra zona abdominal suele ser porque ha perdido la lisura de la juventud y empieza a exigir unos pantalones más grandes.
El primer paso para recuperar nuestra fuerza y flexibilidad en el centro del cuerpo es tomar conciencia de él de una manera nueva. En primer lugar es importante entender la verdadera estructura del área que llamamos el tan tien. La pelvis, la base del tan tien, tiene forma de cuenco. Cuando somos capaces de dejar que el peso corporal se apoye sobre este cuenco, toda la estructura de nuestro cuerpo cambia, puesto que el peso que solemos llevar sobre los hombros y en la parte superior del cuerpo encuen­tra un lugar de descanso. Entonces todo el cuerpo empieza a estar más tranquilo.

Pelvis La pelvis está constituida por un grupo de huesos muy fuertes. También contiene diversos espacios, llamados forámenes, que permiten que los vasos sanguíneos, nervios v músculos de la zona lumbar hacia las piernas. Algunos de músculos más fuertes del cuerpo están sujetos a esta estructura pélvica: el complejo iliopsoas, el recto femoral, los bíceps femorales y los abductores. Estos músculos son fundamentales para el movimiento corporal.

EL MÚSCULO PSOAS: LA PARTE POSTERIOR DEL TAN TIEN
El complejo iliopsoas está entre los músculos más importantes cuando estamos aprendiendo a practicar Tao Yin, Chi Kung Camisa de Hierro o Tai Chi Chi Kung I. El psoas es un músculo ancho y plano situado en la parte posterior de la espalda. Como un pulpo, tiene ramas que se extienden desde ambos lados de las vértebras inferiores de la columna. Tiene dos segmentos: el psoas mayor y el psoas menor; el psoas mayor es, con diferencia, el mayor de los dos. El psoas mayor tiene su origen en las apófisis transversas de la doceava vértebra dorsal (DI2) y de las cinco vérte­bras lumbares (LI a L5), y pasa por debajo del ligamento inguinal, en la zona de la ingle, descendiendo por la superficie frontal de los huesos ilíacos de la pelvis. Se inserta en la apófisis del trocánter menor, en la parte anterior interna del fémur (el gran hueso situado' en la parte superior de la pierna). El psoas menor, que es más pequeño, comparte los mismos orígenes que el mayor, pero se inserta en el ligamento sacroisquial. Este ligamento conecta con la tuberosidad isquial (la parte pos­terior de los huesos sobre los que nos sentamos).

Iliopsoas De hecho, el psoas mayor sólo es la porción superior del músculo iliopsoas. Otro componente importante del complejo iliopsoas es el músculo ilíaco. El ilíaco está ampliamente sujeto a la parte frontal superior de los huesos ilíacos (los dos grandes huesos de la cadera) y la parte superior del sacro. La porción ilíaca del complejo iliopsoas se une con la parte inferior del psoas mayor para fundirse en un único músculo aptoximadamente en el nivel de la articulación de la cadera.


El ilíaco comparte el mismo tendón de sujeción que el psoas mayor, adosándose al trocánter menor del fémur, justo debajo de la articulación de la cadera. La unificación del ilíaco con el psoas mayor es la razón por la que el músculo recibe el nombre de complejo iliopsoas.
También se puede considerar que el psoas mayor tiene una conexión indirecta con el sacro a través del músculo piriforme.

Musculo piriforme El piriforme conecta con los lados de la superficie frontal del sacro desde los trocánteres mayores, situados en la parte externa de los fémures, cerca de las articulaciones de la cadera. Como el psoas mayor conecta con el trocánter menor en la parte interna del fémur, la fuerza ejercida sobre uno de los trocánteres afectará al otro. Algunos otros músculos de la zona pélvica tienen interrelaciones similares con el psoas mayor.

La zona de la ingle, situada en la parte anterior del tan ti en inferior, junto con el conjunto sacro/cóccix de la parte inferior de la columna, forma el importantísimo kua. En los movimientos de Tai Chi es fundamental la transferencia de fuerza desde la tierra hacia las piernas y el kua, y desde las piernas hacia la parte superior del cuerpo (y viceversa) a través del kua. Los estudiantes serios se entrenan diligentemente, tanto en las posturas de pie del Chi Kung como del Tai Chi Chi Kung, para mejorar el alineamiento de su kua a fin de sentir poder y una suave transferencia de fuerza (tanto a nivel físico como sutil). El entrenamiento Tao Yin y el acondicionamiento del complejo de músculos psoas es muy valioso para desarrollar el kua y, por supuesto, para disfrutar de una salud superior en general.
Una vez que el tan tien ha sido fortalecido y energizado, la circulación y la actualización del poder y la fuerza crearán una sensación de bienestar y equilibrio, y un sentimiento de unidad dentro del cuerpo. El músculo psoas es el principal movilizador de la espalda, las caderas y la pelvis. El psoas impulsa el muslo hacia delante al caminar y ayuda a su rotación externa en la articulación de la cadera.
El psoas define la curva natural de la columna y controla la inclinación de la pelvis, uno de los principales elementos de la postura corporal. Si el músculo psoas se acorta debido a una tensión excesiva o innecesaria, esto puede desequilibrar el resto de la estructura, haciendo que la persona al estar de pie mantenga los hombros redondeados y la postura desplomada e inclinada hacia atrás. Un psoas corto también puede tirar del fémur (el músculo del muslo) haciendo que la pierna rote externamente, y esta torsión puede impedir que el pie descanse directamente sobre el suelo. La posición resultante del pie al caminar puede ser otra fuente de estrés y dolor para todo el cuerpo.
El psoas también puede ser demasiado corto únicamente en un lado, haciendo que muchos músculos de ambos lados del cuerpo compensen ese tirón unilateral. Esta compensación puede ser causa de pies planos y hacer que las piernas se arqueen
o las rodillas se queden pegadas, pudiendo producir también debilitamiento de los tobillos, dolor en los arcos de los pies, inclinación lateral de la pelvis y dolor y tensión o rigidez en la columna. El tirón del músculo psoas puede producir tal rigidez que los huesos del muslo serán incapaces de rotar adecuadamente y producirán rozamiento en la articulación de la cadera.
Los dos músculos psoas mayores forman el principal componente del complejo iliopsoas en el que se enfocan los ejercicios Tao Yin. Cuando usamos el término psoas nos estamos refiriendo a ellos.

 

Tan-tien Como puedes ver, el psoas tiene un papel esencial en el mantenimiento del equilibrio de la estructura corporal. Ésta es una de las razones por las que los ejercicios del Tao Universal se enfocan tan intencionalmente en esta parte del cuerpo. La mayor energía cinética del cuerpo humano se genera en las articulaciones de las caderas, a las que están adosados los músculos psoas. Si no puedes abrir el cuenco pélvico (los huesos ilíacos por detrás) y aprender a diferenciar los dos lados de la pelvis, la fuerza de las articulaciones de las caderas será muy limitada. Esta falta de conciencia y movimiento también causa una pérdida de movimiento secundaria, por lo que a menudo produce dolor en otras partes del cuerpo, junto con una sensación de debilidad o impotencia emocional.


En pocas palabras, el complejo iliopsoas crea una importantísima conexión en la zona pélvica, desde la parte baja de la columna hacia las piernas. Además, el psoas mayor tiene una relación esencial con los riñones, el corazón y el diafragma torácico. «Asiento del alma», «Suelo del alma» y «Músculo del alma» son algunos términos respetuosos usados para nombrarlo. Estos nombres indican el impacto vital de este músculo en nuestra estructura, nuestros órganos y el estado energético de nuestro ser. Por supuesto, todos los demás músculos, tendones y ligamentos de la región del psoas también son importantes. Todos ellos se benefician de los ejercicios Tao Yin.

Cuando el músculo psoas es demasiado corto los efectos físicos de un músculo psoas desalinean uno de los lados, desajusta las vértebras lumbares y de ahi a toda la columna vertebral.

Aprendiendo los ejercicios Tao Yin que se enseñan en esta web también aprenderás a entrenar y desarrollar tu Yi, el poder de la mente-ojo-corazón. Durante el proceso de acondicionar los importantísimos músculos psoas y los de la columna, también aprenderás a integrar el poder sutil de la respiración y la mente. Seguidamente, a medida que progreses con los ejercicios, aprenderás a coordinar la trama de músculos circulares de todo el cuerpo. Cuando trabajan sincrónicamente con los músculos psoas y los de la columna, la pulsación de estos músculos llena de chi la totalidad del cuerpo, energizándolo y produciendo sensaciones placenteras. Los fundamentos físicos y energéticos de tu Yi empiezan a quedar muy daros.
La primera parte de este libro te ofrece información básica para ayudarte a entender el Tao Yin. Los ejercicios de la segunda parte están organizados en cinco grupos. Cada uno de los ejercicios tiene su propio valor; asimismo, es posible com­binar diversos ejercicios para conseguir el éxito completo en las secuencias de movi­miento más complejas. Realiza los ejercicios con plena conciencia y sensibilidad; son meditaciones en movimiento y te traerán enormes beneficios. Muchos de los ejercicios reentrenan tus patrones de movimiento y de alineamiento estructural. Inicialmente esto requiere paciencia y atención consciente a los detalles, aunque es agradable y divertido.
Es importante realizar cada ejercicio con precisión y en el espíritu descrito en las instrucciones. La mayoría de los ejercicios son muy directos, y las mecánicas del movimiento son fáciles de entender. Emplea tu imaginación. Descubre y emula el espíritu que sugieren los nombres de los ejercicios, que están tomados de animales o de fenómenos naturales. Siéntelos como poesía en movimiento y conecta con todos los niveles de la experiencia.
En la primera serie de ejercicio, al respirar, visualiza conscientemente una luz que te ayude a liberar tensiones y toxinas, ya energizar las zonas cansadas o debilitadas durante los descansos. Aprende a dirigir la respiración del chi sutil por la totalidad del cuerpo. La respiración consciente potencia la eficacia de los ejercicios. Coordina la respiración abdominal con el movimiento mientras ejercitas los múscu­los psoas y los de la columna. También vas a practicar ejercicios, respiraciones y meditaciones para equilibrar la energía corporal caliente y fría.

Habrás empezado a adquirir los fundamentos del adiestramiento y la sensibilidad interna. Cuando integres la mecánica del Ritual de Amor de la Cobra con la dinámica interna y la conciencia, disfrutarás la dulce recompensa de tus esfuerzos. Esto te permitirá combinar el movimiento corporal correcto, las fuerzas internas, la respiración, el chi y el Yi para que se produzca un pleno y agradable florecimiento de toda tu energía corporal.
La elevación de conciencia que se experimenta con el Ritual de Amor de la Cobra también te sirve para realizar otros ejercicios, ayudándote a sentir más sus beneficios. Descubre y siente el espíritu de cada ejercicio, experimenta su poesía.
Cuando has tenido tiempo de familiarizarte con muchos de los ejercicios introducimos la Respiración de la Fuerza Vacía, que retira el chi abdominal estancado e incrementa el oxígeno corporal. Estas técnicas de respiración pueden combinarse con otros ejercicios Tao Yin para potenciar sus beneficios.
El último grupo de ejercicios empieza con la propuesta de encontrar el vector recto en la curva. Ejercicios como la serie del Dragón estirando su cola hacen uso de este principio para estirar y fortalecer los tendones, y cultivar su elasticidad. Estos ejercicios, en posición sentada, se integran con los movimientos espinales y del psoas. De este modo se estiran los tendones de las puntas de los dedos, los brazos, el cuello, la escápula y a lo largo de toda la longitud de la columna, así como los de la parte baja de la espalda y las piernas. Así se unifican en un único tendón, libe­rando tensiones y bloqueos; a esto le sigue un aliviante, calmante y energizan te flo­recimiento del chi. La sesión de práctica concluye con una deliciosa variedad de los ejercicios de luz para la columna, los hombros y la espalda.
Todos los ejercicios Tao Yin incluidos en este libro se realizan en postura tumbada o sentada. De este modo ofrecen beneficios únicos que no serían tan fáciles de conseguir en prácticas realizadas de pie o en movimiento. El adiestramiento y los beneficios para la salud que se consiguen con el Tao Yin brillan por sus propios méritos. Cualquier persona procedente de cualquier tradición o sistema de creen­cias puede sentir los beneficios de la práctica. El Tao Yin también es una excelente preparación para cualquier otra actividad que uno pueda realizar, bien sea deportiva, de artes marciales, musical, meditación, trabajo, o simplemente vivir.

Tao-yin Sonidos cosmicos

Tao Yin se traduce como «direccionamiento de energía», pero esto no quiere decir que se dirija energía hacia los meridianos durante las fases activas de los ejercicios. Más bien, el flujo del chi se abre en los meridianos durante la fase pasiva y de descanso cuando los ejercicios se han realizado cortectamente. No se necesita un conocimiento previo de los meridianos energéticos para disfrutar los beneficios de esta práctica; sin embargo, ofrecemos información sobre ellos para que puedas con­sultarla en muchos de los ejercicios.
Con el cuerpo profundamente relajado, la mente en calma, el tan tien lleno de chi y el chi fluyendo por los meridianos, acabas con la creme de la creme, la meditación Yin. Todos los ejercicios anteriores del Tao Yin han sido una preparación para esta experiencia profundamente satisfactoria de la energía de vida. Podrías experimentar el deleite de un «masaje celular», una refrescante limpieza emocional o un refinado estado yin de respiración embriónica.
Aunque el Tao Yin se alza por sí mismo como una práctica independiente, también forma parte del sistema general del Tao Universal. Cada parte del sistema del Tao Universal es valiosa por sí misma, y al mismo tiempo se beneficia y es beneficiada por las demás prácticas.

Espalda Espalda musculos