TAO inicio

Tao historia
Tao hombre y naturaleza

Tao beneficios

Mantak Chia
El árbol y el sanador
Energía original
Prepararse a la energía sanadora
Canalizar la energía con las manos
Recibir las fuerzas del universo
Observar el cuerpo
Seis sonidos curativos
Tao energía órganos
Chi Nei Tsang
Tao principios
Expulsar los vientos
Sonrisa interior
Órbita microcósmica
Canales circula energía
Los cinco elementos
El músculo Psoas
Riñones y Psoas
Diafragma y Psoas
Los tendones
La piel y el abdomen
Desintoxicar la piel y los intestinos
Tonificar los órganos
Centro umbilical
Desintoxicación de los órganos.
Desintoxicar el sistema linfático
Centrar, equilibrar y limpiar
 
 
 

Craneosacral

Vibración y energía
Tu mundo de energia
Se consciente
Mejora tu nivel bioelectromagnético
Consulta craneosacral
Sesión craneosacral
¿Qué es la terapia craneosacral?
 

Enlaces

Especiales

Salud y enfermedad
Puntos de osteopatia
Anatomía musculoesquelética
Tao equilibrio energético
Otras terapias
El sexto sentido
 
 
POWERT POINT
NUEVO TAROT
MUNDO DE LAS TERAPIAS
 
 
 
 
 
 
 

Desintoxicación de la piel y los intestinos grueso y delgado.

 

DESINTOXICACION DE LA PI EL
Y LOS INTESTINOS GRUESO Y
DELGADO
Desintoxicación del intestino grueso
1. Forma y función del intestino grueso
El intestino grueso incluye el ciego, con el apéndice, el colon (dividido en las secciones ascendente, transverso, descendente y sigmoideo) , la ampolla anal y el recto (Figura 5.11).

FIGURA 5.11. El intestino grueso y las visceras.

Es un tubo de un metro y medio de longitud que comienza en la parte inferior derecha del abdomen en la válvula ileocecal (punto de unión con el intestino delgado) y asciende hacia el hígado. por debajo el hígado dobla hacia la izquierda y atraviesa el cuerpo hasta el bazo donde vuelve a curvarse hacia abajo en el costado izquierdo del abdomen. Se dobla a la altura del hueso de la cadera izquierda donde comienza el colon sigmoideo. Entonces dobla una vez mas en el centro de la cavidad pelviana y termina en el recto y la ampolla anal. Las curvas del intestino grueso, especialmente sobre el lado izquierdo, están imbricadas profundamente en las esquinas del abdomen y no son accesibles con facilidad (Figura 5.12).

FIGURA 5.12. No es fãcil acceder a las esquinas
del intestino grueso.

El alimento no digerido y otros productos se mueven a través del colon. Este absorbe toda el agua, nutrientes y vitaminas que puede y expulsa los materiales no absorbidos en forma de heces. En su paso del ciego al recto, el material es sacudido y batido mediante el movimiento peristáltico. Este movimiento alternado y propulsor, como el de un gusano al desplazarse, es causado por la contracción de los músculos longitudinales y circulares del intestino. Su acción se percibe claramente al mover el vientre, cuando se producen movimientos peristálticos breves y profundos.

2. Constipación
No siempre el movimiento peristáltico logra impulsar el contenido hacia el recto. A veces lo envía de regreso al intestino ciego. Durante este proceso, el intestino está absorbiendo el agua y las sales de la materia que contiene. La constipación puede ser el resultado de un intestino que absorbe demasiada agua y deja la materia fecal demasiado seca para desplazarse con facilidad. A veces la causa de este estado es muy simple, no se presta suficiente atención a la necesidad de eliminación. La materia fecal retrocede y se reseca. La constipación también puede ser el resultado de un funcionamiento deficien­te de los músculos de los intestinos; han perdido fuerza y tono, o se han vuelto espasmódicos. Los laxantes envenenan a estos músculos, provocando retortijones en el intestino como los de una serpiente en agonía.
Para los chinos, la causa principal de la constipación es el exceso de calor en el est6mago y los intestinos, lo que hace que se evapore demasiado liquido. Otra causa posible es el estancamiento de la energía Chi del hígado, lo que también produce recalentamiento.

El procesamiento de los alimentos no es la Única causa de la constipación. Algunas personas carecen de capacidad para involucrarse y se retraen ante el normal compromiso humano, quizá porque sienten temor. Puede que ni siquiera se den cuenta que esta conducta puede ser la razón de su frecuente estado de constipación.
Si el intestino grueso se constipa y se agranda, detiene el libre movimiento del diafragma. Roemheld, un doctor alemán, descubrió un síndrome que lleva su nombre (el Sindrome Roemheld). Descubrió que la presión de gas acumulado en el intestino provoca una contracción creciente de las costillas y atrae la toxicidad estancada en toda la zona a lo largo del diafragma. Gradualmente esto llega a provocar presión sobre el área del coraz6n por debajo de las costillas, generando sensaciones de ansiedad, dolores cardiacos y dificultades respiratorias. Este retroceso y acumulación de la energía se llama a veces "constipación" cardiaca.
La constipación puede también causar una acumulación de mucosidad en los pulmones, con síntomas asmáticos resultantes. También puede causar dolores en el musculo psoas y en piernas y espalda.

  1. Diarrea

Se llama diarrea a la excesiva frecuencia y acuosidad de las heces. La medicina occidental ha identificado más de cincuenta variedades. Puede ser causada por deficiencias del íleon la parte inferior del intestino delgado) y el colon en la absorción de agua. En ocasiones demasiadas preocupaciones y ansiedad causan una sobre estimulación de los nervios que, a su vez, activan por demás el movimiento peristáltico y provocan descargas prematuras. La diarrea puede ser beneficiosa y el cuerpo esta tratando de expulsar toxinas o parásitos.
En la medicina china, la causa mas común de diarrea es exceso de energía Yang en el bazo y los riñones. Esta energía debe ser equilibrada, mediante una técnica que se enseriara en el Capitulo 7.

  1. Irrigación del Colon

Conviene mencionar aquí que el Chi Nei Tsang probablemente ofrece las mejores técnicas existentes para irrigar y limpiar a fondo el intestino grueso. Es recomendable llevar a cabo al menos una completa irrigación del colon para tener un sistema digestivo sano y un buen sistema de eliminación. Esto implica irrigar completamente el colon hasta alcanzar el ciego. El colon está lleno de grietas, fisuras y bolsas. Generalmente sus paredes están cubiertas de adherencias de materia fecal residual que se ha estado acumulando desde la infancia. La Única manera de limpiarlo adecuadamente es hacer una buena lavativa. Hay que hacer circular entre ochenta y cien litros de agua

filtrada (agua corriente pasada por un purificador). La presión constante del agua disolverá la placa y las acumulaciones. Es necesaria una irrigación completa del intestino grueso para restaurar su funcionamiento. Después de esto, una buena dieta y Chi Nei Tsang ayudaran a normalizar el proceso normal del intestino grueso. Ya que resulta muy sencillo confiar exclusiva­mente en la irrigaci6n del colon, esta práctica puede llegar a interferir con el funcionamiento normal del intestino grueso y, por ende, solo se la recomienda como limpieza inicial.
Coincidimos con V. E. Irons, un hombre que ha pasado su vida tratando de educar al público respecto a este importante Órgano. Uno de sus escritos se refiere a los problemas que tiene este Órgano. Aunque es algo exagerado, creemos que es efectivo:
" No existe otra causa a la que se le pueda atribuir ni la decima parte de tal numero de variados y diversos desordenes. Podría decirse que casi todas las enfermedades crónicas conocidas se deben directa o indirectamente a la influencia de los venenos bacterianos que son absorbidos por el intestino grueso. Con toda justicia podemos considerar al colon como una verdadera caja de Pandora que produce más miserias y sufrimientos humanos, mentales y morales tanto como físicos que cualquier otra causa conocida.
El colon es el sistema cloacal, pero debido al abuso y negligencia, se convierte en un pozo ciego. Cuando esta limpio y normal, nos sentimos bien y faces; en cuanto se estanca y destila venenos de descomposición, fermentación y putrefacci6n, nos deprimimos mentalmente y nos volvemos irascibles. Envenena el corazón, haciéndonos sentir débiles e inquietos; envenena los pulmones produciendo mal aliento; envenena los órganos digestivos causando molestias e hinchazón; y envenena también la sangre volviendo la piel amari­llenta y enfermiza. En resumen, todos y cada uno de los órganos del cuerpo se envenenan, y envejecemos prematuramente, sintiéndonos viejos y con aspec­to de viejos; las articulaciones están rígidas y doloridas, padecemos neuritis, ojos opacos y una actividad mental perezosa nos domina; perdemos el placer de vivir."
Los antiguos taoístas y muchos médicos rurales a principios de siglo conocían  
la importancia de un intestino grueso saludable. Al punto que los taoístas solían ayunar años y años para asegurarse que este órgano estaba limpio. Muchos expertos modernos en salud subestiman el papel crucial que cumple este Órgano. En los Estados Unidos, el cáncer de colon mata más personas que ningún otro cáncer, excepto el cáncer de pulmón: una de cada quince personas. Una de cada cinco personas mayores de cuarenta y cinco anos padece de apéndices en las paredes del colon.
Aspiramos a volver a introducir su sabiduría y preocupaci6n, especial­mente dado que el Chi Nei Tsang ofrece técnicas muy sencillas para un mantenimiento adecuado del intestino grueso.



5. Un intestino grueso enfermo
Un intestino excesivamente tenso presenta gran sensibilidad a la presi6n y se palpa como una cuerda en tensión. Use los dos pulgares o el canto de la mano para palpar el ciego y el colon sigmoideo (Figura 5.13). Emplee presión ligera, mediana o fuerte. Si utiliza un toque muy ligero en el ciego o el colon sigmoideo y causa dolor, es indicaci6n clara de que hay un problema serio y una fuerte constipación. Si utiliza una presión mediana y no produce dolor, es una muy buena señal y probablemente usted puede despreocuparse del ciego y el intestino grueso inmediatamente.

FIGURA 5.13. Palpe la valvula ileocecal y el colon sigmoideo para
determinar el estado del intestino grueso y la presencia de posible
constipaciOn.


FIGURA 5.14. Posición para palpar el intestino grueso.

FIGURA 5.15. Un intestino sano cuelga con naturalidad; un intestino
obstruido forma bolsas y abulta.

Un intestino grueso sano se puede palpar con las manos sin producir dolor o sensación de malestar alguno (Figura 5.14). En ocasiones solo tiene el grosor de un dedo en la sección transversa. Un colon transverso flojo y colgante forma una gran curva (Figura 5.15). Debido a esta curvatura extremada, habrá un bloqueo de materia fecal en la curva izquierda. Esto se convierte en territorio fértil en el que pueden desarrollarse las bacterias, causando inflamación y dolores debido a gases. Un intestino grueso lleno de bolsas de gas presiona contra el lado izquierdo de las costillas, deformando la estructura y descentrándola (Figura 5.16). La Figura 5.17 muestra diversos tipos de intestinos grueso y delgado enfermos.
6. Apertura del intestino grueso
Muchos de los problemas que tiene el intestino grueso se producen a la altura de la válvula ileocecal o del colon sigmoideo (Figura 5.18). Cuando

FIGURA 5.16. Un intestino grueso lleno de bolsas de gas sobre el lado
izquierdo puede llegar a deformar la estructura.


FIGURA 5.17. Estados de salud y enfermedad
de los intestinos grueso y delgado.



FIGURA 5.18. El sistema digestivo es un tubo continuo que comienza
en la boca y termina en el ano.

Usted palpe estas zonas el problema debería quedar en evidencia. Si el problema es en la zona del colon sigmoideo, no comience a trabajar por allí. Nunca trabaje directamente sobre una zona dolorida (en el intestino grueso o cualquier otra parte del cuerpo); prepare el lugar para aliviar el dolor y la congestión. Para aliviar la congestión en el intestino grueso, se debe comenzar a trabajar en el costado izquierdo de las costillas en la curva del bazo. Esto aliviara la congestión en esa zona y dejara espacio para más congestión proveniente de la zona con problemas.

. Técnica del Número Cinco
La Técnica del Numero Cinco es un modelo manual que traza el numero "5". Puede ser empleada para abrir el colon descendente en la curva del bazo (Figura 5.19). Es necesario limpiar el gas y la materia acumulada en esta zona. Este movimiento imita el movimiento peristáltico y activa el intestino.


FIGURA 5.19. La Tecnica del Ntimero Chico delinea el ntimero arabigo
"5" sobre el cuerpo.

  1. Para comenzar parece o siéntese al costado del cuerpo del discípulo para trabajar sobre el lado izquierdo del cuerpo y el colon. Extienda los Brazos sobre el cuerpo y masajee con ambas manos hacia el estern6n. Use la palma de una mano para frotar el lado izquierdo de las costillas en dirección al esternón. La acción de la mano debe ser un poco más fuerte que la de un cepillo. También es necesario movilizar las costillas. Esto concentrara los fluidos en la zona central de la caja torácica y liberara la curva del bazo.
  2. Coloque el pulgar derecho sobre el punto hundido debajo de la tetilla entre la novena y la octava costilla. Frote hacia el abdomen en una Línea paralela a la Línea medial, hacia un punto ubicado entre el esternón y el ombligo.
  3. Entonces haga un movimiento circular por debajo del lado izquierdo de las costillas, formando un amplio circulo que siga la direcci6n del colon descendente hasta terminar en el colon sigmoideo.
  4. Tecnica del Raton

Comenzando en el intestino ciego, utilice los dedos de ambas manos sobre cada costado para mordisquear Como un ratoncillo en pequeños pellizcos de cuatro centímetros a lo largo del intestino grueso. Este mordisqueo imita el movimiento peristáltico normal del intestino grueso y ayudara a que la energía fluya nuevamente.

  1. Técnica de movimiento en forma de cuchara

Utilice la técnica del movimiento en forma de cuchara para mover el intestino grueso hacia su posición normal.

  1. Técnica de la onda en el sentido de las agujas del reloj

Practique la técnica de la onda (Figura 5.20). Alcance el interior del abdomen con ambas manos y gen ere un movimiento relajado, rotando alternado entre ambas manos. Al crear un movimiento de oleaje en las vísceras aumen­tar el movimiento peristáltico de los intestinos. Haga esto dos o tres veces, o por un tiempo más prolongado. Es siempre muy agradable y relajador el use de esta técnica entre otras t6cnicas.
Usando el canto de la mano izquierda, presione hacia abajo y arriba a lo largo del colon ascendente en dirección al colon transverso. Luego utilice los dedos de la mano derecha a lo largo del colon descendente. Este movimien­to concluirá en una moción circular a medida que lleva su codo a la zona de las costillas del lado derecho y presiona la palma de su mano derecha en direcci6n al colon sigmoideo.

FIGURA 5.20. Posición de las manos para la técnica de la onda.

  1. Relajacion del colon sigmoideo

El colon sigmoideo se encuentra en el interior de la cadera izquierda y es parte del intestino grueso. La mayoría de los problemas se producen aquí o en la válvula ileocecal.
1) Siéntese con el lado izquierdo hacia su discípulo y haga que levante

la rodilla izquierda. Usando el canto de la mano derecha, ubíquela contra el hueso de la cadera izquierda de su discípulo. Coloque las yemas de los dedos de la mano izquierda sobre el hueso de la cadera para ejercer presión en sentido contrario (Figura 5.21).

  1. Presione con la mano izquierda por debajo del colon sigmoideo. Si se encuentra sobre 61, puede producir dolor.
  2. A medida que palpa por debajo del colon sigmoideo, empuje en rotación con el dorso de la mano derecha hacia las costillas. Sienta como se extiende el colon sigmoideo, que de esta manera aflojara nudos y bloqueos. Repita este movimiento varias veces.
  3. Termine practicando la técnica de la onda entre tres y seis veces.

f. El intestino ciego (Figura 5.22)
El intestino ciego se encuentra en el interior de la cadera derecha.

  1. Utilice su dedo para presionar la zona de la cadera derecha y palpar un bulto que puede llegar a los dos o tres centímetros de longitud, inmediatamente debajo de la válvula ileocecal. Si esta area esta irritada o congestionada, también causara irritación o bloqueos en el apéndice. En este punto comienza el intestino grueso. A veces, cuando se logra aflojar la tensión y congestión en esta zona, se puede sentir una explosión de energía que recorre limpiando todo el intestino.
  2. Asegúrese de haber aliviado previamente la congestión en la curva del bazo y la curva del hígado a fin de que haya espacio para que la congestión se desplace.
  3. Empleando los pulgares, libere moviéndolos lentamente hacia la válvula ileocecal. Aplique una presión firme y constante, como cuando se oprime un tubo.
  4. Repita dos o tres veces hasta que la zona este libre de congestión, durezas, obstrucción o dolor.
  5.  

g. La válvula ileocecal (Figura 5.22)
La válvula ileocecal se encuentra normalmente en un punto a medio camino entre el ombligo y la cadera derecha. Esta válvula es la conexión entre el intestino grueso y el intestino delgado. Los bloqueos provocan el cierre de esta válvula. Es una válvula que opera en una sola dirección, abriéndose hacia el intestino ciego. Se abre cuando disminuye la presión dentro del intestino ciego, y se cierra cuando aumenta la presión dentro del ciego. También se activa cuando entra alimento al estomago, lo que inicia una contracción del intestino delgado, expulsando el contenido de la parte inferior del intestino delgado hacia el intestino grueso.
Es una válvula de gran importancia. Si no esta funcionando apropiada­mente y se cierra, causa constipación y cefaleas. Si se traba y queda abierta, causa diarreas. Reitero que para trabajar sobre problemas de constipación es


FIGURA 5.22. El intestino ciego y la válvula ileocecal.
necesario liberar la totalidad del intestino grueso y el ciego. De esta forma la válvula ileocecal se abrira automáticamente. Si no se abre automáticamente, utilice la siguiente técnica. Cuando se abre, oira un gorgoteo y el ciego se llenara.

  1. Coloque el canto de la mano derecha a lo largo de la cadera derecha y la mano izquierda en la espalda, sosteniendo el riñón.
  2. Con el canto de la mano derecha, aplique lentamente presión hacia abajo, luego masajee con la palma hacia arriba y afuera, en dirección a las costillas, en un movimiento diagonal. Se trata de un movimiento pequeño, usado exclusivamente para abrir esta puerta entre los dos intestinos.
  3. No repita este movimiento más de una o dos veces ya que se trata de tejidos muy sensibles. Recuerde siempre ejercer cierta presi6n antes de iniciar el movimiento.
  4. En casos de diarrea, el intestino grueso esta abierto, lo que provoca que la válvula ileocecal se trabe y también quede abierta. Use sus dedos para cerrarla. Emplee la técnica de la onda en sentido contrario alas agujas del reloj para restablecer las contracciones peristálticas, de modo que pueda comenzar a absorber la humedad del intestino delgado. Beba mucha agua para reemplazar el fluido perdido.

FIGURA 5.23. El intestino delgado y organs aledailos.


FIGURA 5.24. El efecto que tienen las emociones negadvas sobre
intestino delgado.

C. El Intestino Delgado
El intestino delgado es el tracto digestivo quo se extiende entre el estomago y el ciego. Se encarga de la absorci6n y digestión. El intestino delgado se divide en el duodeno, el yeyuno y el íleo. El intestino delgado tiene unos seis o siete metros de longitud y ocupa el espacio central del abdomen (Figura 5.23). Su funci6n principal es la absorción de los alimentos. Permite que la comida digerida pase a través de la membrana que lo recubre por vía del sistema de la vena porta hacia el hígado, donde el alimento continua siendo procesado antes de llegar al resto del cuerpo.

  1. El cerebro abdominal

El intestino delgado se encarga de digerir las emociones, además del alimento. Diversas contracciones de este intestino corresponden a emociones mal digeridas. En la medicina china se le llama el cerebro abdominal. Todas las emociones negativas se expresan en el intestino delgado mediante contrac­ciones y circunvoluciones. El enfado contrae el costado superior derecho del intestino cerca del hígado. La preocupación afecta la parte superior derecha cerca del bazo. La impaciencia y la ansiedad afectan la parte superior. La tristeza afecta ambos costados. El temor afecta las zonas abdominales inferio­res y profundas (Figura 5.24).

  1. Las toxinas en el intestino delgado

Las toxinas que pasan por el intestino delgado es-tan aun fuera del cuerpo puesto que no han penetrado las membranas del sistema digestivo. Están en camino de ser eliminadas. Se trata de toxinas que no han sido digeridas o descompuestas por los jugos gástricos en el estomago en partículas lo bastante pequeñas como para atravesar la membrana digestiva e ingresar en el torrente sanguíneo. Cuando los intestinos están saturados de toxinas, la digestión se hace más lenta y la función de absorción del intestino delgado se altera. El intestino se congestiona y no puede llevar a cabo todas sus funciones fisiológicas: aunque usted se alimente bien, puede estar desnutrido.

  1. El intestino delgado sano

Un intestino delgado sano puede abarcarse con la palma abierta de una mano (Figura 5.25). Cuando se lo toca, se siente parejo y suave. Debe moverse con facilidad, sin producir dolor y ceder a la presión de los dedos sin generar acción refleja por parte de los músculos. Una vez que se alivie la presion,

FIGURA 5.25. Un intestino delgado sano puede abarcarse con la palma
de la mano abierta y se siente suave y parejo.

vuelve a su posición normal. Un intestino delgado liviano se palpa firme cuando se lo toca y con frecuencia permite sentir el pulso de la aorta muy fuerte. Un intestino delgado flojo y débil presenta una forma despareja y está lleno de burbujas de gas y fluidos. Con frecuencia algunos sectores están demasiado flojos y otros demasiado tensos.
4. Un intestino delgado enfermo dana el sistema
El intestino delgado da al abdomen su forma y medida. Si el intestino delgado esta Reno de toxinas, con la consecuente inflamación y pérdida de tonicidad, puede ejercer presión hacia abajo y alterar el flujo sanguíneo en el abdomen inferior. Esto genera presi6n sobre las venas y estimula la aparición de hemorroides y varices.
El peso de un intestino enfermo a menudo deforma la columna verte­bral. El peso fuerza exageradamente la curva en la zona lumbar de la espalda y acrecienta la curva torácica (Figura 5.26). El peso distorsiona el reflejo de respiración, tira del diafragma y fuerza la apertura de las costillas. Esto causa contracciones cr6nicas en los músculos intercostales. También favorece la formación de mucosidad en los pulmones y debilita el sistema linfático debido


GURA 5.26. Intestinos normales y anormales.

a la falta de movilidad abdominal. Como consecuencia se crea un circulo vicioso de formación de toxicidad y tensión.
La acumulación de toxicidad en el intestino delgado genera una presión que se ejerce sobre los nervios y el centro de comunicaciones en el plexo lumbar y sacro. Esto amortigua los mensajes que los nervios deberían recibir de los Órganos y la parte inferior del abdomen. Hay información importante que no lleva al cerebro. Y viceversa, hay mensajes del cerebro que no pueden alcanzar los Órganos.
De esta manera, las tensiones emocionales acumuladas en los intesti­nos pueden convertirse en tensiones musculares en la espalda, las piernas y el musculo psoas. La presión que se ejerce sobre el plexo desata una reacci6n en la espalda. Uno no la percibe, y aun si la sintiera, los músculos no podrán relajarse debido a la presión que bloquea los nervios. El proceso lleva un tiempo, pero eventualmente la contracción comienza a irritar los nervios en otras partes del cuerpo, causando dolor. Aun en ese caso, no es posible aliviar el dolor debido a la presión que se ejerce sobre los nervios. Es por esta raz6n que cuando se está trabajan do sobre el intestino delgado, al presionar un cierto punto, se provoca un dolor agudo en alguna otra parte del cuerpo, como una pierna, la espalda, un hombro o un brazo.

  1. El masaje del intestino delgado

El discípulo debería estar en ayunas. En ocasiones esa zona está muy dolorida y extremadamente congestionada. Si este fuera el caso, pida a su discípulo que se alimente solo con arroz durante dos o tres días, masticando cada bocado entre cincuenta y cien veces, tres veces por día. Esto estimulara la producción de saliva. La saliva ayudara limpiar la zona. El discípulo puede complementar la saliva con un poco de yogurt. Con esto, ayudara limpiar el intestino.
Después de esto, cuando lleve a cabo el trabajo, le resultara más fácil percibir los bloqueos y las partes retorcidas del intestino delgado. Al masajear el intestino delgado, usted ayudara a digerir el alimento y eliminar la materia residual con mayor rapidez. Recuerde también que contribuirá eliminar asimismo el trauma emocional. Es necesario eliminar la congestión o las obstrucciones que puedan impedir la entrada de un flujo saludable.
A veces no es posible que una persona siga la dieta de arroz y saliva. En ese caso se puede comenzar a desintoxicar empleando algunas técnicas básicas suaves.

  1. Técnicas del intestino delgado

El trabajo sobre el intestino delgado es de importancia primordial para la práctica de Chi Nei Tsang. Cualquier congestión, intoxicación o estanca‑

miento que exista, incluyendo emociones bloqueadas, provocara la inhibición del Centro Umbilical, que no podrá proveer a las necesidades del resto del cuerpo. Estas no son solo toxicas, involucran el uso de su personalidad y espíritu. Cuando usted presiona y masajea en espiral el vientre de su discípulo, puede sentir el masaje en su propio vientre. Vinculando el espíritu de su intestino al del intestino de su discípulo, usted conecta asimismo toda su energía curativa. Le tomara un tiempo llegar a hacer esto bien, pero trate de comenzar de inmediato. El trabajo sobre el intestino delgado se parece mucho a un juego y uno debe encararlo con una alegría burbujeante. Si usted está tenso, su tensión se transmitirá su discípulo. Por consiguiente, debe sentirse con los pies bien plantados sobre la tierra, a salvo, confortable, relajado y actuar con espontaneidad.

  1. Si el abdomen del discípulo esta. muy duro y tan dolorido que apenas se le puede tocar, tendrá usted quo actuar con mayor suavidad y ser muy paciente. Sus dedos apenas podrán rozarlo y tocarlo ligeramente como una pluma. Puede apoyar toda la palma, o solo el talón de la mano sobre la piel y moverla en espiral. Después de unos momentos comenzara a ablandarse. Cuanto más tenso y duro esté el abdomen, tanto más suaves deben ser los dedos. Si desea penetrar en profundidad, sus dedos también deberán ser blandos.
  2. Practique la desintoxicación profunda de la piel y use la técnica de la onda.
  3. Mientras este utilizando la técnica de la onda, es posible que sus dedos perciban que una zona de los intestinos esta más tensa que otra, o detectar nudos. Podría tratarse de una contracción crónica de los músculos involuntarios ubicados en el interior de los tejidos del intestino, o podría tratarse de un apéndice (una bolsa o saco) o una hernia. En la medida en que no se trate de un punto doloroso, el masaje en esa zona eliminara progresivamente el problema.

J. El intestino delgado tiene una disposición de serpentina, en forma de "eses", con curvas superpuestas. Cuando desintoxique el intestino, use las técnicas básicas en espiral con sus dedos, pero intente asimismo seguir su disposici6n sinuosa. Cuando sus dedos se topen con un obstáculo, sacúdalo hasta que lo sienta flojo. Esto ayudara mover el bolo alimenticio y activar el intestino.
e. Trabaje con movimientos cortos y ligeros, hacia adelante y hacia atrás, en medias vueltas de espiral contra reloj y en sentido de las agujas del reloj. Puede usar un movimiento alternado izquierda-derecha-izquierda-dere­cha, una, dos, tres o cuatro veces, o en secuencias mas largas. Termine siempre empujando sus dedos y su energía hacia el ciego, el punto en que el contenido del intestino delgado ingresa al intestino grueso (Figura 5.27).


FIGURA 5.27. El trabajo en el intestino delgado


FIGURA 5.28. El trabajo sobre si mismo.

  1. Continúe trabajando hasta haber estimulado todo el intestino delga­do.
  2. Cubra el intestino delgado con las palmas de sus manos y pida al discípulo que inhale hacia sus manos. Practiquen juntos la Sonrisa Interior. Respire con su discípulo. Llénese de luz y exhale a través de su mano hacia el interior de su discípulo en el momento que el inhala. Enseñe a su discípulo las técnicas de respiración abdominal profunda.
  3. Un buen momento para trabajar sobre su propio intestino delgado (y otras zonas de su cuerpo) es cuando se encuentra sentado en la taza del inodoro. Puede inclinarse hacia adelante, presionar con su dedo y penetrar en profundidad (Figura 5.28).

D. Nudos y marañas
1. Nudos
A medida que se multiplican los nudos en el intestino delgado, aumenta la presión que ejercen sobre los nervios que parten de la columna vertebral. No son los nervios los que se ponen tensos, sino los músculos. Los nervios simplemente transmiten la informaci6n. Cuando uno es víctima del estrés, sea debido a un enfado, una enfermedad o temor, se estimula el sistema nervioso simpático causando una contracción del sistema muscular. Como consecuen­cia, los músculos, los nervios y los vasos linfáticos y sanguíneos se contraen formando nudos. A veces se palpan los nudos como ciruelas pequeñas. Es necesario penetrar la superficie de tensión para disolver la "semilla" del interior del nudo. Estos nudos crean tirantez en otras partes del cuerpo, causando contracciones y dolor (Figura 5.29).


FIGURA 5.29. Un nudo en el abdomen puede causar dolor en áreas
distantes del cuerpo al crear tirantez y generar tensión.


2. Técnicas
Si el abdomen está excesivamente tenso y anudado, no trabaje directa­mente sobre el nudo. Encuentre más bien una zona que esté suelta y relajada y comience a trabajar allí. Vaya extendiendo el área relajada hasta rodear la zona del nudo o nudos con tejidos relajados. Cuando llegue al nudo, la zona no estará tan tensa y adolorida pues el área de contracción se habrá relajado.

  1. Pida a su discípulo que le diga d6nde siente malestar. Observe el rostro del discípulo, que le dirá si se encuentra en condici6n dolorida o incomoda.
  2. Presione suavemente en espiral sobre el nudo. Puede comenzar utilizando la palma, luego el talón de la mano, luego tres dedos, dos y finalmente un dedo. No obstante, esto no es una regla. Puede comenzar con dos dedos y pasar luego a trabajar con un dedo. Usted descubrirá una técnica personal después de haber trabajado en un cierto número de personas.
  3. El proceso de limpieza de nudos puede continuar después del fin de la sesi6n. Enseñe a su discipulo a hacer su tarea.

3. Marañas
Las marañas pueden presentarse mas profundas que los nudos. Las marañas son grupos de nervios, venas y tendones que están retorcidos juntos (Figura 5.30). Pueden incluir también nódulos linfáticos y tejido graso. En

FIGURA 5.30. Una maraña de nervios, arterias y parte del sistema
linfatico.


parte, las marañas están compuestas de pequeñas capas de tejido conectivo que reviste todos los Órganos manteni6ndoles en su lugar. Este tejido debería ser flexible permitiendo a los Órganos moverse y flotar. Cuando el tejido conectivo se enmaraña y se torna rígido, los Órganos están sujetos con demasiada rigidez.
Cuanto menos movimientos hay en los tejidos, tanto más apretados estarán unos contra otros. El trabajo mas importante a realizar aquí es flexibilizar los tejidos conectivos estirándolos y moviéndolos para aflojarlos.
4. Técnicas

  1. Afloje todo el abdomen. Practique la desintoxicaci6n de la piel. Relaje los nudos que encuentre.
  2. Trabaje en los bordes de la maraña. Las marañas se palpan como un gran ovillo de lana con cabeza y rabo. Trabaje en los bordes hasta que sienta que comienza a desenredarse.
  3. Cuando comience a desenredarse, trabaje hacia el centro y termine de desenmarañarla.
  4. Tenga paciencia. Puede tomar semanas alcanzar un resultado satisfactorio. Asigne a su discípulo las tareas para el hogar e indique que no tome café. El café endurece el abdomen.

5. Diferencia entre nudos y marañas
Por lo general los nudos son bloqueos superficiales que pueden presentarse como áreas engrosadas o bulbosas en la zona del intestino delgado. Se enredan con las fascias superficiales, las capas linfáticos, las terminaciones nerviosas y los capilares. Las marañas se producen a mayor profundidad que los nudos y comprometen las estructuras mayores de los nervios, la linfa, los tendones, los músculos, las arterias, las venas, las fascias y los sistemas de Órganos y sus energías. Una palpación leve al practicar Chi Nei Tsang le permitirá hacer contacto con los nudos, mientras que necesitara un toque más pesado para hacer contacto con las marañas. Con un poco de práctica aprenderá a percibir el tamaño y la textura de los tejidos en los dos niveles.
6. Desenmarañar los nervios
Cuando se libera una maraña de nervios la sangre y la energía Chi pueden circular libremente (Figura 5.31). La pérdida de sensibilidad ocurre cuando existe una maraña de nervios que no permite la circulación libre de la sangre. Palpe buscando la maraña y trabaje primero sobre el nervio enredado hacia arriba, alejándose del ombligo. Si no se modifica la condición, trabaje hacia abajo en dirección al ombligo (Figura 5.32).



 
FIGURA 5.31. Los nervios pueden enmarafiarse.


FIGURA 5.32. El trabajo sobre los nudos.


Todo lo escrito aquí sobre el Tao está extraído de los libros de Mantak Chia y Maneewan Chia